• leer,  mirar

    el hijo del diablo

    El hijo del diablo ha posado sus dedos largos y arrugados sobre mis labios y me ha susurrado, no te preocupes, ahora estamos juntos. Yo no te abandonaré. He recorrido la agenda de mi móvil desde la A hasta la Z y no he encontrado más que números comunicando. Tengo todas las respuestas y nadie que me haga las preguntas correctas. En la calle el calor aplasta a las personas hasta volverlas manchas irreconocibles. Todos tienen prisa, todos desaparecen tragados por las bocas de metro. Salimos de un agujero, acabamos en otro y nos pasamos la vida entera queriendo y…

  • leer,  mirar

    horizonte

    Me tranquilizan esas fotos en las que puedes colocar el horizonte a la altura del visor y despejar la toma de casi cualquier contenido. Alguien, algún profesor supongo, me dejó claro que ese tipo de fotos eran fotos sin contenido.…

  • leer,  mirar

    ¡vencer!

    El caudillo emite sonidos ahogados al masturbarse con la mano derecha mientras la izquierda, que sujeta una pluma estilográfica, tiembla sobre el papel contra el que firma las últimas sentencias de muerte apiladas sobre el pesado escritorio del despacho. Ese…

  • leer,  mirar

    las flores del peral

    El peral ha empezado a florecer. Lo que ha debido ser un proceso largo y meditado para convertir esos pequeños bulbos de color verde en una tormenta de flores blancas ha sido algo inmediato ante mis ojos. Un chasquido de…

  • leer,  mirar

    la viuda

    El curilla lleva media hora mirando con el pulso acelerado las flores dejadas ante el altar por una de las feligresas. Un ramo grande y colorido que luce como un incendio en medio de la negrura de la pequeña parroquia.…

  • leer,  mirar

    un grupo de pingüinos desamparados

    El guía espera con paciencia hasta que todos guardamos silencio a su alrededor y nos informa de que la zona que ahora pisamos con nuestras sandalias y deportivas era conocida hace siglos como “buharya”. Un nombre, nos explica, que de…

  • leer,  mirar

    Bagheera y Khan

    Son dos gatas, una es un tigresa, la otra una pantera. Ambas llegaron de la calle y decidieron quedarse a compartir conmigo sus vidas, así de sencillo. Lo he comprobado muchas veces: existen gatos que buscan ser domésticos, el calor…