leer,  mirar

la línea dorada

El corazón de la “city” londinense se encuentra custodiado por un fiero dragón al que llegamos siguiendo una fina línea de oro grabada entre los adoquines de sus calles.

La “city”, la ciudad dentro de la ciudad, el gobierno en la sombra que decide y programa existencias sin presentarse nunca a las elecciones y sin un rostro reconocible más allá de ese dragón que juzga con desprecio a las oleadas de turistas que nos movemos en manada por sus aceras. Desde lo alto de su pedestal parece dudar entre devorarnos a todos o burlarse de nuestras tristes existencias como turistas low cost.

Muy pocas personas se atreven a pisar esa línea dorada. Hay una energía telúrica, una fuerza que nos repele y nos impide poner un pie sobre ella. La miramos con extrañeza y saltamos a un lado y al otro como torpes pingüinos obligados ir mirando al suelo para no romper el hechizo.

Pero esa repulsión no afecta a todo el mundo. Si caminas entre las modernas figuras catedralicias de los rascacielos a media mañana es fácil encontrase con riadas de ejecutivos saliendo de las negras entrañas de los edificios. Trajes a medida llevados con esa soltura que da el haber nacido en el sitio correcto, relojes tan relucientes como sus sonrisas alrededor de las muñecas de jóvenes totalmente seguros del lugar que ocupan en el mundo. Ellos apenas se fijan en esa línea dorada, la magia no parece afectarles; la pisan y cruzan con alegría entregados a sus gritos, sus extraños rituales de pertenencia sellados con sonoras palmadas sobre sus espaldas.

Ellos son los que no opinan, dictan sentencias. No miran lo que no quieren ver, no escuchan lo que no quieren oír.

No hay miedo ni dudas en esas miradas vidriosas, el mundo les pertenece por algún derecho inalcanzable para el resto de nosotros. De ellos es el futuro, nuestras serán las dudas y las miserias que engendrarán.

El resto de la (por ahora) “crónica londinense”:

27 Comments

  • अनत्ता 光 心

    Está claro: la City de los reptilianos y los Illuminati. No podría ser de otra manera. De hecho ese dragón tan desafiante es el primo guapo de la familia de reptiles.😀.
    Sea como sea, me parece que muchos de estos ejecutivos han de ser tiburones despiadados, fríos, calculadores (aquí va a salir todo el zoológico 😀).
    Buscando acabo de encontrar un ilustrativo y divertido artículo en La Vanguardia. Nos da muchas “claves” que pueden conectar con tu relato:
    “… son numerosos los teóricos que han investigado sobre ello (y no precisamente con claros resultados). Según estas teorías, los miembros de esta secta no religiosa son muy numerosos, y han infiltrado todos los puntos de poder que rigen nuestra sociedad: el mundo financiero y los gobiernos. Pero, si esta sociedad secreta es tan poderosa y misteriosa, ¿cómo es posible que se hayan mantenido tan en secreto desde hace siglos sin que nadie les haya descubierto y aún así mantengan su influencia?

    La respuesta a estas preguntas se puede encontrar (o no) en Internet, donde son muchos los teóricos y amantes de las conspiraciones los que intentan explicar a qué se dedican los Illuminati y cómo ejercen su influencia. El consenso es que la misteriosa y poderosa sociedad está intentando crear un ‘nuevo orden mundial’, que tendría un gobierno totalitario impuesto por ellos. Los miembros de la sociedad secreta pertenecen a todo tipo de esferas sociales, pero tienen algo en común: tienen poder, mucho dinero e influencia”.
    “El Nuevo Orden Mundial tiene teorías para todos los gustos, pero básicamente son un puñado de políticos y líderes del mundo financiero que se reúnen para decidir cosas que nos afectan a todos a todos sus niveles.
    No solo eso, sino que esta sociedad secreta también mantiene que los líderes mundiales son realmente cambiaformas reptilianos, disfrazados de humanos, que controlan nuestro mundo desde la Luna… “.

    Ya sabes. Y además está ese “ojo que todo lo ve” (inscrito en una pirámide). Vigilan todo lo que haces… y lo que escribes. ¿Te “vigilamos”? ¿O… estás metido en el ajo? 😀

  • t&e

    Algunos de esos jóvenes no hace mucho hundieron unos cuantos bancos porque pensaban que sabían, y nada mas lejos. Pero bueno ya no están ahí.

    ¡Lo sé!!

