fuimos soldados

Nos habíamos convertido en relojes parados, tristes objetos decorativos sin una función real. A nuestro alrededor, todos los que hasta hacía poco formaban nuestro irreductible grupo de amigos parecían saber que hacer con sus vidas.

Era desolador, de pronto se habían convertido en los orgullosos dueños de un propósito, una idea que no era original y que ni tan siquiera era suya. Seguían el camino marcado por otros en mapas usados y ni tan siquiera parecía importarles porque en ellos encontraban un confortable propósito, una dirección y un rumbo que tomar. Una desoladora ausencia de preguntas ante una agobiante falta de respuestas.

¿Qué es lo que somos?, pregunté casi al borde la rendición.

Al otro lado me esperaba tu sonrisa , la que nunca fallaba. Somos soldados armados con una cámara.

Uno nunca sabe quién es. Son los demás los que le dicen a uno quién y qué es. Te explican tantas veces quién eres y de formas tan distintas que al final uno acaba por no saber en absoluto quién es.

Enrique Vila-Matas (aire de Dylan)

Leave a Reply to Beauséant Cancel reply

Your email address will not be published.

17 thoughts on “fuimos soldados”

%d bloggers like this: