la cuenta de los días

En los tiempos del dictador era imposible saber cuántos días duraría el año. Cuando mi abuela arrojaba alguna de esas frases en medio de las reuniones familiares todos en la habitación componían sus mejores gestos de disgusto y, de forma apenas perceptible, empezaban a caminar hacia atrás hasta que alcanzaban…

el universo hace origamis

La naturaleza dibuja origamis a nuestras espaldas. Son efímeros mensajes grabados durante eones en las vetas de mineral que recorren una montaña o enterrados en lo más profundo del código genético de las flores. Pequeñas obras de arte que la raza humana, su creación más desafortunada, pisa y humilla sin…

Laura (3)

La primera parte | La segunda parte No hay constancia en la agenda oficial del alcalde. Tampoco en la privada. Sin embargo, hoy es un día importante. Un día que el representante del consistorio de la ciudad lleva rumiando y planificando mucho tiempo. A decir verdad, hoy no es un…

El jardín de mi duermevela

Un disco duro con una partición desaparecida y diversos problemas de agenda me impidieron añadir las fotos a la entrada anterior. Como tampoco era plan de tirarlas las dejo aquí. Aunque queden un poco deslavazadas aquí sueltas seguro que ustedes saben pillarle el zeitgeist del asunto.

un tiempo detenido

De niño los relojes me daban un miedo terrible. Supongo que me parecía absurdo que alguien hubiese inventando algo capaz de medir el tiempo. Creía, en mi infinita inocencia, que sin relojes el tiempo no existiría. Que seríamos libres, eternos. Trace un ambicioso plan, consistía en sobrevivir. (Nacho Vegas)

el libro negro

Por aquel entonces había llegado a mis manos un libro llamado Rayuela y lo había convertido en compañero solidario de todos mis pasos. Me encontraba en uno de esos momentos en que asumes que has perdido el control sobre casi todo lo que rodea tu vida y decides entonces buscar…