El jardín de mi duermevela

Un disco duro con una partición desaparecida y diversos problemas de agenda me impidieron añadir las fotos a la entrada anterior. Como tampoco era plan de tirarlas las dejo aquí.

El jardín de mi duermevela El jardín de mi duermevela El jardín de mi duermevela

Aunque queden un poco deslavazadas aquí sueltas seguro que ustedes saben pillarle el zeitgeist del asunto.

6 Replies to “El jardín de mi duermevela”

  1. DioosS! qué horror! ( acabo de leer tu historia ) fantásticamente aterradora ¿ de verdad esta preciosidad de dientes de león, etéreos y frágiles le van a la crueldad extrema de tu historia? …

    Tú de pequeño eras ellos… tu abuelo ¿ ..? permíteme, un pobre hombre! siento que te tocara cerca alguien así… a lo mejor te enseñó algo bueno.. eso espero.

    Un abrazo grande… ( he tenido que buscar lo que significaba zeitgeist 😉

  2. La idea, María era buscar el contraste entre la historia o la foto.. o algo así. En mi cabeza había quedado muy bien, te lo juro 🙂

    La historia, bueno, todo lo que aparece es real de alguna forma, pero no dejan de ser eso, historias.

    yo también tuve que buscar la palabra 😉

    1. Es que son preciosas, claro que quedan perfecto! gran contraste, de la durísima historia, a la levedad de diente de león .. menos mal que la memoria es selectiva… menos mal! Enhorabuena por sobrevivir 😉

  3. Gracias, María, ya te digo que nunca tengo claro si lo que hago tiene sentido, he dejado de preguntarme 🙂 La supervivencia es lo que mejor se me da, aquí sigo, no te digo más 🙂

    Toro Salvaje – 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.