leer

Pequeños

Ocurrió en una ciudad pequeña como un grano de azúcar. Era verano, o lo parecía, y la música de los bares gritaba en las ruidosas avenidas como si el mundo todavía fuera verdad…Por aquel entonces, tú preguntabas insistentemente “porqué”, y con la misma perserverancia yo respondía “porqué no”, y me disfrazaba de hombreorquesta, y te hablaba del sueño americano, y te contaba historias de una ciudad más pequeña que un grano de azúcar, casi tan pequeña como tú y como yo…
Aquellos atardeceres eran tan tristes como el vuelo de una gaviota sobre una playa cubierta de alquitrán… tan tristes como escuchar tu voz suplicándole al teléfono que no nos olvidase, aunque olvidar fuese más fácil que la muerte y menos absurdo que el recuerdo.. así de tristes eran…
Cuando aquel verano llegó a su fin y todos dormían el sueño de tanta fiesta, el tipo aquel del desguace encontró entre la chatarra nuestros corazones recién abandonados…

8 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.