highway 61

Dios llegaba tarde, si tal adverbio puede aplicarse a un ser que vive ajeno por completo al tiempo y al espacio. Seamos pues sinceros, Dios había decidido llegar tarde porque le gusta hacer sufrir a los mortales. Esas creaciones tan llenas de miedos y dudas, tan frágiles y tan estúpidas.

Cuando eres omnipotente acabas despreciando todo lo que has creado, es inevitable. Un día desaparece el orgullo y sólo deseas aplastarlos con el dedo, disfrutar viendo como corren aterrados en círculos mientras con ojos llorosos no dejan de preguntarse,  ¿qué hemos hecho mal, oh gran Señor?, ¿acaso te has ofendido por ese estúpido becerro de oro, por esa pequeña infidelidad? Rápido, busquemos alguien para el sacrificio ritual. Estúpidos, eran estúpidos y, lo que más detestaba, previsibles.

Había elegido para la reunión su trozo favorito de carretera. El punto exacto donde un día decidió empezar a crear el mundo y el único lugar de aquella tierra al que aún guardaba algún cariño. La autopista 61, ese era su nombre, aunque cuando Él creo todo aquello no tenía nombre, era poco más que una pradera inmensa llena de extrañas criaturas.

En esa época aún disfrutaba modelando aquellos bichos estúpidos, enormes y destructivos. Luego llegaría el tiempo de los hombres, su más ambiciosa creación, y ahí fue donde sin duda lo estropeo todo.

Abraham ya estaba esperando, siempre puntual y temeroso aunque intentado parecer fuerte, el gran patriarca. Dios no pudo evitar una sonrisa desnuda y fiera al ver el vehículo que había elegido para la cita: un pequeño deportivo descapotable de impecable factura alemana que gritaba crisis de la mediana edad a los cuatro vientos. Dios había aparecido a lomos de una moto también alemana, cierto, pero Él era Dios, no lo olvidemos.

Dios detiene la moto al lado del coche y se queda un rato observando la niebla de la mañana que baja en oleadas de la montaña y el crepitar del aceite enfriándose en el interior de su montura. Dirige un leve movimiento de cabeza hacia Abraham y lanza un certero escupitajo contra el suelo antes de empezar a hablar con la voz que guarda para las grandes ocasiones. La voz del antiguo testamento.

Y Dios le dijo a Abraham, “sacrifícame un hijo” Abe dice, “Tío, me debes estar tomando el pelo” Y va Dios y dice, “No” Y va Abe y dice, “¿Qué?” Dios dice, “Abe, haz lo que quieras, pero la próxima vez que me aparezca, mejor sal corriendo

Y, bueno, Abe le dice, “¿Dónde quieres que se te haga el sacrificio?

Y va Dios y le dice, “Lo haremos aquí, en la Autopista 61

route 61

Oh God said to Abraham, “Kill me a son”

Abe said, “Man, you must be puttin’ me on”

God say, “No.”
Abe say, “What?”

God say, “You can do what you want, Abe, but the next time you see me comin’ you better run”

Well Abe says, “Where you want this killin’ done?”

God says, “Out on Highway 61”

Highway 61 Revisited Bob Dylan

17 Replies to “highway 61”

  1. Interesante perspectiva. Los primeros párrafos son excelentes… y eso de odiar lo previsible, pues…cómo lo entiendo!!
    No he podido -ni querido- evitar leer(te) una segunda vez escuchando a Dylan… buena manera de comenzar un lunes.

    Un beso.

  2. Lo que destaco a modo literario, es el personaje de Dios tan humanizado y villanezco, algo que considero muy lejos de la verdad, pero que se me hace interesante y atractivo dentro de una historia, mostrando una perspectiva del prisma. Esto parece la continuación de una religión malinterpretada en tiempos modernos; me gusta ese toque tan actual, por ese lado se me hace interesante como ejercicio de proyección social. A mí me causa risa la mirada hacia Dios como un tipo frío, cruel y defectuoso como los mismos dioses griegos; nos demuestra que vivimos desde la posición de víctima. Pero es entretenido y curioso el vernos fabricandos nuestras propias historias como en un grito de rebeldía o de explicación. Muy propio de la especie. Me hace pensar en lo triste que es dejarse llevar por lo que nos cuentan y no por lo que sentimos. Ojo, que hablo a modo general y no de tu persona.

    Interesante lectura.

  3. Dylan, Alma, es la mejor opción para casi todo. No sé que es lo que tiene, pero lo tiene, ¿verdad? Lo de la previsibilidad yo no lo tengo tan claro, en el día a día quizás sea la mejor opción, pero me ha parecido que un Dios debe estar aburrido de eso porque, al saberlo todo, todo se vuelve previsible. Gracias!!

    La iglesia católica, Toro Salvaje ha perdido una oportunidad maravillosa de remozar su dogma y hacerlo más acorde con estos tiempos. En vez de apóstoles, una panda de moteros que buscan erradicar al maligno.. no sé, algo así en plan comic de Garth Ennis .

    Son entrañables, Carmen, parecen tan desesperados por recuperar algo que nunca tuvieron que es imposible no sentir algo de cariño. Peor es cuando lo intentan con una moto que no saber conducir y acaban sufriendo e intentando ser dignos ahí arriba.

    Muchas gracias, Stand by, viniendo de usted, buff…. Vaya, que me es una medallita que me pongo…

    Es como bien dices, .+**+.Kadannek.+**+., un recurso literario, pero para mi tiene cierta lógica. Creo que de existir un dios no puede ser uno de amor y bondad. Imagina, vernos hacer las mismas tonterías siglo tras siglo, y justificar todas las tropelías con las mismas torpes excusas, ¿no acabarías odiando tu creación?, ¿no terminarías por ser cruel con ellos por el puro placer de serlo?
    Tienes razón, claro, mi mentalidad de los dioses se acerca más al universo griego, unos tipos déspotas que conviene tener lejos que alguien que es todo amor sin ninguna necesidad de serlo.. Quizás sea eso, una forma un tanto pobre de justificar cosas de las que quizás seamos los únicos responsables.
    En cualquier caso se trataba de un juego, llevaba tiempo con esa canción en la cabeza, cuando vi la foto en el visor dije, joder, todo encaja.. quizás dios soplase ese texto en mi cerebro 😉

  4. Tanto el texto como la imagen y sobre todo la atmósfera que has creado, me han hecho pensar en la serie American Gods.
    Y me ha encantado la frase “la niebla de la mañana que baja en oleadas de la montaña”.

    Un saludo.

  5. Gracias, sakkarah, ya he visto que te has puesto al día 😉 A veces salen textos más espesos y otras veces, bueno, otras veces intento hacer cosas más ligeras…

    Es verdad, ha salido un poco American Gods, Ángeles, da mucho ese tipo de situaciones, aunque es complicado hacerlo con algo de gracia… Lo de la niebla puede parecer una exageración, pero te juro que la he visto 😉

    1. Esa es la trampa, Mucha, los que entienden de estas cosas te dirán que no importa, que dios, en su infinita bondad, cree en tu por más que tu no quieras creer en él… es un trampa perfecta, no hay nada que podamos hacer…

  6. Me gusta creer crear… Me gusta cuando no entiendo tus escritos ya que vuelo al revés de tus palabras, bajito en silencio casi dormido.. Hoy siento al oler…. aroma a especias al calor de un hogar que me encandila, por voces que se cuelgan al olvido de mis locuras que hoy he he dejado contigo. Gracias por aceptar mis comentarios que muchas veces vienen de lo que tu escrito me saca y me lleva al olvido

  7. Tus relatos me encantan, son creativos y dejan al lector pensando…
    somos los artífices de nuestro destino, el dogma y el fanatismo en cualquier religión siempre causó estragos.
    Besos.

  8. Bueno cada cual sabe lo que siente y lo que le conviene, tu texto no deja lugar a duda, tu no crees en Dios, es un tema muy actual, Por eso estamos así descreídos, y desafortunados por la vida sin fe no hay futuro. Nada en tu contra amigo solo una opinión,
    Abrazo

  9. Me gustan tus comentarios, Mucha, porque siempre abres puertas cuya existencia ni conocía 😉 Creo que para eso precisamente se ponen los comentarios, ¿verdad? Algunos escritos quedan un poco raros, a veces ni tan siquiera tengo claro donde acabarán, así que tranquila, me gustan tus comentarios.

    Siempre he huido de los dogmas, Adriana Alba, cuando empezamos a dejar de pensar o, peor, cuando dejamos que otros piensen por nosotros es cuando estamos vendidos.

    No es más que un texto, alessandrinimariamaria, y los textos son eso, pequeñas historias. Aquí hemos entrevistado a unos gatos, hemos hablado de países que no existen y a veces somos un hombre o una mujer… este texto nació con la canción de Dylan, me gustaba esa perspectiva de Dios en el mundo actual y, la verdad, siempre me ha llamado mucho la atención la historia de Moisés porque… Bueno, porque no la entiendo, la verdad, qué clase de Dios pide elegir entre él y un hijo, qué necesidad tenía de hacerlo siendo además omnipotente, es decir, que sabía perfectamente cual sería el resultado.. no es un poco sádico… Me gustaría saber tu idea de esa historia, lo digo en serio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.