postales desde Periferia

12 posts

una inmensa suerte

El niño tiene la inmensa suerte de vivir en un edificio galardonado con numerosos premios de arquitectura, algunos de ellos a nivel mundial. Al menos eso afirma con orgullo la placa de bronce ubicada en una de las columnas a la entrada. Las placas de bronce, ya se sabe, son incapaces de mentir. Es algo que su madre recuerda casi a diario, no sabes la suerte que tienes, afirma mientras […]

despertar

El niño abre los ojos y descubre una calle desconocida del extrarradio. Abrir los ojos no es la acción exacta, pero es la que mejor explica el acto por el cual hace un instante estuviese a punto de dormirse en la cálida placidez de su dormitorio y ahora se encuentre aquí, en una calle de un polígono en esa hora difusa en que el alba comienza a ganar terreno pero […]

las estaciones desde la ventana

Creo que podría adivinar la estación del año sin necesidad de calendarios ni predicciones del tiempo. Sólo necesito observar el comportamiento de mis dos gatas. Si la atigrada me espera en el pasillo entre las dos habitaciones esperando las caricias con la barriga al aire, si se escurren corriendo para meterse entre las mantas aún calientes del sueño nocturno, o si pasan horas tomando el sol en al patio juzgando […]

he vuelto a los viejos lugares

Aquellos años pasaron fugaces y extraños como el movimiento de un reloj estropeado cuyas manecillas giraron tan deprisa que acabaron desaparecidas, devoradas en su propia espiral de tiempo y olvido. No recuerdo las fechas exactas. Mi memoria no tiene calendario, sólo fugaces borrones de instantes que se repiten en un bucle de fotogramas fijos. Aquellos músicos borrachos, atrapados para siempre en un estribillo sin final… los ridículos daiquiris que no […]

tulipanes

El día empieza mal. Ha llovido, una lluvia de ciudad, amarillenta, sucia. Una lluvia que no limpia ni purifica y sólo trae el reflujo de las alcantarillas llenas de nuestros desechos, de todas esas cosas que no queremos ver pero que están ahí para recordarnos que sólo somos restos en una cañería llena de mierda. En el calendario de la cocina tengo marcada la fecha pero no he necesitado recordatorio […]