Ser… o no

Cuando parece que se ha terminado, entonces comienza la segunda parte. Porque lo que se ha quebrado permanece por mucho tiempo en ese estado, y de poco ayudan deseos, suplicas o grito alguno…El tiempo sigue goteando desde el reloj de la pared y preferirías no ser quién eres, si acaso ser lo que fuiste, o lo que creíste que serías… Porque a veces no te soportas, y te darías la espalda de rabia, y tirarías tu sombra al tranvía, para no tener que lavar siempre las mismas manos, y no bostezar cuando piensas en ti mismo, y poder aguantarle la mirada a todo eso que quieres ser, un cuadro, un libro, un traje de firma, cualquier  cosa…

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

20 thoughts on “Ser… o no”