  • María

    ¡Qué increíble es la primera/última fotografía! como si hubieras utilizado escuadra y cartabón para calcular el punto de fuga en el lugar exacto. Precisión impecable, además de impresionante. Meencantan estas imágenes en perspectiva, me parecen dificilísimas de conseguir… Y no creas que esos trajeados a medida ( hasta los zapatos son a medida; ) tienen tanto poder como les supones, imagino que alguno sí, la inmensa mayoría son tan títeres como el resto, incluso más, con todo el estrés y nivel de exigencia que deben soportar para dar gusto a sus súper jefes. Los reptilianos/ illuminatis de What ; ) Es verdad que cuando caminas por lugares cargados de historia como que te vuelves minúsculo y casi caminas de puntillas por no molestar a los fantasmas, apabullado por todo lo que te rodea. Nunca me llamó nada Londres, pero está empezando a apetecerme tras estos tours que nos regalas. Seguro que la realidad es mucho más fea que tus fotos ; )

    Muuuchos besos y mil gracias!!

  • Toro Salvaje

    Qué hacemos para evitarlo?
    Ah, sí… quejarnos y votar, allí y aquí, a los que permiten que todo siga igual.
    Bueno, pues nada, a disfrutarlo.

  • Beauséant

    Gracias, JOIEL, me gusta eso de pintar con palabras 🙂

    Qué pena no haber pensado en reptilianos o los iluminati al escribir, अनत्ता 光 心, encajan perfectamente, ¿verdad? Aunque la imagen que transmite el artículo es muy poderosa, lo cierto es que no creo que sea para tanto. No creo que las personas más poderosas o influyentes necesiten reunirse para trazar ningún plan maestro. Lo cierto es que todas quieren lo mismo, el mayor beneficio al mínimo costo y en el menor tiempo posible. Si por el camino de ese enriquecimiento se cargan un par de especies, o dan un golpe de estado, no les importa, ellos quieren ganar dinero ahora, si luego todo salta por los aires no les importa… Visto así dan más miedo que los del artículo, ¿verdad?

    Así es, ALFRED, en la sombra, sin un rostro y moviendo los hilos de los que vamos cambiando cada cuatro años porque nos aburren o decepcionan

    El problema, T&E, es que si una persona normal hace ciertas cosas se busca una ruina para toda la vida, pero en el caso de ciertos individuos y empresas parece que siempre hay que acudir al rescate. El famoso demasiado grande para caer de todas las crisis.

    Hemos sustituido unos dioses por otros, JOSÉ A. GARCÍA, y no tengo claro cuáles eran más peligrosos…

    Muchas gracias, CITU, un abrazo enorme.

    Los profesionales de la cosa, MARÍA, usan trípodes y raíles calibrados. En mi caso las hago un poco a ojo, así que si amplías la foto verás pequeños fallos de unión. No tengo tanta paciencia ni creo que en las fotografías perfectas (esa será mi excusa si preguntan).
    Me has recordado a un sitio en el que trabajé (y del que salí huyendo), era una de esas “escuelas de tiburones”, ya sabes. La gente en cuanto entraba con una miserable beca que no daba para nada, se empeñaban en comprarse trajes y complementos que valían más que la beca de todo el año… y en cuanto formaban parte de la plantilla, con sueldos muy bajos, se metían en coches alemanes a tope de extras. La imagen lo era todo para ellos y en el fondo eran unos pobrecitos a dos pasos de la bancarrota, pero ahí los tenías, parecían los dueños de la empresa.
    Londres no es fea ni bonita, todas las ciudades, de visita, tienen su parte bonita si sabes buscarla… cuando vives en ellas, pues ya sabes, se rompe la magia.

    ¿Yo?, TORO SALVAJE, nada de nada.. quejarme en el equivalente virtual del bar que es este blog 🙂 Creo que hemos asimilado demasiado pronto que no existen alternativas y sólo podemos intentar estar un poco mejor aunque sea a costa de joder al vecino.

  • Maia

    No puedo dejar pasar el momento para mencionarte que me maravillan tus fotografías. Hay personas que vienen dotado de negligencia, de sentido común, empatía, personas que siempre habrá alguien detrás que los rescate

  • Angeles

    No sé qué resulta más metafórico, si el dragón despectivo o la línea dorada que sólo los elegidos se atreven a pisar.
    Cómo nos dejamos impresionar por los símbolos, ¿eh?
    Un texto excelente.

    Saludos!

