pastillas contra la realidad

pastillas contra la realidad

Los chicos que olvidaron tomar las pastillas contra la realidad se han atrincherado en la sección de libros prohibidos de la Biblioteca Nacional.

Desde ahí amenazan con dar a conocer al mundo entero todo lo que han leído en las doce horas que llevan encerrados. Sus únicas peticiones para no hacer algo tan desafortunado son que se les permita salir por su propio pie y no volver a tomar nunca unas pastillas que, no olvidemos, son obligatorias para toda la población a partir de los trece años.

Aunque toda conexión con el exterior fue neutralizada desde el primer instante las fuerzas de seguridad han optado por abatirlos antes de que pudiesen cumplir sus terribles amenazas.

El presidente de la nación, en discurso televisado para todo el país, nos ha recordado lo importante que es no desfallecer en nuestra lucha contra todos aquellos que intentan hacer sucumbir nuestro estado de derecho en el más profundo de los abismos.

A continuación ha añadido que todo marcha bien y que pronto seremos más felices de lo que nunca hayamos podido imaginar.

12 Replies to “pastillas contra la realidad”

  1. No, ¡No! ¡Yo quer´ia unirme al grupo de la biblioteca y seguir tomando esas pastillas! ¡¿Por qu´´e?! ¿Por qu´´e?!

    Muy original el relato. Entretenido. Bien narrado.

    Bona nit 🙂

  2. Saludos, camarada. Comunico que estoy de regreso y me disculpo por mi tan larga ausencia. Lamento en serio no haber venido porque estoy muy desactualizada, pero ya me estoy poniendo al día.

    Me dejaste un poco inquieta con este escrito, y eso es algo bueno, pues siempre estoy en busca de textos que me impacten de alguna manera, que me remuevan, que me sorprendan. Estoy algo cansada de tanto cliché, pero es algo de esperarse después de tanto leer.

    Original, creativo y único. Es una crítica inteligente y muy reflexiva. Te felicito.

  3. Sospecho, Esther, que no existe tal biblioteca, que sólo es una trampa para ver si pican los ingenuos y poder así detectar a los que son peligrosos… Pero no me hagas caso, la edad me vuelve paranoico.

    Nada que ver con la realidad de este país, Toro Salvaje, nada que ver 😉

    Qué gusto volver a encontrarnos, kadannek hacía un siglo de la última vez.. Muchas gracias por los piropos, no lo hago a menudo, pero a veces pongo las noticias y me dejan las historias casi hechas.. Prefiero intentar hacerlo con humor que cogerme un cabreo para el resto del día.

    Es de mal gusto auto citarse, pero si me dejas te recomiendo la araña ha perdido el apetito que va casi de lo mismo:

    https://www.elartistadelalambre.net/la-arana-ha-perdido-el-apetito/

  4. Para algunos que han leído lo último que he subido en mi blog yo he tomado de esa pastillas jaja y nooooo es verdad .. estoy atornillada a la realidad por mi profesión y eso une mucho más ella que la TV que es la realidad de la que dice saber todo el mundo 😉 ¿Sabes lo que ocurre con la realidad? que es muy diferente dependiendo de en lo que enfoquemos cada uno… la misma realidad yo la percibo de una forma y tú de otra… el mismo país desastre este que tenemos podemos verlo desde su vertiente negativa y sus sombras o desde todo lo que hemos avanzado desde que todo era sombras a ahora 😉

    Muchos besos BEAUS

  5. A esos, Mucha, no fue posible hacerles la foto porque volaron demasiado rápido 🙂

    Pensar nunca será delito, Isaac, salvo que pienses lo que no debes pensar, claro.

    Estuve intentando meter esa referencia a fahrenheit 451, Castigadora, pero quedaba un poco forzado, tenía que haberlo intentado 🙂

    Es que me quitaron el mando y no pude cambiar, Brisa, yo soy más de ver dibujos animados, tranquila.

    Eso es muy cierto, María, por eso nunca nos ponemos de acuerdo, porque siempre hay gente que quiere quemarlo todo y otros que quieren seguir como están. La empatía, el poder ponerse en otras pieles, es un deporte que nunca practicamos.. y así nos va, me temo….

Leave a Reply

Your email address will not be published.