leer

quiero que me concedas…

… el último baile…

Ella es la promesa de una vida amable y sencilla. Ha encontrado su pequeño rincón en medio de esta gran broma, y lo defiende con la dignidad de quien no tiene otro asidero y corre el riesgo de despeñarse si mira hacía abajo. Y es bonita, y me mira con ojos tristes mientras me agarra y me lleva hasta el centro del salón. Nos movemos con torpeza entre otros muchos como dementes relojes de cuerda, cada uno con su ritmo, sus horarios y sus razones, pero de alguna manera felices, con esa felicidad ingenua que es mitad felicidad mitad mentira sostenida por el armazón de los días y el loctite de la rutina.

Ella me mira y me susurra un tonight will be fine, y quiero creerlo con todas mis fuerzas. Agarrarse a ese suave NoPensar y abandonar por un instante esa enorme cacería que es la vida con las fauces de la desidia siempre a dos centímetros de rasgar la carne. Huyendo, buscando a tientas una puerta con alma de salida y un back to the eden en lo alto con enormes letras de neón. Un dulce cerrar los ojos y abandonar la Búsqueda de un norte que quizás no exista, o buscarlo en la filosofía y sus sencillas recetas de living room. Philosophia biu kybernetes, que no es plan de estropear las cosas por mucho pensarlas. Mejor dejarse mecer por esta suave música de ascensor y enterrar mi cara entre su pelo. Si, así todo estará bien, tonight will be fine.

Y, cuando ya casi te has convencido y has hecho tuyas todas las frases de otro. Cuando ya, por fin, eres capaz de decir lo que quieres pero no te atreves a decirlo. Ahora que eres un chico bueno y entregas tu mano a los mayores, ahora, justo ahora, aparece la duda, esa vieja prostituta vestida con sus mejores galas, y te besa con unos labios rotos de carmín y tabaco, y todo tu cuerpo tiembla porque sabe que ahora le perteneces, que no hay vuelta atrás y tu camino desde ahora será el camino de los que dudan, de los que caminan sin dejar de mirar atrás pero no por eso cesan en su caminar… back to the eden.

13 Comments

  • laluz

    Increíble. Me vino a visitar a mi también. Ese era el sueño que quise apagar. Que ni siquiera llegaba a pesadilla. Sólo a unos labios que quieren robarte el sabor dulce de lo que atesoras como un niño.

    Sabes qué? Que nosotros no somos sus clientes. Así que caminemos. Y a ver si conseguimos dejarla atrás, que ella es vieja, y nosotros estamos llenos de algo que nos da alas.

    Un beso B.

  • Ybris

    Pura poesía tu entrada, amigo artista:
    “felicidad ingenua que es mitad felicidad mitad mentira sostenida por el armazón de los días y el loctite de la rutina.”
    “Agarrarse a ese suave NoPensar y abandonar por un instante esa enorme cacería que es la vida con las fauces de la desidia siempre a dos centímetros de rasgar la carne.”
    “tu camino desde ahora será el camino de los que dudan, de los que caminan sin dejar de mirar atrás pero no por eso cesan en su caminar… back to the eden.”

    ¿Me permites?

    Quizás sea la vida una gran broma
    pero hay quien tiene ojos para asirla.
    Bailar con ella acaso sea ingenuo
    como todo lo hecho de tiempo y de rutina.
    Basta con que la mires para que quieras creerlo
    sin abrazarse al miedo o a la desidia.
    Ojos cerrados bastan para enfilar a un norte
    acaso inexistente.
    Basta perder el rostro entre su pelo
    para hacer de la noche algo perfecto.
    Qué importa que la duda nos invada
    o se pierda el camino entre la niebla.
    Andar será tan sólo
    volver al paraíso.

    Un abrazo agradecido a tanta inspiración.

  • Beauseant

    O, quizás laluz sea mejor dejarse atrapar, no intentar escapar de algo que no tiene nombre y habita dentro de nosotros mismo.. Hacerse mayor debe ser un poco eso, dejar de hacerse preguntas…

    Cosas que nos gustaría saber, Cosechadel66 pero que en el fondo no queremos saber.. Preguntamos porque creemos que queremos preguntar, pero cuando nos contestan nos arrepentimos (al menos en mi caso..)

    Gracias, como siempre, Ybris. Algún día, cuando aprenda a escribir, haré algo tipo Calderón de la barca, y mis protagonistas declamarán en medio de la tormenta algún verso tuyo, prometido 😉

  • F

    Mejor dejarse mecer por esa suave música, como dices, y, embebiéndose en el momento, evitar que las insistentes preguntas lo estropeen.

    Saludillos

    Merce

  • Zebedeo

    Me asaltó la duda, y se llevó todo, el reloj, los pantalones, los zapatos, la camisa, la chaqueta. Me dejó sólo en calzoncillos (no le debieron gustar) y en calcetines para mi escarnio.
    Cuando fui a denunciar a la duda en la comisaría por el asalto me dijeron que me pusiera a la cola, pues había muchos más a los que la duda había asaltado.

  • Beauséant

    Las preguntas siempre estropean los momentos, F, pero es jodido dejar de hacerlas aunque no quieras conocer las respuestas…

    Me he sentido super intelectual al verme al lado de Strauss, Lena

    Quizas, Zebedeo la duda te hizo un favor sin saberlo.. te puso desnudo frente al mundo para que enfrentases la realidad.. y, como dice doctorvitamorte, quizás tenga muchos pretendientes para darnos el último baile, pero no olvidemos que ella tiene todo el tiempo del mundo, algo de lo que no podemos presumir nosotros…

  • Tumulario

    Pero mientras dudamos seguimos vivos, mientras la duda nos mantiene seguimos estando aquí, seguimos creyendo que somos alguien porque dudamos, seguimos pensando que somos reales.

    ¿O no?

  • Beauséant

    la duda como alcayata de cordura es un buen principio, Tumulario, pero es un peso demasiado grande para aguantarlo mucho tiempo. Mejor eso, virgi, no pensemos nada, tiremos los dados y sigamos bailando…

    un placer tenerte de vuelta, jesús, como ves seguimos un poco igual que siempre..

Leave a Reply

Your email address will not be published.