historia, memoria,  leer

la araña ha perdido el apetito

En la España del futuro la InteligenciaQueProgramaVidas ha promovido UnNuevoDecreto ™ con un único artículo: a partir de su aprobación, antes de un puente y por la vía de de urgencia, los contratos de trabajo tradicionales serán abolidos y pasará a ser obligatorio trabajar a cambio de una comida diaria.

La patronal, reunida de urgencia, lo ha visto como un buen punto de partida hacia la tan necesaria búsqueda de la flexibilidad laboral, pero entienden que exigir por ley el poner carne dos veces por semana al trabajador nos puede restar competitividad frente a otros países del entorno. Más aún, dicen, cuando estudios independientes, de probada solvencia, afirman que dos raciones de arroz diarias son suficientes para que un trabajador pueda realizar actividades sencillas sin desfallecer.

Los trabajadores por su parte no han dudado en movilizarse. Las protestas parecen ir dirigidas no tanto contra el Decreto ™ como contra los funcionarios, controladores aéreos y profesores, ya que en sus convenios consiguieron incluir una mejora que les permitiría disfrutar todos los Viernes de un refresco bajo en calorías. Al parecer, afirman el resto de trabajadores, ese tipo prebendas representan un agravio comparativo inadmisible en estos tiempos tan difíciles en los que todos debemos arrimar el hombro.

Esto va para ti, chico del futuro. Recuerda que el sistema sólo dura mientras dure tu obediencia. Un precario y muy jodido equilibrio que consiste en hacer que siempre tengas algo que perder: puede ser un empleo colgado de la brocha, una hipoteca para toda la vida o la simple posibilidad, absurda de tan lejana, de poder escapar de la clase que te asignaron al nacer. Mientras tengas algo de eso a lo que agarrarte bajarás la cabeza, votarás cada cuatro años y aplaudirás con entusiasmo los discursos oxidados de los vencedores.

¿Recuerdas lo del palo y la zanahoria? Pues bien, los mercados hace mucho descubrieron que no hacía falta palo alguno y la zanahoria bien podía ser invisible. Una zanahoria mental, si lo prefieres, que cada trabajador inventa y diseña a su gusto, pero que les hace estar siempre en continuo movimiento.

Pero el sistema es codicioso y se vuelve estúpido en su ambición.

Como un entomólogo arrancando una a una las patas de una araña por pura diversión, el sistema ha descubierto que por mucho que te arrebaten sigues levantando muros cada vez más estrechos en los que te sientes afortunado atrapado en tu pequeña isla de irrealidad. Pensando que las cosas podían ser mucho peores; piensa en pesadillas nucleares, en los niños que se mueren de hambre cada noche en tu televisión, ¿Lo ves?, vives en el mejor de los mundos posibles.

Mira siempre a los que son peores que tú y nunca harás nada por ser un poco mejor.

Anotación 22: la araña, impedida tras la amputación de cuatro extremidades, trata de seguir acercándose a la comida. El esfuerzo es titánico y hermoso, aunque quizás gaste más energías de las que pueda lograr con la comida que se encuentra al otro extremo de su jaula.

La pregunta que tienes que hacerte, chico del futuro, es ¿cuánto más tienen que quitarme?, ¿en qué punto de la campana de Gauss tengo que situarme para no tener nada que perder?

Quizás, chico del futuro, ya te hayas dado cuenta, ¿verdad? El sistema te necesita pero no te ama, sólo quiere mantenerte en los límites, ni dentro ni fuera. Eres una arista, un luser, un borderline, un perdedor. La carcasa vacía de un tipo sin suerte, el polvo de una noche con un hombre de negocios casado. La ración pequeña de patatas fritas que te tomas mientras esperas el plato principal.

Hay mucho odio agazapado al fondo de tu tristeza, lo sé chico del futuro. Nos odiarás a nosotros que pusimos tu vida a los pies de los caballos, odiarás a todos los que miraron su comodidad y la antepusieron a tu porvenir pero, por encima de todas las cosas, te odiarás a ti mismo por ser tan estúpido y complaciente; por creer que la última vez que te pisaron sería la primera.

Pero sólo tienes una vida, chico del futuro. Lee, piensa y organiza toda esa rabia y, si eres un poco listo, la guardarás en el fondo de un cajón y harás lo posible por ser como aquellos que te jodieron la vida.

Es triste, chico del futuro, pero lo cierto es que no tenemos arreglo. Ya no, chico del futuro, quizás hace siglos sí, pero es tan tarde para ti como lo fue en su día para cada uno de nosotros.

