leer,  mirar

le phare du bout du monde

Cada vez que el ser humano llega hasta un acantilado inmenso lo primero que hace es plantar un faro para, acto seguido, decretar que ha llegado “al fin del mundo”. Pero dilo en latín, mi alma, que todo queda mejor cuando lo escribes con letras góticas, el finis terrae, el nadir del mundo conocido. Hasta ahí hemos llegado, nada menos, usque ad finem. Señores, desde aquí a la posteridad.

Y así pasa, miras los mapas de los viejos descubridores y te los encuentras llenos de “fines del mundo” que más parecen un monumento al cansancio de sus descubridores.

Ya he caminado mucho, he perdido a la mitad de los hombres que venían conmigo en esta estúpida aventura, las piernas no me aguantan y no creo que viva lo suficiente para recorrer el camino de vuelta. Hemos cumplido, nadie puede exigirnos más esfuerzos. Hagamos el puñetero faro, digamos que es el fin del mundo, que hemos visto al sol caer ante un abismo inmenso y dragones, llenad el maldito mapa de dragones con las fauces bien abiertas para que todo el mundo tenga claro de lo que hablamos.

Pero el mundo no se acaba ahí, nunca se acaba, ni el mundo, ni tus miedos, ni tus desgracias. El mundo, al igual que nuestros errores, es un problema circular que siempre nos lleva de vuelto al punto exacto de partida, al puñetero faro rodeado de dragones.

20 Comments

  • Cabrónidas

    Hasta hoy en día los hay que defienden que la Tierra es plana. Es como si para ellos el fin del mundo estuviera más definido. Y bueno, si superas tus miedos, superas tus límites; dicen.

  • Toro Salvaje

    Toda mi vida he fantaseado con la idea de vivir en un faro.
    Eso sí, el faro tenia que presidir un mar encrespado e indómito, con vientos huracanados y tormentas inacabables.
    Un faro de este estilo encontré en Costa da Morte.
    Y me dieron ganas de okuparlo….

    Estos días estoy leyendo sobre astronomía y lo de la Tierra me parece una broma en comparación a lo incomprensible e inacabable del o los universos.

    Un faro galáctico es lo que necesito ahora.

    Saludos.

  • José Luis

    Miedos, dudas, errores… Así es la vida, y tal vez, plantemos ese faro para poder creer que hemos llenado ese aprendizaje y conjurar todos los miedos.
    Hermosas fotos y un genial texto reflexivo, enfrentado de una manera casi lírica.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

  • Beauséant

    Nunca he tenido claro eso de superar los miedos, Cabrónidas, yo ahora estoy en fase de intentar vivir con ellos y llevarnos lo mejor posible 🙂 Sobre la tierra plana, he estado en la costa de la muerte, quizás en el mismo faro del que habla Toro Salvaje y, cuando ves ponerse el sol allí, es fácil pensar que sí, que ese es el fin del mundo.

    Ya casi no quedan faros, Toro Salvaje, ahora quieren hacer hoteles, museos, monumentos… algunas de las ideas parecen casi una ofensa a toda la gente que dió sus vidas en ellos. A mi me gustaría ser farero de uno de esos faros intergalácticos.

    Tienen algo, ¿verdad?, SES, la ubiación, claro, pero algo en su forma, en… no sé, la verdad.

    Muchas gracias, José Luis.. creo que has hecho un buen resumen de las vidas, caminas por la oscuridad a tientas, sacas fuerzas y levantas un faro que te deja ver un pequeño trozo del territorio, avanzas de nuevo hasta la oscuridad, te adentras en ella y vuelves a empezar.

  • evavill

    Me ha hecho gracia lo de que el motivo fuera el cansancio.
    Ale, aquí se acaba el mundo que ya no puedo más, plantó un faro y me vuelvo a casa, jajaja.
    Los faros son muy atrayentes y suelen estar en lugares muy bellos. Pero no me gustaría vivir ahí, ¡qué miedo!
    El mundo puede que sí se acabe al mal paso que vamos y si no se acaba él , sí que nos acabaremos nosotros y con ellos todos nuestros problemas.

  • Beauséant

    Hay salida, PATRICIA PLAZA, dicen que siempre hay una salida.. si la encuentras, haz un plano para que el resto podamos salir también 😉

    Efectivamente, JOSÉ A. GARCÍA, eso es algo que nos cuesta entender, que el mundo no se acabará, seguirá girando, pero lo hará sin nosotros. Nos hacemos los interesantes diciendo que tenemos que salvar el mundo, pero es mucho más egoísta, nos queremos salvar a nosotros… y ni eso somos capaces.

    Los románticos dicen que es el amor lo que mueve el mundo, EVAVILL, yo creo que es el cansancio.. en mi vida creo que he hecho más cosas por cansancio, por hartura, por no querer más, que por amor 🙂 Y, como decía ahí arriba, no nos preocupemos por el mundo, estará mejor sin nosotros, unos inquilinos tan desagradables.

    La vida, el tiempo.. nuestros errores, MYRIAM, a veces creo que mi vida es un bucle de escenas que salieron mal 🙂

  • kasioles

    Yo ya me conformaba con regresar a mi tierra, volver a subir a la Torre de Hércules y contemplar desde allí la inmensidad del mar, el resto lo imaginaría a mi antojo., es otra de las formas de enfocar la vida.
    Cariños.
    Kasioles

  • Luz

    Yo creo que está relacionado con la forma limitada que tenemos los humanos de conocer el todo, de ahí que necesitamos avanzar con el último referente paso a paso , un faro, una teoría; desde el “ya lo hemos descubierto todo” hasta encontrar a partir de ahí el tramo siguiente.
    Pero gracias a estos faros del fin del mundo tú creas unas fotografías espectaculares que no tienen fin. 🙂

  • Mento

    Solo te ha faltado plantar un pino detrás del faro. Lo siento… Pero es que si no lo escribo reviento. Es la sensación que he tenido al terminar de leerte. Para lo que hay que ver a veces en el horizonte…. Naaa, es que estoy deprimida y me pongo muy cabrona.
    Siempre me han gustado los faros por eso de que son un punto de luz en mitad de la galerna. Aún sigo esperando enamorarme al pie de uno y que el chico de 18 años que movió el pueblo entero para que me abriesen el faro se pudiera quedar en un para siempre… En fin… Somos nosotros y nuestros límites … El mundo no los tiene, gira redondo al compás del tiempo que transcurre.
    Un beso.

  • Beauséant

    Has descrito una postal, kasioles, espero que algún día regreses a ese lugar…

    Sí, eso creo yo también, Luz, cuando eres consciente de lo poco que sabemos te vuelves loco, así que es mejor eso, dar unos pasos en la oscuridad, plantar una luz y seguir avanzado de nuevo hacia la oscuridad… a veces parece que no avanzas, pero cuando miras hacia atrás…..
    (muchas gracias)

    Jope, Mento, me has estropeado todas las buenas vibraciones que estábamos aquí generando 🙂 Imagina que ocurre eso que describes, el chico de 18 años, el faro abierto, una música de comedia romántica y aparece alguien haciendo sus necesidades en la parte de atrás del faro… pues eso 🙂
    Nosotros y nuestros límites, sí, a eso se reduce todo, a los límites reales y a los que nos imponemos con las dudas y los miedos..

  • Gabiliante

    He visto un camión cargado con un motor enorme y tres hélices mayores aun, que se dirigen al faro.
    “Cambiadores de paisajes punto es”, ponía el la puerta de la cabeza tractora.
    Saludosss

  • mag

    Hola, Beauséant.
    Me gusta leerte y quedarme con las fotografías que enmarcan tus textos. en este, sobre el infinito de un mar que se acaba, el brillo de una esperanza, porque eso es un faro, una esperanza de que la tierra está ahí, pero no para ser un final sino para evitarlo.
    Un beso enorme.

  • Beauséant

    Así son siempre los faros en mi cabeza, lanochemaslargademedianoche, así deberían ser siempre aunque a veces los estropeamos con tanto turismo.

    Me temo, Gabiliante, que somos incapaces de vivir en el mundo sin cambiarlo para peor. Algo se me rompe cuando veo un paisaje con tantas helices.

    Muchas gracias, mag, era justo lo que quería transmitir al escribirlo, aunque lo haya hecho de una forma no muy seria. Los faros eran la forma de avanzar en la oscuridad cuando el mundo aún era muy grande para comprenderlo. Ahora parece que se no ha quedado pequeño, ¿verdad?

  • Erik

    Sí. Reconozco que es una visión de un bucólico de cuento. Pero no dejara nunca de ser un pegote ahí plantado por un bípedo gilipollas que no quería perderse.

  • beauseant

    Vaya ERIK, te veo un poco enfadado con los faros, o quizás con los bípdeos 🙂 En los últimos años supongo que han perdido parte del encanto, pero imagina los primeros faros, llevar los materiales, intentar entender un mundo que, entonces, era enorme…. He leído demasiado a Julio Verne, supongo, el título de la entrada era un homenaje 😉

Leave a Reply

%d bloggers like this: