leer

Último aviso

La luna mira preocupada a esta ciudad que ya no pregunta, puesto que nada queda por averiguar. Adivinamos hace siglos el abracadabra y desvalijamos la cueva de Ali Babá… Mientras tanto, lo que ya no somos agoniza en alguna cuneta de una de esas carreteras que conducen a la playa.

Está a punto de amanecer… la noche y el día se van repartiendo a partes iguales los impuestos de la vida, y en el muro desvencijado de enfrente de casa una pintada asegura que, si rezas tres padresnuestros y das un golpe en el suelo, resucitará Emiliano Zapata. Es un momento tan bueno como cualquier otro para salir por pies hacia ninguna parte, no crees? Si dilatamos la espera un segundo más, no habrá firma ni papel que nos libre de la cita en la que tengamos que ajustar cuentas con la vida… Tú mismo…

3 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.