leer

Azul

azulazulazul

Azul. O la importancia de una miniatura. Nos veremos pronto. Llámame. Y el invierno entrando sin llamar. Y la calefacción estropeada. Cero grados en la calle. Cero ganas de contarte mis tragedias personales. Y nadie en una cama para dos demasiado grande. Y el teléfono que insiste en llamar. Y yo que insisto en no descolgarlo si no es para asfixiar con el cable a quien llama. Y el billete de avión sobre la mesa. Y un taxi que espera abajo. Y la certeza de que las deudas pendientes son las únicas que aterrizan con puntualidad. Y los fantasmas en el armario, junto al abrigo beige, preparados para viajar de polizones en mis zapatos. Azul. O la importancia de un gesto pequeño pequeño. Me repito al oído palabras que no tranquilizan. Son las únicas que tengo. Azul Azul Azul . Apago las luces del árbol y me pregunto si allí será navidad y me respondo que me importa un carajo. Cierro todas las ventanas. Y mientras bajo las escaleras, voy jugándome a los chinos el orden en que iré lanzando por la ventanilla del avión cada una de las siete vidas que el tiempo me reservó.

azulazulazul

20 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.