las paredes en Glasgow

Glasgow

Glasgow, como toda ciudad moderna y orgullosa de serlo, pone a disposición del viajero un buen número de callejones sórdidos y oscuros donde el turista despistado puede ser apuñalado con saña con el único fin de robarle su preciado equipo fotográfico.

Vas caminando por la calle principal, Buchanan Street o alguna de nombre parecido, con sus japoneses, sus ruidos llenos de olores y sus escaparates de sueños imposibles y, casi sin remedio, no puedes evitar reparar en un estrecho callejón lleno de porquería, suciedad y turbias miradas que lo mismo acaban con tus huesos en la cama de algún hostal de mala muerte que en la de un hospital donde experimentar una muerte menos metafórica.

Ya nos lo contaron los clásicos: adentrarse en el corazón de las tinieblas tiene su recompensa, aunque esa recompensa no siempre sea la anhelada y otras veces aparezca en forma de maldición. En Glasgow, agazapados en muchos de esos callejones nos esperan pintadas, grafitis tatuados entre los ladrillos de edificios a punto de caerse y que son de una extraña belleza. Parecen algo fuera de lugar, como bosquejos realizados en algún momento anterior a la fundación de la ciudad y por personas que nunca llegaron a entender la modernidad que arañaba sus puertas y amenazaba con devorarlo todo.

Esas pinturas nos hablan de los anhelos de sus creadores, sus miedos y sus esperanzas. Cosas que palpitaban al fondo de corazones inquietos y que quizás no comprendieron hasta que las vieron fijadas en esas paredes.

Son historias de huidas a sitios que nunca existieron, preciados instantes que viven lejos de las aceras y del ritmo de metrónomo de los semáforos. El ruido, el olor, las eternas prisas, los callejones que no llevan a parte alguna… a veces parece que sólo vivimos en las ciudades para poder soñar con huir de ellas.

16 Replies to “las paredes en Glasgow”

  1. Impresionante… me encanta y admiro este arte, porque así lo considero… y qué fortuna poderlo disfrutar y fotografiar.

    Un beso.

  2. Wynwood, Midtown al distrito de diseño en Miami es parecido …
    .Maravilloso para los artistas…..
    Y como yo pinto me gusta ir a veces a colaborar …en murales para la ciudad……
    Un brindis por el arte

  3. La verdad, Alma, fue una sensación extraña, estar dando vueltas por la ciudad y encontrarte con esas paredes. Luego, buscando en Internet, te das cuenta que no eres el primero en darse cuenta ni en hacerles fotos, pero aún así, bueno, es imposible no hacerles una foto, ¿verdad?

    Una gran suerte, Mucha, el poder participar en ese tipo de actividades. Creo que siempre se aprende mucho, te encuentras algún loco, algún presumido, pero también un puñado de gente honesta que te cambia la forma de pensar.

  4. Nunca he estado en Escocia (priorizo siempre los destinos en los que tengo familia y amigos). Por lo que nos muestras es una ciudad interesante con mucho arte callejero. Gracias por este recorrido, Beauséant.

    Con respecto a lo que me dices en mi blog sobre las religiones, concuerdo contigo. Y yo personalmente diferencio entre una persona religiosa ( que no lo soy) con una espiritual ( que si lo soy). Pienso que las instituciones religiosas con sus sacerdotes, templos y ritos deberían desaparecer por lo mismo que tu señalas.

    Un abrazo

    1. Soy Myriam, Del blog “de amores y relaciones”. Perdona, se me envió el comenatrio antes de que pudiera ingresar mis datos.

  5. Creo que hay ciudades mas ingratas que otras… unas bastante descoloridas que es su gente la que las pinta con su don.
    Otras más resultan siempre muy festivas o con esa constante de llamar la atención aunque sus habitantes vayan en fachas

    Jaja
    Es que de verdad todo aquel reino es un contraste entre tradición y vanguardia

  6. Son unas paredes maravillosas que se merecen un texto como el que les has dedicado.
    Me gusta especialmente la imagen de la chica que observa con lupa a los traseúntes. Qué grande es el arte y qué pequeños nosotros.

  7. Me temo, Toro Salvaje, que esas dos de arriba son el cebo que usarán para clavarte el arpón en las entrañas… al menos, para mi, tienen toda la pinta de cebo.

    El problema, Anonymous, es que no hay forma de distinguir el callejón lleno de arte del que esta lleno de otras cosas. Te toca jugártela y ver lo que sale.

    Me cuesta viajar lejos, Myriam, pero una vez en los destinos nuevos siempre se aprenden cosas, a veces cosas del propio destino y otras sobre uno mismo. Quizás en esos viajes algunos hasta encuentren a uno de esos dioses que acabe siendo una religión mayoritaria en unos cuantos siglos, ¿verdad?

    Eso es cierto, Jo, parecen que en ese territorio viven personas empeñadas en seguir tradiciones por absurdas que sean y otros que quieren tirarlas abajo sin preguntar si sirven para algo. Lo curioso es eso, que saben que muchas de esas costumbras son absurdamente anticuadas, pero ese es el truco, les encanta darse ese toque un poco rancio 😉

    Gracias, Ángeles, esa imagen me hizo mucha gracia, parece que quiere recoger algún insecto con forma de peatón para clavarlo con una chincheta en un corcho.

  8. WOW! Qué chulo! Lo desconocía por completo.. vaya grafitis! Hace unas semanas estuve en Marsella, había un barrio “Le Panier” (creo recordar) donde sentimos el miedo real de que nos robasen (nuestras pintas de turistas perdidos eran muy tentadoras) jajaj aún así pudimos disfrutar del arte en sus paredes, ahora me toca visitar este rinconcito!

    Gracias por compartir, un abrazo! ^^

  9. Qué bueno que por fin he podido agregar tu blog a mis seguidores, ahora ya no te tengo perdido, que siempre que vengo a tu blog tengo que estar buscando tu comentario en el mío, ahora ya me resultará más fácil y me enteraré de tus publicaciones.

    Me gustan esas pinturas y me encantaría conocer esos lugares y perderme por sus calles.

    Un beso enorme.

  10. He visto estos graffitis, no en vivo y en directo, pero son una verdadera obra de arte, al contrario de esos rayones con falta de personalidad que crean contaminación visual y vuelven burdas las calles.
    Me gustan este tipo de descripciones, porque nos trasladas a ciudades o sitios, que probablemente muchos no visitaremos nunca, y de alguna forma, estuvimos ahí.

    Por cierto, si tienes Facebook, Twitter o algún correo y te apetece, sería un agrado que me lo facilitaras para estar en mayor contacto. Bueno, intento estar más presente, mejorar la comunicación después de tanta ausencia. Sin compromiso, claro.

    Saludos.

    1. Perdona, estos días han sido de escaparse lejos y no he podido contestar los comentarios, veo que hay algunos acumulados que intentaré contestar a la vuelta. Lo siento…

      Respecto lo de Facebook o Twitter, es complicado, he intentado replicar los contenidos o enlazar de alguna forma, pero no me gusta nada el tiempo que se emplea ni los resultados obtenidos… Prefiero dedicar todos los esfuerzos en tener la página lo más presentable y poner todo el cariño en los contenidos, las fotos, los textos, en vez de duplicar el esfuerzo y que algo flojee

      Aún así me gusta este sistema, nos vemos cuando podemos y nos dejamos notitas

Leave a Reply

Your email address will not be published.