leer,  mirar

dicen que es hoy

Dicen que es hoy. 25 de octubre. Mi antojadiza memoria me juega malas pasadas. 76 años. Y, como si de una vieja película se tratase, sólo recuerdo algunas escenas inconexas entre sí, personajes sin guión, papeles sin personaje… Caprichosa memoria… Podría recitar verso por verso aquel poema de Magalhâes y, sin embargo, no recuerdo que el señor que me toma la mano haya sido alguna vez mi hijo… Ya ves, el obstinado recuerdo de unos versos no impide que me perciba como el tercer piloto. Inútil. Redundante. Cada día más aislada y lejana. Entrando a la Nada por el costado de la soledad de mi desmemoria. 25 de octubre. Es hoy. 76 años. Sonrío a la tarta de cumpleaños con la memoria de quienes aún sienten… Arbitraria memoria. No recuerdo mi nombre pero sé que a los 17 me enamoré, como todos, de la inmensidad del mar. Se llamaba Paco. Creo que era guapo. Debió de marcharse, supongo. Debió dejarme, como ahora, asomada al pozo oscuro que soy yo misma… tiritando… Conjeturas. No le digas a nadie que he muerto. Si algo más ocurrió… lo he olvidado.

26 Comments

  • Ángeles

    En efecto, la memoria es caprichosa, y a veces malévola, porque nos trae los recuerdos que más duelen y se guarda los felices.

    Aun así, qué miedo debe dar perder la memoria por completo, no saber ni qué eres, ni con quién estás…
    Dicen que a las personas que sufren esta enfermedad hay que demostrarles nuestro amor, aunque no sepan quienes somos, porque sí se dan cuenta de que son queridos. “No sé quién eres, pero sé que me quieres”.

    Las dos últimas frases de tu texto son bastante inquietantes…

    Saludos!

  • Maia

    Lo viví con mi madre y es una situación difícil el proceso, mucho más para ellos, luego, cuando ya no hay lucha por recordar y hay una especie de serenidad alojada en la memoria, vuelves a mirar sus ojos y sientes que, aún sin recuerdos, está tranquila, sin sobresaltos ni luchas; y ahora es tu turno de llorar porque estando; ya no está.

  • Alfred

    Tiene que ser algo tremendo, ese ir desapareciendo poco a poco para los demás, verse uno mismo diluyéndose.

  • Beauséant

    No había contemplado la posibilidad de la maldad, ÁNGELES, para mi doña memoria era un funcionario aburrido que siempre anda perdiendo los papeles y nunca los entrega a tiempo. Pero, es cierto, determinadas enfermedades la vuelvan malévola, sacan lo peor que lleva dentro.

    Para los que lo observan “desde el otro lado”, es duro, a veces dan ganas de decir algún reproche, de sentir que no es justo lo que te hace la otra persona. Pero no podemos hacer eso, hay que ignorar esa parte, seguir entregando el cariño como si hubiese alguien al otro lado.. quién sabe, quizás algo acabe llegando.

    Un abrazo.


    Una forma cruel de perder a alguien, así es, MAIA, se te ha ido, pero sigue ahí, mirándote con ojos vacíos a la espera de irse de manera definitiva. Ya sin tiempo para adioses ni frases con sentido.. Muy cruel, sí.


    Me lo he preguntado muchas veces, ALFRED, aunque no quiero saberlo, ¿qué ocurre en el otro lado? Son conscientes de ese olvido, saben que se diluyen en la nada?? o, quiero pensar, son felices en ese caos que mezcla rostros y fechas… en el que todo es nuevo cada día… Lo dicho, no quiero saberlo

  • gabiliante

    Memorias del futuro, porque es algo hereditario, según dicen.
    Mi madre está a los inicios, y hace un mes murió su último hermano, y tuvimos que comunicárselo unas cuantas veces hasta que se le quedó.
    Curiosamente ilustras el texto como el último mío, con un reloj sin SAETAS.
    Y curiosamente la semana pasada leí un libro de relatos en que uno de ellos describe creo que acertadamente ,como el tuyo, el estado en que se encuentran. Como deja más bien mal cuerpo, no te lo recomiendo, así que no te digo el título.
    Espectacular la foto de las flores en llamas
    Abrazooo
    PD: Atención Spoiler: El título es “la respiración cavernaria”; mejor te lo digo para que si curiosamente te lo tropezarse por el camino, no lo leas. Así ni por casualidad.

  • Beauséant

    Creo que hay muchos factores en juego, GABILIANTE, aunque es verdad que puede ser hereditario, digamos que ahí hay cartas marcadas, me temo.
    Me gusta representar los relojes siempre sin las saetas, para mi es una forma curiosa de representar el paso del tiempo, casi todas esas entradas las agrupo aquí: https://www.elartistadelalambre.net/tag/acrono/

    No puedes decirle a mi alma gatuna que no haga algo y esperar que no lo haga… Me temo que acabaré cruzándome con ese libro.


    Ciertas dosis de olvido, JOSÉ A. GARCÍA, son necesarias, totalmente de acuerdo. Imagina vivir recordándolo todo, sería horrible, ¿verdad? Como esas personas que tienen hipersensibilidad en la piel y el más mínimo roce les provoca heridas.

  • laacantha

    ¡Un texto maravilloso! ¡La dichosa memoria y la dichosa vida! He escrito esas dos frases y tuve que ir a la cocina por mi café matinal , al volver con mi taza de café me pregunto…¿ De que tema se trataba en el texto ? Lo leí dos veces , es maravilloso., lo confirmo. Un abrazo. ( Menos mal que ,de momento, no me olvido tomar mi café de las mañanas)

  • tonYerik

    Recuerdo que algunos dias mi madre me preguntaba… ¿Eres mi hijo, verdad? Pero solo a dias.
    En fin, la moria es algo electrico y a veces no hace contacto conde debería.

    Como suelo decir, antes yo era al menosde 32bits,vaya un multitarea. Ahora llevo un papelito cuando voy al super, porque puede ocurrir que me vuelva con lo que debi comprar ayer o hace unos dias y sin lo que voy a recoger hoy.
    Deben ser cosas de la edad.

    Salud.

  • Fackel

    Me ha gustado la redacción. Me tienta a retomar el tema. Pero da miedo. Mi padre tenía pánico a perder la cabeza como su madre. Sin embargo no la perdió y llegó a 95. Es uno de los mayores horrores de la degeneración que todo el mundo vamos teniendo del propio cuerpo. Y mira que tiene zonas este. Pues el olvido, la confusión de la mente, la pérdida de identidad tiene tantas proyecciones dentro del indiciduo y fuera de él, en los que le rodean, que da espanto. Ojalá no tengamos que pasar por ello. Ya digo, me gustó tu estilo.

  • Beauséant

    Dichosa memoria y dichosa vida, así es, LAACANTHA, nos trae, nos lleva y, a veces, nos abandona en lugares desconocidos. Gracias por pasarte y compartir un café, es bueno poder compartir algo, lo que sea, en estos tiempos tan extraños.


    Me pasa algo parecido, TONYERIK, no sé si pierdo memoria o se ha vuelto selectiva. Una especie de funcionario malhumorado que ha llegado nuevo al puesto, ha abierto todos los archivos y ahí anda, decidiendo lo que es importante y lo que no… El problema es que no estamos de acuerdo sobre lo que deberíamos salvar.

    Cosas de la edad, sí, hay demasiadas cosas que son cosas de la edad.


    Una pesadilla, TORO SALVAJE, que te toca enfrentar con pocas ayudas. Los médicos andan demasiado ocupados salvando los cuerpos y rara vez se preocupan por las mentes y las almas.. mucho menos de los que asisten a esa lucha entre en el enfermo y su enfermedad sin saber que pueden hacer.


    Muchas gracias, FACKEL, es complicado abordar ciertos temas. Y, es más, no tengo claro si logra algo con abordarlos, más allá de quitarnos pesos de encima, que no es poco.

    La clave es lo que has dicho, la pérdida de identidad, todo ese largo acumular que es la vida, experiencias, golpes, momentos… perdido de golpe. Para ti, y para todos los que te rodean… Con razón es uno de nuestros mayores miedos.

  • Cabrónidas

    Claro está, para que algo sea un recuerdo, tiene que ser algo pasado, y siempre digo que el pasado es lo que somos y habla por nosotros. Sin recuerdos es como si tu pasado no existiera; como una muerte en vida, sin dolor, sin nada.

  • Joselu

    Si nos preguntamos qué es lo que somos en esencia, podríamos decirnos que nos pueden sustituir el riñón, el corazón, el hígado, extirpar el bazo… y seguiríamos siendo nosotros mismos. La respuesta de qué es lo que somos es que somos esencialmente memoria. Si hubiera trasplantes de cerebro, algo totalmente imposible hoy día, y un órgano fuera llevado fuera de su cuerpo a otro, habría dejado el segundo de ser él mismo porque lo que es absolutamente esencial es la memoria, ese recuerdo más o menos preciso de tiempos pasados. Por eso, nos son tan trágicas las enfermedades cognitivas en que dicha memoria se va diluyendo hasta desaparecer desde nuestro punto de vista. Lo paradójico es que las religiones propugnan la disolución del ego, el hinduismo, el zen, el taoísmo y otras. ¿No es acaso la disolución absoluta que producen la enfermedad innombrable, el grado máximo posible? ¿No será un estado sagrado que no logramos comprender desde fuera? Hay un relato breve que aborda dicho proceso misterioso desde este lado. Se titula Mi madre, y el autor es Yasushi Inoue, en la editorial Sexto piso. Supongo que se supone de qué va dicho texto.

  • Diego

    ¿Será realmente así? Tengo un amigo muy querido que está sumergiéndose en ese pozo. Me lo llevo a veces a tomar unas cañas. No habla, pero sonríe constantemente. Eso, en parte, me consuela…

  • María

    No sé si será q hace unas semanas por culpa de una tonelada de trabajo q me sepultó no parecía casi por los blogs o q tu blog padece alzheimer conmigo, pero desde el ordenador no puedo entrar en tu página , lo llevo intentando toda la mañana y no hay forma, ahora lo hago desde el móvil…En fin, aunq tu texto es realmente estupendo , como todos los tuyos y por supuestísimo la imagen -has hecho un montaje tsn bueno q oarece real- dudo muchísimo q una oerdinavq padece alzheimer ses capaz de hacer las elucubraciones q hace tu protagonista, nisiquiera a ese Paco recordaría, mucho menos ser consciente de su muerte en vida ..lo veo en mi madre , q no padece alzheimer pero sí episodios de demencia , cuando está en esos estados deja de ser ella y todo lo q aparece en su mente es un revoltijo q ni ella controla …de hecho el alzheimer es pura desconexión con la realidad q viven , como si el cerebro se les apagara…creo q para quien de verdad debe ser terrible es para sus cuidadores ..la memoria es muy poco fiable , al menos la mía , recuerda lo q quiere, como quiere, eso sí, la mia es estupenda olvida tofoblo malo y sólo recuerda la bueno y encima amplificado, por eso siempre digo q la biología de cada uno incide directamente en el grado de felicidad de q disfrutamos , como yo nací medio inconsciente y perdida en mis mundos siderales conscientemente ,siempre me he sentido razonablemente feliz ; ) un beso !

  • Beauséant

    Así es, CABRÓNIDAS, somos lo que vamos acumulando, lo bueno, lo malo y las zonas grises entre medias. Perder eso es reducirnos a la nada, perderlo en vida, aún peor.


    Has hecho un paralelismo muy interesante, JOSELU, por un lado el saber dónde reside lo que somos, incluso qué queremos decir con “lo que somos”. En cierto modo las religiones han intentado responder a esa pregunta, nos han presentado modelos de lo que tenemos que ser… Es curioso lo que comentas de ciertas religiones que persiguen, precisamente, la desaparición de ese algo… Me has hecho pensar en un templo budista en el que las personas con demencias son consideradas sagradas.. ¿te imaginas? que sean ellos los que han logrado “transcender”. También me ha dado por pensar en las inteligencias artificiales que prometen cargar ese “lo que somos” en formato binario, y entregar a familiares y amigos una replica digital de ese algo, ¿es posible?, ¿de verdad puede replicarse o será una voz y unos gestos conocidos y nada más? Has ampliado el texto, gracias … y gracias por la recomendación, salgo con muchas cosas de esta entrada.


