murieron los dioses

Murieron los dioses, los nuevos y los antiguos, el día que llegaron los hombres armados. Fusiles relucientes, rostros barbudos, ni un atisbo de piedad en ellos. Cada una de esas caras contaba una historia que no había nacido para ser escuchada. Si la muerte tuviese un rostro sería la de…

las niñas del bosque

Nuestra madre no era como el resto de madres, es algo que comprendimos demasiado pronto; rehuía el contacto con otras madres y nunca venía a buscarnos al colegio. Muchas veces ni tan siquiera estaba en casa cuando volvíamos de las clases. Es difícil de explicar, pero cuando al final del…