Anotación 32: La araña, sin ninguna extremidad por arrancar, ya no busca la comida y agoniza tristemente en el mismo rincón de hace dos días. La conclusión es sencilla: una araña con las extremidades amputadas pierde por completo el apetito.

13 Comments

  • virgi

    Crudo y real. Es triste y algo extremista, pero sin duda, nuestros jóvenes lo tienen muy mal.
    Hace tiempo que llevo pensando en esto, mucho antes incluso de esta crisis (me molesta hasta escribirla), un par de generaciones, o muchas más, a los pies de los caballos, como bien dices.
    Un abrazo.

  • Vanessa

    Ha sido un poco duro leer esto,es difícil atravesar por las pupilas la dura realidad.
    Si hay algo de bueno en esto, es que tenemos menos extremidades que las arañas, acabarán pronto con nosotros y así también perderemos el apetito.
    Besoss

  • nombre (*)

    Berlín, Doctor Deseo, Barcelona, Le Punk.

    Me he adentrado en este mundo hasta sus inicios, movida por esos cuatro vértices.
    He encontrado escrito lo que quisiera haber gritado en llantos.
    Buscaba respuestas, he encontrado más preguntas.

    Sobran felicitaciones por tal fantástica obra.
    Espero que aun dure muchos años,
    seguiré en la espera de nuevas letras.

  • Beauseant

    Son letras escupidas con odio, virgi, ni tan siquiera sabia si publicarlas o no. Me siento estúpido cuando lo hago porque sé que no soy más que otra persona hablando de lo mismo y sin hacer una mierda. Y, lo peor, es que no creo que la cosa acabe rápido, Vanessa, creo que estamos al principio de algo que no nos gustará y, claro, en lo que no podemos ganar, no podemos aspirar al empate y ni tan siquiera nos dejan levantarnos de la mesa y acabar la partida.

    Muchas gracias nombre(*) leer tus palabras hacen que el seguir con esto, el no sentirse tan solos, tenga algo de sentido. Berlin es la ciudad, Barcelona un lugar de paso y la música, la música lo es todo. No sabemos durante cuanto tiempo, me gustaría pensar que para siempre, por eso, porque creo que todo esto debería tener algún sentido, una continúa búsqueda, como bien dices, de preguntas más que de respuestas…

  • Viuda de Hombre pez

    Dices: “creo que estamos al principio de algo que no nos gustará “. Tal vez estemos al principio (por aquello de la fecha a la que estoy yo el día que te escribo esto), de algo que nos ofrece la posibilidad de hacer que nos guste.
    En fin, sólo quería desearte lo mejor de lo mejor para los años que vienes, y agradecerte en el alma que leas y me dejes tus cositas en El Pez. Eso me llena de orgullo y satisfacción, jejejejej..
    abrazos, abrazos…

  • Beauséant

    siempre lo digo, la tristeza es una palabra bonita, Marvel Girl..

    y, claro, Viuda de Hombre pez, siempre que uno se encuentra al borde puede optar por deprimirse o por saltar 🙂 (y, claro otra vez, es un placer pasarme por sus líneas)

  • Maman Bohème

    Pero lo hacen tan bien Beauséant…nos quitan las cosas muy despacio, para irnos acostumbrando, para que no nos rebelemos.
    Es como lo de hervir la rana…si la metes de golpe saltará, pero si la metes en agua fría y la hierves lentamente ni se dará cuenta…
    Nosotros somos así. No nos damos cuenta. Lentamente vamos acostumbrándonos y siempre hay alguien peor. ¿Quieres estar peor? entonces no te quejes…
    Luego un poco más y además la culpa no es de los de arriba sino del vecino que no trabaja lo suficiente o no trabaja…y tu debes mantenerlo…etc, etc…
    Crea y mantiene un mundo que no se queje…
    ese es nuestro futuro, porque esos hijos han crecido así. Y sólo se rebelarán entre ellos. No se unirán para combatir.
    Los que mandan saben hacer las cosas muy bien y tienen mucha paciencia.
    Yo no me conformo, pero no veo que podamos mejorar…

  • Beauséant

    Sabias palabras, Maman Bohème la metáfora de la rana es perfecta para este tipo de situaciones. Si siempre estamos mirando a los que están peor, a los que sufren mal, entonces, entonces nunca nos moveremos.. nos han divido tan bien, nos han hecho creer que tenemos tanto que perder…