    Las historias siempre se parecen, ALÍ REYES, en el fondo no somos originales en casi nada. Las historias se repiten, pero cada persona les añade ese algo que las hace únicas… Ahora soy yo quien se queda con curiosidad 😉


    Gracias, CITU, un tema complicado, sí.


    Muchas gracias 🙂 CLÉIA


    Esa sonrisa, DIEGO, me temo que puede significar cualquier cosa, pero si esa cosa es un recuerdo feliz.. no sé, supongo que es lo mejor que puede hacer, aferrarse a él. No soy optimista, lo acabará perdiendo, pero mientras dure…


    Vaya, MARÍA, me fastidia leerte que tienes problemas para poder entrar, ¿te da algún mensaje de error?, ¿no carga bien?, no creo que pueda hacer mucho, pero dime y pregunto, yo siempre pregunto 😉

    Tienes razón, cualquier aproximación que haga a ese tema es, por suerte, algo que sólo puedo intuir. La palabra revoltijo, sí, posiblemente sea la más aproximada, una madeja sin inicios ni finales, tiras de un hilo y sale todo mezclado, todos los colores, todos los rostros… Es una enfermedad doblemente cruel por los cuidadores, sí, es fácil desesperarse, duele ver ciertas cosas, pensar que lo hace a propósito, que nos quiere hacer daño.. cuando la realidad es otra, es esa madeja, claro. Pero no todos los días son buenos, el cuiddador siempre tiene que tener un buen día para afrontarlo, y no siempre es posible, es fácil hundirse, es una enfermedad que lo devora todo como un agujero negro. He conocido gente que ha huido, y no pudo culparlas, la verdad.

    Siempre he dicho que tengo una estupenda mala memoria, me pasa como a ti. A veces me dicen cómo te hablas con X después de lo que te hizo y, te juro, que ni idea. Casi siempre visito los sitios por primera vez, las comidas siempre me sorprenden.. casi es una bendición, ¿verdad? También tengo pocas dobleces, me cuesta ofenderme porque para hacerlo tienes que insultarme directamente, no pillo las indirectas ni analizo cada coma de lo que me dicen…

    ¿será eso a felicidad y yo sin darme cuenta?

  • अनत्ता 光 心

    La memoria actúa como un pegamento que construye y arma, literalmente, esa identidad individual.
    Si me pongo a escribir todo lo que opino, cómo lo veo y las reflexiones sobre este tema me puedo pegar horas escribiendo, te lo aseguro.
    Sin negar toda la dureza, la crueldad, la tristeza y el dolor psicológico que conlleva esa enfermedad con toda esa pérdida y degeneración cognitiva, también podría decir que si aparcamos las ideas preconcebidas un momento podría hacer esta pregunta, entre otras: ¿realmente son tan importantes ambas cosas, la memoria y la identidad individual?
    La memoria (recuerdos) no es más que contenidos mentales, datos, vivencias e inputs que han quedado registrados o grabados. ¿Somos única y exclusiva, fundamental y realmente la memoria? Entiendo que no, por importante que sea. Incluso la mente actúa también como un pegamento en el mismo sentido, da consistencia a una identidad individual. Pero… ¿somos la mente? ¿Qué es la mente, en realidad? ¿Cuál es su verdadera naturaleza, qué hay ahí en el fondo? Asi que entiendo que tampoco somos ninguna de ambas cosas, sino la combinación de esas y muchas otras. De hecho el budismo (por ejemplo) afirma que el yo es compuesto, y creo que acierta plenamente. Así que… ¿qué somos en realidad? No son preguntas abstractas, sino importantísimas si queremos averiguar de verdad qué somos. Y no somos la memoria (solamente). Somos una serie de cualidades más profundas que, como siempre digo, por simplificar podemos nombrar como ‘inteligencia’ y ‘conciencia’. Y si abstraemos eso incluso podemos trascender la memoria y los contenidos mentales. La prueba es que cualquiera puede experimentar cómo afloran los recuerdos como un ‘telón de fondo’ o un ‘trasfondo’ mientras hacemos muchas otras actividades en el presente (comprar, trabajar, leer… ). Una vez más, esos recuerdos que surgen son como un posit que superponemos a la realidad.
    Quizá sonará a ‘blasfemia’ o ‘locura’ (ja ja) pero se puede vivir razonablemente bien sin demasiada memoria ni siquiera identidad personal o ego. Digo ‘locura’ un poco en broma, en el sentido de que mis reflexiones aquí pueden provocar mucho debate… lo entiendo. Yo puedo vivir practicando la atención, la observación, ejerciendo la inteligencia, usando la razón… etc. incluso con una verdadera trascendencia de ese ego o identidad… no sé si me explico. Si se profundiza en todo eso (que es la verdadera trascendencia, bien entendida).
    ¿Sigo aún más?
    Dos apuntes: uno, que la mal llamada IA o Inteligencia Artificial no es tal inteligencia, en realidad, sino ‘intelecto artificial’… por decirlo de alguna manera, la posibilidad de construir razonamientos o seguir esa cadena, incluyendo deducciones, etc. La diferencia que hago me parece crucial.
    Dos… que no deja de ser cuioso que Krishnamurti, en sus innumerables charlas, dijera muchas veces esto: ‘el yo es el pasado, el observador es el pasado’. Y creo que tenía toda la razón, si nos paramos a pensarlo. Enlaza con algunas de las cosas que he dicho y es una afirmación que invita a reflexionar una vez más sobre lo que somos en realidad. Y enlaza con el tema de la memoria-identidad.
    Un tema muy suculento… namaste.