  • अनत्ता 光 心

    Ya, como también comenta María, en esa “masa” de ejecutivos debe haber de todo, y también lo pensaba mientras te escribía. Muchos serán simples peones, curritos insignificantes, y habrá peces gordos de verdad, los peligrosos. En el fondo la City parece el retrato perfecto de ese capitalismo sin corazón, uno de los templos del individualismo, la competitividad, la avaricia, el egoísmo y también la hipocresía. Me creo totalmente lo que cuentas, esos pobres desgraciados para los que la imagen lo es todo e intentan encajar. Otra imagen muy relacionada que me vino a la mente es DiCaprio y la película “El lobo de Wall Street”, no sé si la has visto. Muy buena. Es ese arquetipo de tiburón sin escrúpulos.
    La última foto es brutal, con esa perspectiva y profundidad. Esos adoquines tan bonitos con esa luz violácea, rodeando la línea dorada. Parece talmente un camino iniciático.😀

  • Cabrónidas

    Líneas, delimitaciones, márgenes… Y no los cruces que te mandamos a nuestros perros amaestrados con porra. Ese oscuro mundo de intereses creados…

  • Megan

    ¿Y no podria ser al menos por un rato caminar sobre la línea haciendo el ganso y olvidarse del entorno y los demás….? Yo me lo pediría 😉

  • Beauséant

    Muchas gracias, MAIA, a veces la vida es un naufragio, siempre es bueno creer en los rescates 😉

    A mi me encantan los símbolos, ANGELES, no tanto por creer en ellos como por la fuerza que tienen, la facilidad para explicar cosas o para resumir una buena historia. Siempre que los veo como nota a pide de página de algún libro de historia busco más información… muchas gracias por tus palabras

    Sí, अनत्ता 光 心, así es como los vi, como templos. Estuve un buen rato dando vueltas hasta que encontré esa palabra, catedralicias, porque eso me parecieron los rascacielos, catedrales modernas para aquellsos que afirman no creer en nada, pero creen, vaya si creen. En el poder, en el dinero, pero sobre en todo en ser más que el resto del mundo…. les va la vida en ello.
    Me encantó esa película, y me hace mucha gracia cuando veo imágenes de esa película usadas por personas que quieren venderte inversiones mágicas o contarte como se hacen ricos. A mi me pareció una crítica brutal a un sistema podrido..

    Pobres perretes amaestrados, CABRÓNIDAS, les han prometido que si hacen lo encomendado les dejarán sentarse en la mesa con los dueños en vez de sólo comer las sobras desde el suelo.

    No tengo dudas de lo que harías, MEGAN, me habría estropeado la foto, pero habría merecido la pena verlo 😉

  • Flor

    Buenas tardes, artista pues te diré que esa es como digo yo la diferencia de las dos velocidades.
    Glamur, dinero, lujo, y desenfreno.
    Y los pobres que no optan por un trabajo en un sitio de esos, no somos nadie.
    Pero como dice uno de los de allí arriba, hubo un tiempo que unos que se hacían llamar los”Lehman Brothers” eran unos banqueros de élite, famosos con con fama y poder, llego la quiebra en el 2015 y todos fueron despedidos, y mira tu por donde yo creo que ahora ellos son los “pobres miserables” que ya no pueden codearse con la city de Londres.
    Me alegro de leerte de nuevo, te deseo una feliz semana santa.
    Ya que yo no salgo de vacaciones, me quedo en casa y así ahorro

  • Myriam

    Impresionante crónica en su totalidad y en especial esta parte. Te felicito. Me has hecho ver Londres a través de tus ojos, por lo que me has permitido observar detalles en los que jamás- de la infinidad de veces que fui a esa Ciudad- vi, lo cual es muy enriquecedor. y te agradezco. Besos.

  • Maria

    Impresionantes fotografías.. Para estar un ratito observandolas.

    No conozco Londres, ya me gustaría viajar hasta allí.

    Un placer estar en tu blog.

    Un.abrazo.

  • Etienne

    Has sido testigo de cómo las fuerzas existentes en el mundo no afectan a todos por igual, de la misma forma en que cada uno de nosotros percibimos de forma individual y única la belleza del mundo, la city o el calor iridiscente del fuego vomitado por el dragón. Qué? no me digas que no tuviste que huir de su aliento de sol iracundo? Bueno, a mi me lo contaron, tampoco conozco Londres…
    Ah! Los señores de trajes son prepotentes, creen ser los dueños del mundo, se autodenominan como tal pero tienen miedo. Miedo porque no podrán anticipar el momento de su final, porque no pueden ver la magia, el poder reinante entre las calles de la city. Así que date por beneficiado…

  • Diego

    Tu foto “tricuspidiana” es una maravilla, Beauséant. Inspiradora.
    En cuanto a la línea dorada, no sólo la cruzan altos ejecutivos trajeados e indiferentes, también lo hace otro tipo de profesionales que trabajan en la zona, éstos útiles a la sociedad (aunque tienen buen cuidado de no pisarla, dando un saltito por encima)

  • Frodo

    Buen anuncio de crónicas que se vienen.
    Se notó en tus descripciones y en tu mirada fotográfica, la tranquilidad y la observación del turista.
    Gran foto, gran texto. ¿será la línea que separa el bien del mal?
    Esperaremos por más

    Abrazos

  • Beauséant

    Las dos velocidades, así es, FLOR, los de arriba y los de abajo, una diferencia que empieza a parecer ya un abismo, ¿verdad? Y tienes razón, de vez en cuando alguno de esos gigantes se tambalea y algunos de los que se creían intocables acaban en la calle. Lo que me fastidia es que los verdaderos responsables parece que nunca pagan por lo que han hecho, a veces incluso los despiden con unos cuantos millones en el bolsillo, así también me voy yo 😉 Un abrazo.

    Es un verdadero halago leer ese comentario, MYRIAM, era la primera vez que pisaba esas ciudad y había mucho que ver y muchos sitios donde estar… Seguro que algo me perdí 😉

    Un lugar especial, MARIA, no sabría decirte si para bien o para mal 🙂 Supongo que depende de donde vengas y lo que te guste… ya nos harás saber algún día si te animas.

    Es la criatura más peligrosa de la creación, ETIENNE, el hombre trajeado 🙂 Ellos han dejado de creer en la magia, no son capaces de verla ni aunque la tengan delante. Algún día terminarán de enfadar a ese dragón y veremos arder sus trajes de Armani. Yo tuve suerte, el dragón me dijo que nunca quemaba a nadie que llevase una cámara entre las manos.

    Muchas gracias, DIEGO, sí alrededor de esa línea pululamos todas las clases sociales posibles, en todos los momentos vitales posibles, camareros, turistas, algún jardinero… pero todos parecíamos sentir algún tipo de reverencia por esa delgada línea dorada menos el homo homini trajeado,

    Sospecho que como todas las seguridades, MILENA. Todo es seguro hasta que vuela por los aires. NUestras vidas, trabajos o relaciones, las imaginamos firmes porque no queremos pensar en lo frágil que es todo, ¿no te parece?

    Me gusta hacer fotos por eso que comentas, FRODO, porque es una forma de bajar el ruido, de detenerte un rato en algo y asilarte de la realidad. Del tráfico, de la gente… eres tú y el visor, y dentro de tu cabeza los parámetros de la foto y la composición… es una forma de salirte del plano. Gracias.

  • Gabiliante

    Pues no sé si por la influencia de alguna serie que se desarrolla subrepticiamente por esos lares, pero a mi el bicho del pedestal me psrece más un perro alado que un dragón, así que toda la magia reptiliana se me ha caído.
    No dudo que la línea es más falsa que un duro de madera y que no contiene ni un átomo de oro; en caso contrario habría una fila de gente transitando sobre ella como si de una cuerda floja se tratará, con los brazos abiertos, y al llegar a casa lijarian las suelas de los zapatos.
    Los tiburones que están ahí son solo unos curritos, pero que simbolizan lo que dices. Seguro que a media mañana los mandan salir por la calle para que tenga visibilidad y presencia lo que representan.
    Tus fotos son espectaculares, sobre todo la segunda. Supongo que tendrás que esperar la luz o volver en otro momento para sacar algunas.
    AbrZoo

  • Beauséant

    La verdad es que no era muy grande el pobre, GABILIANTE, pero, pobrecillo, tampoco es un perro alado… me ha gustado esa definición. En realidad es un poco falso, como la línea dorada, tienes razón, si fuese de oro, todos esos banqueros habrían salido corriendo para arrancarla del suelo…Gracias por lo de las fotos, mi filosofía es hacer las fotos que te encuentres, rara vez vuelvo a un lugar en otro momento, en especial cuando vas acompañado es complicado que te tengan la paciencia suficiente. Simplemente no me obsesiono, si he logrado hacer la foto que quería bien, si la luz o algo no cuadra hago otra o ninguna, no pasa nada, no vivo de ello… Un abrazo

    Sea quién sea ese diego, MUCHA DE LA TORRE…

  • José Luis

    Sencillamente, genial pintura, a través de ese texto que contagia la magia de la línea dorada. Del resto se encarga la impresionante fotografía del dragón.
    De 10.
    Saludos, Bauséant.

Leave a Reply

%d bloggers like this: