leer

…de aquel dulce verano…

Todos los veranos acabaron aquel  verano. En octubre encontré otro rostro encantador y conseguí olvidar varios días el tuyo… Acabé matándole siguiendo, supongo, esa estúpida teoría mía de matar para no ser hombre muerto, de engañar para no ser engañado… En noviembre llegó otro, y otro en diciembre, y otro en enero, todos hermosos, todos torpes… Me hice con una gran colección de corazones robados que utilizaba de posavasos y.. cuando me harté de que todos nunca fuesen tú, cerré los ojos y huí por un skyline de humo de tabaco y nada. Nunca. Nunca más volví a comprar postales del pueblo costero de aquel verano

4 Comments

  • koffee

    Malo es que el miedo a ser atacados nos impida profundizar en el conocimiento de alguien… salvo que realmente no nos interese.
    Cuándo podremos comprobar que las relaciones de pareja no siempre son la guerra?.

  • evam

    las relaciones de pareja no tienen porque ser una guerra, cierto, pero muchas veces preferimos encajar a la fuerza las cosas, en vez de intentar comprenderlas.. quizás por eso tantos buscan refugio contra la soledad en una pareja, y acaban fracasando…

    me encantan los textos con colorines 😉 , bueno, y el texto, pero eso estaba claro…

  • kuki

    Lo que más me ha llegado ha sido lo de los POSAVASOS… qué duro y qué cierto. Muy bueno. Lo que no es tan bueno es que sigas la teoría de “engañar para no ser engañado”, porque al final sólo te engañas a ti mismo, y eso, además de una putada, es una pérdida de tiempo. No es un consejo, sencillamente algo que te podría demostrar enseñándote mi coleccción personal de posavasos 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published.