  • María

    Exactamente me dice : Código de error 11, he probado desde la pagina de incógnito, por si es un tema del cachet y nada, pero no te preocupes, entro desde un Mac de sobremesa y estos tienen mil cortafuegos , lo intentaré desde el portátil y si no, como ahora, desde el móvil , tendrás q disculpar mis mil erratas, con lo largo y rápido q escribo, sumado a mí dislexia, me es imposible controlar todas las letras, de hecho siempre meto mil pifias 😉 Por cierto, me ha sorprendido mucho tu forma de recordar, porque es exacta a la mía , de hecho tengo una amiga que me hace de memoria negativa de lo q yo siempre olvido jaja pero es q yo soy el despiste con patas y además un revoltijo dentro ( diferente del alzheimer y la demencia , porque los primeros pierden la consciencia y los segundos la noción de la realidad por deterioro cognitivo ..lo mío es de fabrica y desde siempre, nací deteriorada ; ) creí q tú eras una persona muy meticulosa y ordenada interiormente , así q me extraña q de ti se apodere la nube negra q a mí no me ataca y seguramente por eso disfruto con más facilidad de mis momentos de felicidad q son muchos y de los q además, soy muy consciente… pero te diré algo para q te animes , creo q con tu memoria , lo tienes bastante más fácil que los q guardan todo lo negativo impreso en su memoria ; )

  • Milena

    Debe de ser tremendo… mi madre -que tiene 102 años. me dice que a veces le gustaría perder la cabeza y no enterarse de nada… que observar el deterioro físico es terrible… yo le digo que lo tremendo debe de ser perder la cabeza… y desde luego no sabría poner voz a ello…

  • Beauséant

    Creo, अनत्ता 光 心, que JOSELU ha ido en una línea parecida de pensamiento. Es decir, al final, ¿qué entendemos por memoria, por identidad?.. ¿qué somos? No es una pregunta para la que tenga una respuesta, me falta formación e inteligencia para decir algo con sentido. Mi único consuelo es que, por lo que veo, muchas religiones y sistemas filosóficos llevan enfrascados en esa pelea mucho tiempo sin resultados 🙂

    Entiendo, como dices, que somos una combinación de muchas cosas, cosas físicas y cosas intangibles, nuestra situación, nuestro entorno. El cerebro procesa toda esa información, lo hace todo el rato, a cada minuto, y va moldeando el mundo que percibimos en función de esas entradas. Cuando el sistema se resiente, cuando alguna pieza falla, el sistema empieza a “delirar”

    ¿realmente son tan importantes?, esa es una buena pregunta. Quizás nos aferramos demasiado a ciertas cosas que deberíamos tomarnos menos en serio, ¿no? Vivir sin hacerse muchas preguntas, como cuando llegas a una casa y te han colocado los muebles y puesto un plato de comida. Oye, si la comida es agradable, si los muebles no te molestan, quizás no sea buena idea empezar a cambiarlo todo e lugar, ¿verdad? Quizás esa sea la locura de la que hablas, la de quitarnos el ego de encima, dejar de pensar que nuestra forma de ver las cosas es la correcta y aceptar otras.. A pesar de todo lo que puedas leer por aquí, es una forma de locura que voy cultivando, digamos que me he acostumbrado a no “conducir”, a ser el copiloto de mi vida, pongo la música, decido más o menos donde parar y, a veces, hasta elijo la ruta turística por la cosa en vez de la más rápida.

    No sé si estoy de acuerdo con lo que comentas de la inteligencia artificial. Es decir, entiendo lo que dices, pero no tengo claro si no es capaz de hacer eso que dices, construir razonamientos, deducir cosas… He jugado un poco con algunas y a veces es complicado saber como han logrado enlazar ciertas ideas, si es azar o hay algo más profundo. Quizás sean nuestros egos los que nos hacen pensar que nuestros mecanismos son “mejores” “más completos” que los suyos.

    No pensaba que este tema tuviese tantas ramificaciones 🙂


    Código 11 suena, MARÍA, a “tú sabrás” 🙂 Usas el chrome, ¿tienes otro navegador? Sí, me suena a limitación del trabajo.. en el mío también nos van cerrando cosas, al final tendré que ponerme a trabajar 😉

    Te agradezco mucho que escribas con el móvil, a mi me cuesta horrores, cuando tengo una conversación que se alarga, acaba llamando por teléfono… Así que no habrá ningún reproche de estilo ni de ortografía 😉

    No soy una persona nada meticulosa, bueno, quizás lo sea con algunas cosas “externas”, otras muchas veces me obligo a ser una persona ordenada porque sé que el caos se apodera de con facilidad. Soy de esas personas que piensan que las cosas se irán colocando solas, ya sabes, te vas de la habitación y, al volver, el rompecabezas con un caballo y un precioso molino al fondo, ha sido ensamblado como por encanto.

    También hay un proceso consciente en todo eso. Las personas que van a todas partes con una lista de agravios me acaban pareciendo infelices. Esas personas a las que el mundo siempre les debe algo y siempre han tenido mala suerte en todo… buff, chica, me dan ganas de salir corriendo o, peor, decir algo fuera de lugar que se toman a mal.. venga, a la lista de agravios 🙂

    Nada, sigamos persiguiendo mariposas invisibles, te aseguro que están ahí


    Deduzco, por lo que veo y siento, MILENA, que no hay nada bueno en eso de envejecer, por mucho que queramos adornarlo de muchas maneras. O te falla la cabeza, o te traiciona el cuerpo… a veces, las dos cosas.

