Rojo y negro

vtr

Esta Semana Santa he visto morir mil veces al señor en otras tantas cruces con su nombre, para verlo después resucitar, cada una de esas veces, atrapado en una especie de moviola cósmica sin sentido sobre altares de madera llevados en los hombros de fantasmas sin rostro. He contemplado horrorizado pies desnudos sobre asfalto mojado y espaldas rotas por látigos fanáticos. Cristos de escayola, cirios a medio quemar y vírgenes dolientes que suplicaban con ojos tristes.

Es el espectáculo de la necrófila España de fanfarria y estandarte, postrada ante una religión que sólo entiende la vida a través de la muerte. Vivir para morir, morir para vivir.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

27 thoughts on “Rojo y negro”