Planeando el fin del mundo

Imagina una enfermedad sin nombre ni apellido. Imagina el mal avanzando inexorable por tu cuerpo borrando todo rastro de su presencia. Imagina miles, millones de personas enfermas sin saberlo porque la enfermedad les impide saber de su enfermedad. Atrapados sin poder imaginar que hubo una época sin el dolor lacerante en los huesos, y sin vómitos cubiertos de sangre cada mañana al despertar.

Lee, revisa los periódicos, el de ayer, el de hoy, el de mañana… Cuenta, cuenta los muertos desplomados en medio de la calle sin motivo. Mira todas esas fotos, ves algo extraño ¿verdad? Observa el margen izquierdo de esta foto, o la parada del autobús de esta otra. Ahora lo ves, el niño rubio que ríe indiferente a las bolsas amarillas con forma de personas tumbadas en la acera. Es el mismo niño en todas las fotos… Veo en tu rostro que al final lo has entendido. Distintas ciudades, distintos países y siempre el mismo niño: rubio, eterno, y con una sonrisa inmutable pintada en el rostro.

No olvides esa cara, graba cada línea, mira sus ojos, recuerdalos. Mañana cuando los veas camino del trabajo sabrás que es el final.

Leave a comment

Your email address will not be published.

16 thoughts on “Planeando el fin del mundo”

%d bloggers like this: