leer

habitación 203 (texto)

Este texto, perdido en la inmensidad del disco duro, era el que debía acompañar a la foto de la habitación 203.

Cuando abro los ojos sigues ahí, una incómoda presencia al otro lado del colchón. Es inútil fingir tu ausencia, pero aún así intento no moverme para retrasar el inevitable momento en que nuestros ojos vuelvan a cruzarse.

Concentro todas mis energías en poner la mente en blanco y hundirme lentamente en el colchón hasta desaparecer.

Si respiro despacio, si logro vaciar mi mente de cualquier pensamiento, tú y yo no seremos más que dos puntitos sin conexión alguna en el espacio.

Un error más cometido en la noche del Viernes cuando vuelves a recorrer los viejos caminos creyendo que esta vez serás tú la vencedora.

7 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.