leer,  mirar

Campeones del mundo (v 2.0)

Al salir del instituto, dos veces por semana, nos reuníamos en los viejos campos de fútbol tras la fábrica. Decían que para jugar, pero no era un juego, era algo más. Aquel balón y esos seis palos clavados en tierra, eran la línea recta entre la realidad de cada día y nuestros sueños. Mientras nos rompíamos nuestras rodillas en campos infames soñábamos con el día en que, por fin, lo haríamos en estadios repletos con multitudes rendidas a nuestros pies.

Ganamos muy pocos partidos, pero no importaba, siempre volvíamos a intentarlo, con los puños apretados y soñando, porque soñar era algo que aún no nos habían arrebatado. Nuestro entrenador rumiaba furioso en la banda mientras anotaba cosas en una libreta y movía sus torpes piezas por el campo. Para él, un hombre cansado con un divorcio complicado a sus espaldas, quizás nosotros fuésemos su forma de redimirse ante una vida que se le escapaba sin darle muchas explicaciones.

Para ninguno de nosotros aquello era un juego. Y eso explica la rabia y la frustración cuando los años fueron pasando y nos dimos cuenta que aquel camino no llevaba a ningún sitio. Poco a poco bajamos los brazos y abandonamos, así de sencillo. Ninguno de nosotros reconocería hoy a los chicos llenos de barro que miraban a la cámara con la sonrisa de quien sabe cual será su lugar en el mundo.

El entrenador si parece acordarse de todo aquello, y lo hace con el ritmo lento de una cerveza, mientras se pasa las manos por un cabello inexistente y te mira con los ojos hundidos. En esos ojos puedo leer todo aquello de lo que huíamos por campos de tierra y barro.

Es extraño, algo tan único e irrepetible, y lo único que sabemos hacer es pactar un empate a cero con la vida.

10 Comments

  • botas de agua

    yo creo que le ganaste a la liga a la vida… al menos mientras duró… mi equipo de baloncesto lo recuerdo con nostalgia por lo increíble que fue. tanto por los partidos como por las complicidades de vestuario. me hiciste recordar, fue hermoso. gracias.

  • ipathia

    Aquel camino no llevaría a ningún sitio, tal vez, pero formó parte de la vida en una época en que las emociones son incontrolables, en que están a flor de piel, en que has reído como no volverás a hacer más.

  • EleN

    Suele pasar que lo que nos ilusiona de pequeños, según vamos madurando, nos parecen tonterías y pérdidas de tiempo. Deberíamos poder seguir manteniendo esa ilusión optimista en todas las facetas de nuestra vida.

  • cabezotasinremedio

    Yo lo instauré con los amigos de la facultad. Yo lo dejé por recomendación de mi ex, a la que le daba miedo me pasase algo.

    Ellos lo dejaron cuando empezaron a tomárselo en serio. Lo divertido es jugar por jugar, no jugar para ganar.

  • la chica triste de la parada de autobús

    Echaba de menos el óxido en las fotos… y las fotos. Por fin han vuelto los dos, y el resultado, como siempre, ha sido genial. Enhorabuena.

  • bachatadharma

    uy, yo era malísimo al futbol, lo mio siempre fueron los deportes en solitario, donde cuando perdía era conmigo mismo. (escalada, artes marciales..)
    Y te digo que perdía, sigo perdiendo y perderé toda mi vida, seguro, y bien duro.
    Pero de cada caida me levanto, con la esperanza de volver a intentarlo, de ganar aunque solo sea un poquito. Ese es mi privilegio. Porque entendí que eso es mi vida, no una victoria ni una derrota, sino una lucha, y el sentimiento y la excitación de estar vivo. Hasta que muera, entonces ya no habrá más levantadas, ni triunfos, ni derrotas. Lo llaman el descaso eterno…
    Besos ganadores de libertad

  • Brisa

    Pues no está tan mal eso de empatar, empatar siempre te produce un connato de rebeldía por el desempate, ganar ganar, porque el perder no existe, solo existe cuando ni siquiera lo intentas. No podemos cargar con derrotas ajenas.

    ¡¡Besos, goleadores¡¡

    PD: (Es que esos besos hacen juego con la foto) jaja 🙂

  • AngelCaido

    Yo, a mi edad, siguo tras el sueño, aunque este sea casi inalcanzable, a fin de cuentas es un sueño, ¿no?. Supongo que estoy viejo para tener que buscar otro si llegara a colmar este.

Leave a Reply

Your email address will not be published.