  • kadannek

    Me siento agradecida por haberme recomendado leer esto. Hubo partes muy brillantes, que provocaron un “click”, un eco en mi cabeza. “Recuerda que el sistema sólo dura mientras dure tu obediencia.” toda la clave está allí, la más pura verdad, la más dura y sincera realidad. Hay que alzarse, pero no con rebeldías destructivas y estúpidas, no queremos anarquistas narcisistas que se creen extraterrestres venidos de otra galaxia, sino personas astutas, capaces de pensar y decidir por sí mismas. Esto requiere valentía; ser el clavo que sobresale, sabiendo de antemano, que recibirás el martillazo, pero que habrá valido la pena.
    “El sistema te necesita pero no te ama”, por eso quieren un orden mundial, por eso quieren tantas guerras, el sistema funciona perfecto sólo con 1.000.000 de borregos drogamos, sonmolientos y hambrientos, a los que les obligan a agachar la cabeza, porque “siempre tendrán algo que perder”.

    Me conmoviste mucho, me encolericé, me entristecí, reflexioné.
    Buen trabajo.

    http://angusnous.blogspot.com

  • Beauseant

    Cada cosa se escribe en su momento, Kadannek, a veces sale la rabia, pero la verdad es que me siento culpable porque creo que, en el fondo, tampoco hago nada por remediarlo. Es un sistema pegajoso, no nos deja entrar pero tampoco salir y al final, por omisión o por actuación, acabas formando parte del mismo.

    Al final queda escribirlo y, con mucha suerte, que esa reflexión sirva de algo para intentar tenerla presente.

  • Mar y Sal

    Bien, parece que vengo del futuro, al menos un par de años. Beauseant, tus textos son estremecedores pero verdaderos como el pan. El único punto de partida para que algo cambie es la verdad, la consciencia, el no mirar hacia otro lado cuando vivimos en un mundo enfermo, aterrador.

    Si os fijáis, hay una gran inversión de tiempo y esfuerzo para hacernos mirar hacia otro lado, el que sea, para confundirnos; nos llenan la cabeza de basura hasta que peta. Nos marean como el juego de la gallinita ciega, vueltas y vueltas hasta que no sabes ni quién eres ni dónde estás, qué es verdad, qué mentira. Y nos someten al juego del olvido. Esa es su gran arma: que olvidemos qué somos, qué fuimos, cuáles nuestros sueños. Porque los sueños -y he leído un texto tuyo soberbio sobre la torre donde trabajas- no están para conseguirlos, sino para soñarlos (bueno, si los consigues, mejor que mejor, claro); los sueños nos dicen quiénes somos en realidad. Y eso precisamente es lo que quieren que olvidemos. Recordarnos hoy es un acto de rebeldía.

    Lo peor de los poderosos es el ejército de cómplices que tienen entre nuestras filas.

    Beauseant, no quiero pastillas contra la realidad. Sigue escribiendo así, en crudo, a mí, en lugar de inquietarme, me consuela saber que hay gente que no quiere, no acepta que le mareen con mierdas. Vale, nos moriremos y a lo mejor no hemos cambiado nada, pero al menos intentemos no babear.

    • Beauséant

      Me sorprende, y me gusta mucho, cuando alguien comenta en algún texto antiguo. Implica entrar en el sitio, dar vueltas y dejar el comentario en el sitio exacto… requiere paciencia y dedicación, así que muchas gracias porque, además, veo que te has dado una buena vuelta y, bueno, eso es lo máximo a lo que puedes aspirar cuando tienes un sitio modesto como este.

      Lo he escrito alguna vez por aquí, pero siempre he pensado que no podemos pensar en la victoria, que la victoria nunca se encuentra a nuestro alcance, pero si debemos creer en la pelea. En esa lucha del día a día que parece no llevar a parte alguna y, bueno, quizás no lo haga, pero al menos no nos deja bajar los brazos antes de tiempo. En esa pelea muchas veces te equivocas, otras veces puedes cambiar de opinión, pero nunca dejas de pelear… para mi eso es lo importante, me aterra dejar de hacerlo.

      Y, a veces, tienes suerte y encuentras este comentario en un texto viejo que te sigue sonando como si lo hubieses escrito ayer, y te sientes un poco menos sólo, con menos dudas, con las mismas ganas de seguir peleando.

      Muchas gracias.

Leave a Reply to Viuda de Hombre pez Cancel reply

Your email address will not be published.