Museo del prado

Unos segundos después de pulsar el obturador el niño levanta la cabeza, alertado supongo por puro instinto animal, y me descubre en el momento de guardar la cámara en la mochila. Fuera de plano, a la izquierda de nuestra escena principal, le veo venir con una sonrisa enorme en la…

mi enfermedad

A mi lado la gente pasa apresurada, me entregan una mirada de lástima, con suerte una moneda arrojada desde las alturas, pero todos intentan confundirme con la mugre que brota de las paredes. Apenas son manchas borrosas, apresuradas, con una vida y una rutina que cumplir. Y entre todas ellas…

una historia común

En la sierra de Guadarrama, a las afueras de Madrid, hay un puñado de construcciones dispuestas siguiendo la lógica que nace en la cabeza de los militares, que en algún momento observaron los mapas plagados de curvas y señales, desempolvaron los viejos manuales de sus tiempos en la academia, y…

habitación 203 (texto)

Este texto, perdido en la inmensidad del disco duro, era el que debía acompañar a la foto de la habitación 203. Cuando abro los ojos sigues ahí, una incómoda presencia al otro lado del colchón. Es inútil fingir tu ausencia, pero aún así intento no moverme para retrasar el inevitable…

RTS

La privatización del espacio público bajo la forma de los automóviles sigue deteriorando las dimensiones de vecindad y de comuniad que definen a las metropolis. Los planes viarios, los “parques” industriales y los centros comerciales se unen para desintegrar la comunidad y para banalizar las regiones. Cualquier sitio termina siendo…

Aviso

Es la última vez que te espero despierta. La última vez que recojo tus despojos en el ascensor y te llevo al baño, con los nervios desafinados y los ojos inyectados en sangre. Es la última vez que te meto a la ducha y espero que el agua arrastre lo…

Los cazadores de sueños (2)

Muchos huyeron a las ciudades refugiándose en torres de metal cada vez más altas. Los que seguimos aquí vivíamos de sacrificar el acero de las viejas fábricas y venderlo para construir esas mismas torres. Aquello duro hasta que alguien puso un contador de radiación sobre los restos y la aguja…

ciudad mentira

Volver allí era una derrota en sí misma, así de sencillo. Sin espacio para atajos ni excusas: las quemó todas el día que juro no volver a pisar ese rincón casi abandonado del mundo. Los autobuses son latas desvencijadas de aluminio decoradas con carteles gastados de gente feliz y el…