Nota breve

Siempre salimos corriendo como si verdaderamente deseáramos que la foto quede movida, como relojes de arena con exceso de equipaje. Por eso nos vence la amargura azul de los días, sin nada nuevo en la lista de tareas pendientes y un único bostezo en la recámara. Como un mago demasiado aburrido de sus propios trucos, nos limitamos a esquivar los golpes y esperar a que suene la campana. Día tras día. Si se te ocurre algo mejor, escríbelo en la pared y trata de hacerte caso, por una vez, hasta el final. Pero, recuerda… no empatices demasiado. Es una puta trampa.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

11 thoughts on “Nota breve”