leer

Jaime

Tengo que dejar a Jaime. El problema viene cuando leo el futuro en los slogans de sus camisetas de viernes, o cuando, de madrugada, se desabrocha el tercer botón de la camisa. Ese es el problema. Porque, entonces, quiero apurar en sus clavículas lunas y estrellas antes de que el día las confunda… entonces busco en su cuello la respuesta aunque no tenga noción de la pregunta. Entonces su piel me habla y siento en ella la tensión muscular de un amor que quizá esté por venir… Porque es muy suyo también, sí, y no puede ser ni un poco mío… Por todo eso, por algo más, también, por algo menos, tengo que dejar a Jaime, aunque la voluntad divina y mi lascivia estén de su parte.

Lascivia, sí; podemos hablar de sus ojos de un color olvidado, de las tardes cogidos de la mano al caer el sol o de todos los tequiero bailando en nuestros labios, incapaces de pronunciar semejante mentira. Pero al final, todo se reduce a eso, a la lujuria, a como me desnuda con apenas una mirada, a como recorre con precisión los olvidados caminos de mi cuerpo, haciéndolo responder como una oxidada tragaperras de jadeos y gritos entrecortados, que se pierden en pensiones de letreros fundidos y sucios portales con eterno olor a guisos y humedad.

20 Comments

  • obdulia

    Unos años más, no muchos, y será el sexto botón el que salte por sí solo, me temo. Sí, es un comentario informal y estúpido, pero lo prefiero a escribir acerca de la peligrosidad del tal Jaime. Once unpon a time un Jorge me hizo pensar que no pasaría un solo día de mi vida sin acordarme de él… juas!. Felizmente me equivoqué de nuevo!. Cuidado con las Jotas.

  • isaaclore

    Es una pena que ese tal Jaime te haga sufrir. Aunque tal vez merezca la pena sufrir mientras la lujuria sida siendo dulce… Y siga siendo tu inspiración para hacer textos tan deliciosos como éste. Saludos desde la azotea de un gran admirador.

  • AngelCaido

    Pues resulta que al final somos lo que somos, animales, dicho en el mejor de los sentifdos, auqneu alguno no merezca el buen sentido…

    Y claro el sexo aparte de muy sano y muy animal termina por perdernos ….

    besitos lascivos ….
    mmmmm

  • Beauséant

    ains obdulia querida, las jotas son terribles, ya lo creo, por suerte nada que el tiempo no logre borrar. Aunque quizás la culpa no sea de ellas, podemos ser nosotros mismos que necesitamos agarrarnos a lo que sea porque si, la soledad siempre espera fuera, fuego fatuo… Animales o no, a veces necesitamos sentirnos deseados, angel caído, eso no podemos evitarlo, aunque los animales lo llevan mejor… Ah, gracias por los besitos pero soy una mujer comprometida, al menos con mis ideas, que nunca fueron muchas, ni buenas 😉

    Gracias, isaaclore, es un placer hacer malabarismos en tu azotea, desde ahí arriba todo se ve muy bien 😉

    Me temo que si para que voy a vomitar, la lujuria y cierta tristeza posada en los muebles, pero no es mal recuerdo, ojala pudiese cerrar con ese saldo todos los balances…

    Buena frase, Danielli, me la apunto para la próxima.. Por cierto, no soy, somos.. Es decir, que por aquí escribe mucha gente, que sólo tiene en común el nombre de la firma… Aunque eso si, todos parecemos de España, todo recto desde tu país 😉 Un placer tenerte por aquí, ya decía mi abuela que esto de internet era un milagro 🙂

    Jo, Eloísa, si lo sé, lo sé, pero claro, una cosa es saber lo que tienes que hacer y otra cosa es hacerlo, que una es humana y esas cosas 🙂

  • zebedeo

    Aaaaaaaaaaaaaaaaaah, que bonita es la lujuria 🙂

    – Para, para, por favor quita el pie. No me hagas esto por debajo de la mesa.
    – Por favooooor.
    – Ay, bueno, ya estamos otra vez 😉

  • Etereo

    Me siento estúpido con semejante déja vu estallándome en la cara (aunque con segunda parte 😉

    Te pillé (aunque tú pensarás: ya era hora, jajaja!)

    Un besazo, dear…

  • Isthar

    Por desgracia la lascivia nunca ha sido un pilar suficiente fuerte para soportar sobre él mucho más que el puro instinto del deseo. Y cuando sólo hay eso, sigue faltando mucho.

    A corto plazo siempre hacemos la vista larga, pero la vida sigue y sabemos que necesitamos algo más.

    Un abrazo enormeeeeeeeeeeeeeeeeeee

  • Beauséant

    😉 claro obdulia, pero las estrellas son los escupitajos de los angele.. (esto ha quedado un poco ateo)…

    , tú dejate, no seas tonto, aunque eso si, la cuenta la pagas tú 😉 Aunque quizás deberíamos hacer caso de las palabras de isthar, es sabia, demasiado, como alguien que ha visto demasiadas cosas 😉

    etereo ¿nos conocemos?, me suenas como hijo de sandman, quizás nos cruzamos en las páginas de un comic ¿?¿?

    madre mía cuanta gente hay por aquí, si es que no hay como hablar de sexo para hacer debate 🙂

  • Aitana

    yo conoci a un jaime….y fue mi mas grande locura…..Fue una persona que me obsesionó hasta el punto de olvidar lo poco que me convenia y el daño que me hacia…..Pero de todo se aprende y de esto también…ahora se que las personas que solo aportan locura y pasión a nuestra vida no son por las que tenemos que dejar todo….(de hecho nunca lo debemos hacer,simpre hay que mantener una parcela propia)porque en el momento que lo físico y las miradas que desnudan dejan de tener ese halo de misterio, llegan a defraudar y a aburrir..
    De todas formas todo el mundo tiene que conocer un jaime en su vida, para saber distinguirlo y no caer siempre en esa trampa de pasion y lujuria que hace que perdamos el juicio y la razón y perdamos el interés en conocera la persona que nos equilibre y no solo nos de pasion,y placer…sino que además sepa consolarnos cuando lo necesitemos, hacernos reir cuando veamos todo negro y darnos la minima seguridad que queramos;sin tenr que pensar cada viernes que slogan llevará en la camiseta y a cuantas se lo enseñará…..

Leave a Reply

Your email address will not be published.