• leer

    un día de diciembre

    Será el vino, quizá, o el ron del penúltimo mojito. Serán mis pocas ganas de confesarme culpable. Será. Y te cuento. Y te escucho. Y bebo tinto de la casa. Y la paella está buenísima. Verdura, elegiste. Te dejo. Como la última vez. Y el trasiego de gente. Y fuera está nublado, pero no importa porque no lo sabremos hasta mucho más tarde. Y entonces tampoco importará. Tú estás. Yo estoy. Te gusta mi vestido?? Pura frivolidad.  Y el sol estaba hasta hace un rato ahí y qué carajo importa que ahora no esté. Qué importa si el vino olía a madera y la copa de después sabía a manzana, y tú me…

  • leer

    todos los problemas de este mundo

    Tengo todos los problemas de este mundo pegados a mis talones, me dijo la noche en que nos conocimos. También me dijo que se había casado, dos veces. Todos tenemos un mal día ¿verdad?, pues yo tuve dos. Esto último enmarcado por una sonrisa cansada y un vodka en precario equilibrio sobre la mano derecha. Pero sigo siendo guapa ¿verdad?  Yo asentí con la cabeza porque  es incorrecto mentir a una mujer triste y porque tampoco hay mucho que hacer un sábado por la noche, cuando ya casi has cerrado y te entretienes limpiando un suelo demasiado gastado. Todo el mundo, los clientes habituales del café de por la mañana…

  • leer,  mirar

    Estaciones de ida

    Me gustan las estaciones de tren y los aeropuertos, quizás porque sean lugares anónimos donde uno puede jugar con la idea de desaparecer al menos por un instante. Basta detenerse un momento y escuchar a la adolescente llorando al otro lado del teléfono por un amor imposible, o mirar al ejecutivo agresivo que en el fondo se siente un perdedor, para sentirse parte de una película más grande que nuestras propias vidas. Más grande e inabarcable, las situaciones y los decorados cambian al ritmo marcado por un guionista demente al que nada le importan las tramas ni los argumentos. Algunos lo llaman Dios, pero basta salir a la calle, hasta…

  • leer,  mirar

    20 aniversario

    La idea era subir un nuevo texto, pero como bien me han recordado después del último es mejor dar(nos) un respiro.. Así que os dejamos con un concierto de Doctor Divago que ya llevan camino de 20 años buscando su pequeño trozo de inmortalidad que, supongo, es el objetivo último de todos aquellos que ensucian folios o rasgan sus instrumentos sin otro empeño que seguir ello… Las fotos han sido tomadas intentando emular a Daido Moriyama. Si alguien quiere más información será un placer explicarlo con calma.

  • leer

    Allison

    Esta de aquí es la continuación de una historia que nació con la vocación de ser más grande y mejor. Lo primero, al menos, si lo hemos logrado. Prueba de ello son las dos primeras partes que aparecieron en su momento por estas líneas y que hemos agrupado aquí (