cíclopes

Tarde temprano ocurre, no importa lo mucho que haya caminado ni en que dirección lo haya hecho, al final el fotógrafo se acaba enfrentando al vacío de su propia existencia. Un vacío ante el que no existe texto alguno que lo llene ni foto capaz de encuadrarlo.

Como todos los seres humanos, me diréis, no hay nada nuevo en tropezar con viejas piedras que llevan toda la vida preparadas para golpear nuestros pies desnudos.

Es cierto, os respondo, pero no es el mismo acto porque los fotógrafos nunca se enfrentarán a ese vacío en completa soledad. Llevarán por delante sus pequeños artefactos electrónicos, a veces escudo, a veces espada, preparados para dar algún sentido a algo que quizás no lo tenga, o lo tiene pero es imposible encontrarlo, o no lo tiene y ni falta que le hace o…

cíclopes

Quizás ese sea el fin último de esa magia que es hacer fotografías. Levantar una barrera contra lo incomprensible, construir un ritual que transforme a sus creyentes en cíclopes condenados a ver el mundo con un ojo cerrado y el otro pegado al visor, pequeño rectángulo sin ruido ni furia donde sólo queda el fotógrafo y el abismo inmenso de todas esas fotos que aún no has hecho tuyas.

Que matarías por hacerlas tuyas.

Para O.G, la primera persona a quien escuché hablar sobre fotógrafos devenidos en cíclopes.

12 Replies to “cíclopes”

  1. Transformar a sus creyentes en cíclopes condenados a ver el mundo con un ojo cerrado y el otro pegado al visor,
    con la boca pegada al tenedor
    con el calzoncillo pegado a tu sexo o la piel
    Con las palabras pegadas a lo que cada uno siente….
    y eso es
    solo PERCIBIR

  2. Hoy me has llevado a recordar la mitología griega, de pequeña me imaginaba a aquellos gigantes como algo fantástico y horroroso, sólo con pensar en ello ya me daba miedo, hoy en día, tras hallazgos encontrados, se cree que esos seres de un solo ojo han existido, en Texas, creo que ha sido, se ha encontrado un esqueleto de más de dos metros con un cráneo en el que solo aparecía un hueco para un solo ojo.
    Si ese cíclope fuese capaz de coger tu cámara, estoy convencida de que nunca lograría hacer unas fotos tan bellas como las tuyas.
    El verdadero fotógrafo, aunque sólo tenga un ojo pegado al visor y el otro cerrado, pone alma y corazón en cada foto, aporta sensibilidad, emoción, sabe elegir el lugar y transmite porque nos hace palpitar ante su contemplación. ¡Preciosa foto!
    Cariños.
    kasioles

  3. Es cierto..la idea del cíclope me parece genial, tiene que ver con la magia la fantasía y la creatividad.
    O acaso los fotógrafos no son seres fantásticos?
    Un abrazo y felicitaciones estimado amigo.

  4. Así es, MUCHA, pegarse a la realidad porque es lo único que tenemos, e intentar exprimirla al máximo… al final es lo único que tenemos, así que mejor intentar aprovecharlo al máximo.

    Yo pensaba igual, Toro Salvaje, cerrar los ojos y a la mierda todo, pero, ¿sabes? No sirve de nada, el mundo sigue igual y cuando vuelves a abrir los ojos, y siempre volvemos a abrirlos, el mundo es aún más incomprensible que al principio.

    Sólo con leerte, kasioles, dan ganas de no dejar de hacer fotos nunca 😉 Creo que lo bueno de tener la fotografía como un hobby es justo lo que dices. Que cada foto que haces se lleva una pequeña parte tuya. Oye, que lo mismo la foto es una porquería, pero tiene algo que para ti fue especial, algo que te impulso a tomarla.
    Sospecho que cuando la fotografía se convierte en trabajo, como cualquier trabajo, acaba siendo simple rutina…. Por suerte o por desgracia no lo he comprobado.