  • अनत्ता 光 心

    Te voy a decir lo que somos y probablemente no vas a creerme, aunque la indicación o pista queda expresada y yo creo que tiene su importancia, pues hace su trabajo penetrando en la mente: somos LUZ. Somos ‘pura inteligencia’, que es la capacidad para discernir, entender y también decidir, actuar, resolver, etc. Aunque ni siquiera es ‘inteligencia’, que es más logístico y operativo… es LUZ, simplemente. Siento no poder expresarlo de forma más didáctica. Y eso conlleva trascendencia en el sentido de que no somos ni la mente ni todos sus contenidos, ni mucho menos el pensamiento. La memoria queda dentro de la mente, es obvio. Por eso preguntaba y decía que no somos única ni realmente eso. Piénsalo… todos tenemos y ejercemos memoria selectiva (y amnesia selectiva), porque es absurdo, inviable y agotador estar recordando en todo momento nuestras vidas. Pondré un ejemplo… he estado casado 4 veces (me lo invento) pero casi nunca pienso o recuerdo mis dos primeros matrimonios. ¿Y por qué habría de hacerlo? ¿Lo necesito para vivir? No. Lo que soy ahora está más allá, eso quedó atrás y puedo vivir sin recordarlo… como puedo no recordar esos 10 años cuando trabajé en la empresa X o cuando viví en otro lugar… etcétera. Simplemente no necesitamos recordarlo… lo olvidamos selectivamente, no pensamos. No es fundamental para nuestra existencia y mucho menos para nuestra identidad. De hecho hay gente que olvida a conciencia… por ejemplo experiencias traumáticas, en la medida en que pueda.
    Sobre la IA… claro que puede razonar, establecer relaciones, deducciones, asociaciones… eso está muy claro y no cuestionaba eso. Lo que cuestiono es que sea verdadera ‘inteligencia”, esa capacidad a la que aludía de discernir y que creo que a día de hoy los humanos aún estamos por delante de las máquinas. Lo de la máquina es simple procesamiento… puede igualar a un humano, que también procesa… pero creo que la profundidad de la mente humana a día de hoy es mayor.
    Qué curioso, porque esta mañana me encuentro un hilo en el “Foro Budismo Mahayana y Vajrayana” que reza asi: “Documental sobre una persona con solo 7 segundos de memoria”. Es un caso documentado por los médicos de una persona que perdió la memoria por una infección cerebral. Y esta persona sufre terriblemente, siente que no puede pensar y que su mente es como un espacio en negro. Terrible, ni me gustaría estar así ni es eso ninguna muestra de trascendencia del ego o de espiritualidad. Esto viene a demostrar que el objetivo de esa trascendencia no es dejar de pensar ni recordar, sino dejar de identificarnos y de creer que somos esos pensamientos y recuerdos. No, no lo somos, por importante que pueda ser la memoria.
    Esto recuerda a la magistral película ‘Memento’ de Nolan, película que vi hace un porrón y que desde luego no te deja indiferente. Todo este rollo es para poner de manifiesto que mente y memoria son importantes, sí, pero que no somos eso en el fondo. Podríamos poner la pizarra en blanco, por las buenas o por las malas, pero eso no es ‘espiritualidad’, sino entender que somos algo distinto a la pizarra… o algo más profundo y real.
    No vas a dejar de ser ‘tú’ por suspender temporalmente la actividad mental o los recuerdos. Hay algo de fondo que podemos llamar ‘conciencia’ y que no depende de ello. Todo lo que te envuelve es circunstancial, incluso las circunstancias de tu propia vida que han construido tu identidad (etiquetas en el fondo… español, hombre, blanco, hetero, culto, de izquierdas… lo que sea). Toda esta identidad individual es una apariencia, una configuración, una manera de funcionar y de ser… y que podemos ir variando. El tema es que nos movemos entre ‘dos niveles’ de la realidad…

  • Beauséant

    La idea de que somos “LUZ” o “pura inteligencia” que trasciende el pensamiento y la memoria, me resulta una idea muy atractiva, quizás no la subscriba por completo, pero me parece una manera útil de entender la identidad desde un punto de vista trascendental.

    Si estoy de acuerdo con la memoria selectiva. La memoria selectiva nos permite enfocarnos en lo que es relevante y esencial para nuestras vidas presentes.Imagina si tuvésemos que ir siempre con la mochila de todo lo que somos a cuestas 🙂 No se podría respirar. Debemos reflexionar sobre quiénes somos más allá de nuestros pensamientos y recuerdos, sospecho que tu y yo llegaríamos a lugares diferentes haciendo eso, pero el acto, el pensar sobre ello, creo que nos ayuda mucho a situarnos ante el mundo, digo ante el mundo y no contra el mundo 😉

    La inteligencia artificial, en mi opinión, es algo más que procesamiento. Hay una capa más, pueden hacer perdiciones, buscar patrones. Es verdad que lo hacen basándose en los datos existentes, pero en eso creo que pueden superarnos, vale, no deja de ser capacidad de análisis, pero hay algo más ahí. Claro, me dirás, no son creativas. No sé si recuerdas una película muy mala, yo robot, con will smith, donde el protagonista le pregunta a una ia: “eres capaz de pintar un cuadro o hacer una sinfonía??” y la ia, con toda la lógica le pregunta, “¿yo?, no, ¿y tú?” Es decir, no veo que las ia funcionen de una manera mucho más limitada que la mayoría de las personas. Claro, un artista, alguien por encima de la media es superior en creatividad, pero el resto de la humanidad…

    SIgo pensando 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *