• leer,  mirar

    las estatuas de la galería

    Todas las estatuas de la galería reposaban sin cabeza sobre columnas llenas de filigranas. Buscó las extremidades desaparecidas en el patio, en los cientos de corredores y en la sala capitular. No estaban en parte alguna, aquellas estatuas parecían haber sido talladas con un hueco en el lugar que correspondía a la cabeza. No pudo evitar una risa histérica al comprender lo que representaban: eran como las figuras que danzaban en sus pesadillas. Había llegado a las ruinas de aquel monasterio en busca de un refugio y un olvido que no creía merecer y allí, entre los muros de piedra,…

  • leer,  mirar

    los irreductibles

    No soy de fiarme mucho de los calendarios, las casillas de los días se me asemejan demasiado a lápidas frescas a la espera de alguien que grabe un nombre sobre ellas. Los calendarios no tienen la culpa, soy consciente de…

  • leer,  mirar

    los pasos de un suicida

    Segunda y última parte de una historia que comenzó con los lobos. Tienes las líneas de la mano demasiados finas, le dijo la adivina, la gente como tú suele morir de manera trágica. Y él allí, sentado con la mano…

  • leer,  mirar

    el perdón

    El día que vi aquellos tres buitres sobrevolando el panteón familiar supe que todo lo que me habían contado era cierto. Las viejas profecías desgranadas al calor del fuego, los silencios que llenaron mi vida, las miradas cruzadas que nunca…

  • leer,  mirar

    no camiño

    Curiosidad numero ocho: Dicen que si logras terminar el camino de Santiago todos tus pecados veniales quedan expiados. Estaba escrito al margen de uno de los folletos que repartían al inicio y no pudo evitar una sonrisa cínica al leerlo.…

  • leer,  mirar

    una tristeza dulce y pegajosa

    A veces comenzamos cosas aún sabiendo que se nos morirán en el camino. Lo hacemos como una forma de decirnos que el cambio posible, que no estamos predestinados. Esta vez lo lograremos, nos decimos, y no necesitamos nada más que…