    Tan mágicos y esquivos como cualquier buena fotografía, Adriana Alba, parecen estar ahí, al alcance de la mano, y puedes pasar toda una vida intentando darles caza.. Un abrazo.

    Las cosas es mejor cuando conservan algo de su magia, ¿verdad, Anonymous?.. se pierde algo cuando se mete la ciencia y no explica todo de la A la Z.. mejor conservar un poquito de ignorancia que, en pequeñas dosis es inocencia aunque en grandes cantidades la ignorancia se vuelve muy peligrosa.

  5. Es una interesante reflexión, y me ha gustado especialmente la idea de que la cámara es a veces escudo y a veces espada. Es muy significativo, supongo que ante la realidad todos necesitamos nuestras armas y nuestra protección, en la forma que sea. Y eso, al fin y al cabo, es el arte.

    Dicen los escritores que la realidad está llena de historias, y que sólo hay que saber mirar para verlas y después escribirlas. Creo que la realidad también está llena de fotografías, pero hay que volverse cíclopes, cada uno con su mirada particular, para ser capaces de verlas y mostrárnoslas a los demás.

  6. Te cuento llevé tu texto a una de mis clases con jóvenes reporteras del periódico donde trabajo..
    Les fue difícil sumarizar lo que escribiste. Si te diera la clase a ti ¿Cómo explicarías en pocas palabras tu escrito?
    Muchas gracias por tu tiempo

  7. Suelo ser ambiguo en las cosas que escribo, Mucha, porque no me gusta dar detalles 😉 , pero ante una pregunta tan directa, intentaré contestar. Aunque creo que Angeles ha hecho un muy buen resumen.

    Creo que en la vida de todo ser humano llega un momento en el que, simplemente, dejas de creerte el mundo como es. Creces con un montón de ideas que te han puesto en la cabeza y otras que has ido componiendo con los años, pero en algún punto decides empezar a rascar con la uña todo ese edificio que has levantado y descubres, con un poco de terror, que la pared empieza a caerse.

    Hay gente que lleva eso con total normalidad, o al menos no parecen asustados, otros no, otros no pueden dejar de meter la uña.

    Cualquier proceso creativo, la pintura, la escritura, la fotografía, da igual si lo haces bien o eres un desastre, creo que sirve para eso, para intentar defenderse de un mundo que has dejado de comprender (un escudo) o incluso como un arma ante una realidad que te agrede (una espada)… Si aceptas eso, el intentar usar la creatividad para componer tu lugar en el mundo, te acabas trasformando porque la realidad que observas cambia contigo, empiezas a ver fotos, a pensar como relatos, a ponerle música a los momentos… insisto que no importa lo bueno o malo que seas en ese proceso, al final te conviertes en algo distinto… en el caso de la fotografía, un cíclope me pareció una buena metáfora de esa transformación, porque esa trasformación no debe necesariamente convertirte en algo mejor o más hermoso. Sólo eso, alguien distinto.

    Al final me ha quedado una explicación más larga que el texto y, como digo, Angeles ha resumido muy bien.

    Un abrazo a las dos (y gracias por hacer el texto más grande)

  8. Me ha gustado mucho esa semejanza entre el cíclope y el fotógrafo.

    Muy buen relato. Yo creo que el mundo de la fotografía solo tiene fin cuando el fotógrafo desaparece. Hay tantas cosas para poder captar en este mundo… tanta belleza, tanta rareza…

    Un beso grande.

  9. siempre he pensado que cualquiera puede tomar fotografías.. pero no cualquiera tiene el ojo preciso para atrapar instantes

  10. Gracias, sakkarah, el mundo es un lugar muy grande, a veces parece que ya no queda nada por fotografiar, que tanta red social ha terminado por acabar con la originalidad, pero de vez en cuando surge algo, ¿verdad?

    Sigamos persiguiéndolos entonces, ¿no?, Jo

Leave a Reply

Your email address will not be published.