we can be heroes

We can be heroes llego a mi vida al inicio de los ochenta. Para mi se titulaba así, we can be heroes, porque venía grabada en una cinta pirata sin título entre otras muchas canciones que he olvidado.

Aunque entonces no lo sabía, aquella canción llevaba tiempo existiendo en el mundo antes de acabar en aquella cinta TDK. Había llegado a mi vida gastada, manoseada por miles de almas y gargantas que la habían escuchado y cantado por todo el mundo, pero en aquella España de mi infancia todo llegaba tarde. Y cuando digo todo, es todo, las canciones, las ideas… las ganas de escapar de lo que nos rodeaba. Nos estábamos ahogando y no lo sabíamos.

Mi hermano coleccionaba revistas de tecnología y era desolador cuando al pie de la página te soltaban que un juego o un nuevo ordenador llegará a España a finales de año o, la tristeza definitiva, no se encuentra previsto su lanzamiento en España. En esos momentos me daba vergüenza España y todo lo que esa palabra delimitaba, mis padres, mi barrio… mi vida.

And the shame, was on the other side.

Recuerdo el año en que descubrí la canción porque mi padre se había comprado un Ford Scort de color blanco. Es extraño, pero recuerdo el paso del tiempo por los vehículos que conducía mi padre. Tras su muerte todo se volvió más confuso.

We can be Heroes, just for one day.

Cuando conducía, mi hermano siempre me dejaba poner esa cinta y al llegar el momento cantaba conmigo el estribillo. We can beat them, just for one day We can be heroes, just for one day.

No recuerdo si sabía el significado de esas letras. Era la España en blanco y negro de las sotanas, los trajes gastados y las vacaciones en el pueblo. Esa canción parecía llegada de otro planeta, creada por seres que nada tenían que ver con nosotros para ponernos a prueba. Podíamos sentir su fuerza de forma primitiva, pero nunca llegaríamos a entenderla.

Quise poner esa canción en el funeral de mi hermano pero no me dejaron. En España esas cosas no se hacen, me explicaron pensando que me había vuelto loco. Lo enterraron en el pueblo de mi padre, con misa y un cura traído de la ciudad que no conocía de nada. Todo en blanco y negro, todo muy serio y en mi cabeza no dejaba de sonar…. I wish you could swim like the dolphins, like dolphins can swim. Though nothing, nothing will keep us together. We can beat them, for ever and ever. Oh we can be Heroes, just for one day.

Tuve un gato, mi primer compañero. Se llamaba Bowie y él también se marcho de mi vida. A eso se reduce todo, cosas que dejas marchar o desaparecen y cosas a las que intentas aferrarte como puedes. El balance nunca cuadra, eso es lo que te queda como conclusión: cada vez irán quedándote menos cosas hasta el vacío final donde estarás a solas con los recuerdos que hayas podido retener.

Había fogonazos de luz en aquellos días, aún soy capaz de traerlos de vuelta, pero con el tiempo todo se ha ido volviendo amarillo, el color de la derrota. Quizás sean nuestros ojos que han perdido la capacidad de ver el azul que nos rodeaba en aquellos años…

Los años en los que pudimos ser héroes.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 thoughts on “we can be heroes”