leer,  mirar,  otra vida

El guardián

Pulse para verla más grande

Cuando vuelves sobre tus pasos lo haces con la secreta esperanza de regresar a Ítaca, la pequeña isla en nuestro interior donde nos espera la mujer amada tejiendo y destejiendo sin esperanza, y un perro siempre fiel, nos reconoce nada más llegar venciendo al tiempo y la distancia.

Pero antes de llegar a eso que un día llamaste hogar, debes enfrentarte al viejo guardián que te observa con mudo reproche desde la bocana del puerto, y te recuerda lo inútil de la huida. No puedes regresar en paz a Ítaca, porque aquello que te hizo huir vive aún en tu interior.

15 Comments

  • La historia interminable

    En los ojos del guardián está la respuesta.
    Mírale. Espera.
    Desviarás la mirada, estarás nervioso, un miedo inmenso invadirá tu cuerpo.
    Sigue ahí. Mírale. Espera.
    Pasarán minutos, pasarán horas, empezará a llover, escucharás los truenos, creerás que los rayos pasan tan cerca de ti como para rozarte la piel.
    Sigue ahí. Mírale. Espera.
    Cuando tengas calados hasta los huesos, cuando tengas las piernas entumecidas de tanto esperar, cuando creas que vas a desvanecer,…
    … Sólo entonces saldrá el sol, esos ojos verdes serán amigos, y podrás cruzar la puerta igual que lo hizo Atreyu con sus esfinges en la historia interminable…

    * S u e r t e *

  • Fuego Fatuo

    A pesar de lo inútil de la huida, los deseos vuelven tras cada nuevo viaje. No has deshecho las maletas cuando ya anhelas rehacerlas rumbo a cualquier otro nuevo destino. Quizá de lo que huimos no es sino de nosotros mismos y por ello cualquier nuevo enclave nos parece tan insustancial como el anterior. El ser humano es insatisfecho por naturaleza y de lo que más huye no es sino de su propia sombra y esta, por desgracia, nunca nos abandona.

  • la chica triste de la parada de autobús

    Me ha gustado mucho mucho este post 🙂

    Y como premio pego el poema en el que me ha hecho pensar, aunque no sé si guarda mucha relación.
    Juro que conozco muy pocos poemas, pero es curioso que estos últimos días pegan todos con el alambre 😉

    Saludos.

    -ÍTACA-
    Konstantínos Kaváfis

    Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

    debes rogar que el viaje sea largo,

    lleno de peripecias, lleno de experiencias.

    No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,

    ni la cólera del airado Posidón.

    Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta

    si tu pensamiento es elevado, si una exquisita

    emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.

    Los lestrigones y los cíclopes

    y el feroz Posidón no podrán encontrarte

    si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,

    si tu alma no los conjura ante ti.

    Debes rogar que el viaje sea largo,

    que sean muchos los días de verano;

    que te vean arribar con gozo, alegremente,

    a puertos que tú antes ignorabas.

    Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,

    y comprar unas bellas mercancías:

    madreperlas, coral, ébano, y ámbar,

    y perfumes placenteros de mil clases.

    Acude a muchas ciudades del Egipto

    para aprender, y aprender de quienes saben.

    Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:

    llegar allí, he aquí tu destino.

    Mas no hagas con prisas tu camino;

    mejor será que dure muchos años,

    y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,

    rico de cuanto habrás ganado en el camino.

    No has de esperar que Ítaca te enriquezca:

    Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.

    Sin ellas, jamás habrías partido;

    mas no tiene otra cosa que ofrecerte.

    Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.

    Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,

    sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

  • Beauséant

    Me temo, historia interminable, que Atreyu era un niño, un niño puro y de noble corazón, quizás ese sea el secreto para poder enfrentarse al guardián, el saber, en el fondo de tu alma, que estas limpio, que cuando enfrente sus ojos con los tuyos no encontrará motivo de reproche… O, quizás sea aún más sencillo y tenga razón Alvaro, y el guardián no le importe nuestra alma, y sólo quiera vernos derrotados, vencidos, sin esperanza..

    Eso es lo jodido de la vida, Fuego Fatuo, que nunca sabemos donde queremos estar ni lo que queremos, el truco está, como siempre en el punto medio, saber cuando tienes que dejar de buscar y conformarte con lo que tienes, y dejar de huir de uno mismo, por complicado que sea ¿verdad? isaaclore… Aunque claro, en esta vida hacen falta inconformistas, porque son los que, poco a poco, hacen moverse el mundo…

    Sherezade, no veas coraje donde sólo hay estupidez, uno muchas vuelve por costumbre, otras por rutina, y las más de las veces por pura y simple estupidez…

    Ese es el truco, pequeña tortuga, el envolver nuestros fracasos con el engañoso papel de plata de la experiencia, sabernos derrotados, si, pero más sabios..

    Muchas gracias chica triste, tus poesías son la banda sonora perfecta para los textos, aunque a veces sean mejores que nuestras letras.. Conocía a Kaváfis a través de un libro de viajes llamado el viaje griego, de Javier Reverte, de esos libro que te hacen estar en allí sin moverte del sitio y, de paso, te hacen enamorarte de un país que no conoces.. por más que la realidad sea peor que la ficción…

    Muchas gracias por los comentarios, es increíble lo que se puede aprender del mundo y de uno mismo desde la comodidad y el anonimato de un teclado 😉

  • Eloísa

    Hay que pasar por caja, es matemático y cíclico. Pero, ¿realmente interesa volver? Supongo que todo dependerá de a donde, hazle caso al poeta y si puedes no vuelvas, pero al menos continúa sobre tus pasos.

  • Beauséant

    ¿mono dorado? parece del nombre de uno de los puzzles del Monkey Island, aunque allí no tomabán café, solo grog 😉

    no tengo mucha experiencia Elo, pero volver casi nunca es una buena idea, las cosas nunca siguen como las recuerdas, es injusto, pero el mundo gira, y las habitaciones van cambiando aunque cierres las puertas durante años. Luego las vuelves a abrir y descubres un mundo que ya no conoces…

  • lola gracia

    Kavafis también me encanta.
    Beauseant…son los putos remordimientos que nos dejan vivir…Aunque a mi sí…Cada vez acepto el pecado de omisión y de acción. Y me acepto…La pregunta es ¿Hasta cuando aguantará el viajero en Itaca?

  • AngelCaido

    El verdadero problema es cuando el problema y el guardian coexisten dentro de ti.
    Vives en un estado de permanente guerra, no descansas, no duermes, no te quedan fuerzas, ni siquiera las que aporta la desesperación…

  • ipathia

    Sigue ahí, como hace años, “sentado en el muelle de la bahía”… pero quién dijo que había que volver por mar?. Y aunque sea perro el problema y gato el guardián, tras el tiempo transcurrido tan poco va a servirnos la experiencia?. Mmmmm…

Leave a Reply to la chica triste de la parada de autobús Cancel reply

Your email address will not be published.