leer

Tú a Boston, yo… al infierno…

 Me arreglo como si fuese a un funeral y, tras invocar a todos los dioses, me dirijo al juzgado. Alguien quiere que sea testigo de algo que procuré no presenciar. Inventaré, me digo, nunca se me dio mal vender bosques con unicornios, hablar sin proyecto ni trayecto, y sonreír, sobre todo sonreír, que es lo que hago cuando no queda nada más que algo de cierta buenaeducación

Pero, fíjate qué estupidez que, ante las puertas de ese edificio donde dicen, se reparte e imparte justicia, este nuevo día se me antoja el del Juicio Final, y la certeza de mi inexperiencia en el arte de la moral de situación me paraliza. Miedo tal vez??. Se me olvidan todas las mentiras que pensé para el momento y sólo me vienen a la cabeza sandeces, como que podrian haberme llamado para comparecer en el naufragio de un barquito de papel… qué se yo…. El juez pregunta. Yo respondo. Salta la banca. Recordar es peligroso. Fabular es infame.

Se divorciaron una vez. Hace muchos años. Yo recuerdo aquel día casi  a diario.

11 Comments

  • AngelCaido

    La realidad tiene muchas aristas, esto es así para que no quede nadie que no tropiece con alguna de ellas.
    Solo es cuestión de tiempo hacerlo …

  • Anekea

    El divorcio es el nombre que damos al momento en que nos arrepentimos de cometer un error llamado matrimonio. Marcan más la vida de lo que debieran, pero el ser humano está condenado a tropezar dos veces en la misma piedra. Y tres, y cuatro, y las que le hagan falta.
    Un saludo 🙂

  • botas de agua

    qué bueno fue, se divorciaron una vez. ellos lo hicieron una tras otra y resultó ser que yo era el juez. juicio final? ojalá hubiera llegado antes. desde luego, yo a Boston o a California. el infierno me da mucho sofoco. cuestión de gustos. es por eso de la muerte, no vaya usted a creer que me atemorizan otras llamas que no sean las de este mundo.

  • Carmen

    Otro duelo que afrontar… enemigos que afilan sus verdades sin entendimiento.. con los roles de víctima y verdugo muchas veces asumidos…
    Las palabras a la luz se convierten en acusaciones, intimidades desveladas, recuerdos hirientes…

    ánimo porque sólo es otro juicio, otro revés de tu historia

  • la pequeña tortuga

    Ya llegará un día en que no hayas recordado ese momento en todo el día y luego se repetirán más días.
    El tiempo hará su función y, aunque nunca lo olvidarás, te parecerá una tontería que fueses vestido como para un funeral.

    Besos

Leave a Reply

Your email address will not be published.