The year of the cat

yearofthecatLas palabras nunca fueron suficiente… Después, después ya es tarde para casi todo. Demasiados verbos en confuso pasado. Y el café, y las complicadas conjeturas que creí a ratos leer en sus posos, y el frío… aquel frío que me subía desde los pies a la cabeza. Escuchaba una y otra vez aquella canción que me prestaste… the year of the cat… y algo en todo aquello me decía que nunca volvería a jugar en el equipo campeón… nunca…Años meticulosamente equivocados, o asomarse a la terraza y agarrarse fuerte al pasamanos de los viejos fantasmas, o acariciar una balaustrada de frases que nunca se han dicho y tan necesarias eran. Ya pasó, me digo… pero algunas llamadas llegan tan tarde que uno, de pronto, es consciente de que el tiempo existe y de que lo único que ha hecho hasta ahora ha sido perderlo. Ahora llueve suave sobre el alma. Lloro como si me lloviera, desde detrás, el alma. . Lágrima seca. Sensación disipada. Dolor yerto. Ansiedad de aire. Final líquido… o no. Silencio, no hay que llorar.

La foto del inicio no es nuestra, son los ojos de criatura excepcional tomada por su dueña, otra criatura excepcional… A la que, por cierto, no hemos pedido permiso para ponerla (seguro que sabrá perdonarnos)… Gracias Koffe!

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

13 thoughts on “The year of the cat”