leer

Amazing stories

El perro de los vecinos era un teckel de pelo duro que había enterrado sus instintos bajo el felpudo, y disfrutaba poniéndose panza arriba ante cualquier visitante que pasase ante su puerta. Algunos afirmaban haberle oído ladrar, yo sólo lo recuerdo emitiendo gruñidos cuando sus torpes dueños no lograban seguir el ritmo de sus pensamientos: Quiero jugar, estoy nervioso o he vuelto a tragar mucho de esa cosa verde del jardín.

Ladrase o no, lo cierto es que dos puertas más arriba alguien recibía extrañas órdenes telepáticas del chucho; órdenes terribles a las que el pobre tipo se resistía con ciclópea voluntad. El emitir órdenes telepáticas no es algo propio de todos los teckel, no nos llamemos a engaño, sólo es posible, como era el caso, cuando están poseídos por una conciencia extraterrestre enviada a la tierra para comprobar la resistencia de la mente humana.

No debió ser mucha, porque para cuando la policía logró la orden de registro encontraron el cadáver de su padre en la nevera, perfectamente troceado y en bolsitas individuales con el nombre de la anatomía escrito en una etiqueta blanca (órdenes directas del teckel), además de un cuchillo plagado de ADN que les llevó directamente a los cuerpos mutilados de dos prostitutas y un camionero de la interestatal.

A día de hoy, el teckel no parece haber vuelto a buscar otra víctima, y sigue enseñando su ya canosa barriga a todo el vecindario, que tampoco parece guardarle ningún rencor por andar hurgando en la mente de otras personas.

Todo aquello sucedió aquel Verano caluroso sin noticias en los diarios, que adelgazaban sin remedio a la espera de que los eternos suplentes en el banquillo de la vida decidiesen saltar a la primera plana en busca de sus cinco minutos de gloria. A veces esas historias se juntan sin que sus actores lleguen nunca a conocerse, y al cabo de un año, hace justo tres meses, unos niñatos con exceso de testosterona compraron una lata de gasolina -premeditación- golpearon con barras de hierro a un vagabundo -nocturnidad- rociaron su cuerpo moribundo y le prendieron fuego -alevosía-. Todo ello grabado en una videocámara digital de muchos billetes al ritmo de la música que brotaba de los altavoces del automóvil. Una maqueta de un grupo recién salido que cantaba las virtudes del fuego como elemento purificador del alma. Quizás hayan visto la portada en las noticias, se llamaba “volando como un ángel”, y aparecía un tipo con alas tirado sobre una mesa llena de botellas y una ralla de coca al lado.

Al día siguiente todos se llevaron las manos a la cabeza y las gentes de bien decidieron actuar como lo hacen siempre. Conciertos cancelados, amenazas de muerte, censura y el grupo a tomar por culo.

Hablo de todo esto porque era un grupo cojonudo y porque hace poco me cruce con el batería, el tipo de las alas en la portada. Entre cerveza y cerveza me contó la historia del chucho y de su grupo, y añadió a modo de conclusión: en este puto país para que te crean inocente debes tener cuatro patas y saber ladrar.

15 Comments

  • cabezotasinremedio

    Genial tío. Genial. Muy currado.

    Los perros tienen esas cosas, que te hablan por la noche y te dicen que mates a todo quisqui.

    Y luego vas a la cárcel tú, y no el perro inductor. Perra vida.

  • ipathia

    No pudo ser teckel. Los conozco demasiado y no hay perro cazador, de orejas caídas que tenga cerebro para el mal. Fué la raya de coca, créeme, culpable de éso y de muchas otras barbaridades.
    Y al alado debieron dejarle volar, como a Cobain, a Judas Priest o a Led Zeppelin…

  • la chica triste de la parada de autobús

    Impactante historia, me ha encantado… a pesar del punto de locura. De ésas que te hacen meterte en ellas al 100%.

    Sólo una picajosidad que si dejo pasar me podrías echar en cara en el futuro: el título debería ser AMAZING STORIES. No digas que no te avisé 😉

    Salud.

  • Beauséant

    es cierto, cabezota sin remedio por eso todas mis mascotas están disecadas.. ipathia puede decir lo que quiera, pero cuando veo un teckel concentrado en algo, sin apenas moverse y los ojos entrecerrados me doy cuenta que algo traman, y ese algo no puede ser bueno…

    ains chica triste, no sé que haría yo sin tí.. y mira que era fácil buscar en la wikipedia y encontrar esto TorpeSoy dios mío… Muchas gracias !!!!!!!!

  • Brisa

    Yo no tengo perro, aunque a veces me descubro ladrándome frente al espejo, será por dejar de actuar globalmente, deben de ser los efectos secundarios.

    Un fuerte abrazo¡

  • lademarbella

    Los guardianes de la moralidad, buenas costumbres y orden civil se ponen en marcha cuando la atrocidad ha ocurrido. Claro que, esos momentos de calentamiento general les vienen bien para hacer cosas que en tiempos normales no se admitirian.

    Yo adoro a los teckel pero aun así, dudo de su capacidad telepatica. Como historia tiene un 10, el crimen perfecto.
    Saludos

  • la pequeña tortuga

    Me quedo alucinada con lo que escribes, alucinada de verdad, es que no se me ocurre nada que decir, cualquier cosa que yo añadiera ahora estropearia tu historia, es flipante.

    Yo pensaba adoptar un perro pero ya no me atrevo…

  • Beauséant

    Dios mío, Ybris que alguien nos ponga a la altura del gran Hector Hugh Munro es casi casi lo máximo a lo que podemos aspirar.. Quien sabe lo que hubiese podido hacer Saki con un ordenador e internet…

    La última vez Bowie andaba currando en el mercado descargando cajas, y los fines de semana andaba montando escenarios de grupos, esperando como todos su gran oportunidad, al menos él se la merece.

    Nunca querida Brisa dejes de ladrarle al espejo, es la mejor forma de no convertirte en una extraña.

    Supongo lademarbella que es porque en el fondo no les importa nuestro bien o nuestro mal, y sólo son capaces de reaccionar a posteriori, y siempre buscando la solución más sencilla, nada de indagar en las causas verdaderas.. Yo sólo te digo una cosa, cuidado con los teckel…

    No me creo que unas pobres líneas dejen sin palabras a toda una pequeñatortuga.. Nunca he sabido como era la relación entre perros y tortugas, sólo conocí una y era un poco extraña, el perro huía y la tortuga jugaba a morderle la cola cuando dormía.. Lo cual demuestra que los perros temen a lo desconocido y las tortugas siempre quieren saber más..

    Hey, ReDGirl cuánto tiempo sin verte por estos rincones 😉 muchas gracias….

    No tengo claro, adictaacruzarenrojo lo que significa soñar con perros.. yo tengo suerte soy de los que nunca recuerdan los sueños, quizás no es que no los recuerde, quizás sólo los borre porque me asusta no cumplirlos…

    He descubierto que disfruto como un enano respondiendo comentarios.. Gracias !!!!

  • botas de agua

    impresionante forma de escribir. la connexión de los fenómenos aparentemente independientes… en cualquier caso, lo de la música de los móviles me recordó otra vez a Bowling for Columbine (otra vez, como tantas otras en que esta santa sociedad se empeña en fijarse en el dedo en vez de mirar allá donde señala, Hobbes contra Rousseau ¿obtusos por naturaleza? aunque hoy iba de perros y no de lobos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.