leer,  mirar

Waitin’ on a Sunny Day

La tigresa tiene un instinto especial para detectar el cambio de las estaciones. Cuando el calor comienza a imponer su reinado, sale a recibirlo puntualmente cada mañana desde su rincón favorito: una fea superficie de hormigón en el exterior de la casa.

Observa desde la ventana hasta que la plancha se calienta con los primeros rayos de sol. Una vez situada en su privilegiado mirador, saluda a los transeúntes y recibe sus saludos y carantoñas con la dignidad de una reina ante los penitentes que suplican una dádiva.

La negrita es diferente. Ella no muestra preferencia por ninguna estación en particular porque es una gata casera. A ella le gusta vigilar el interior de la casa camuflando su piel entre las telas del sofá.

Aunque, ahora que me (re)leo, no me queda claro si vigilar es la palabra exacta para definir el trabajo que hace.

I’m waiting
Waiting on a sunny day
Gonna chase the clouds away
Yeah, I’m waiting on a sunny day

19 Comments

  • María

    A la tigresa se la ve muy vivaracha y alerta – es muy bonita- hace como yo, cada mañana lo primero que hago según me levanto, es correr a la ventana a ver si está el cielo despejado, durante los meses de octubre a marzo, casi de manera permanente tenemos los cielos encapotados, verlo por fin azul, es todo un acontecimiento, como cuando la noche de reyes siendo peques nos escondíamos tras el árbol por si los veíamos aparecer ; ) La negrita parece mucho más apacible , ahí en su cesta sólo le falta las madejas de lana y a una abuelita tejiendo para parecer de tarjeta postal : ) Durante mucho, mucho tiempo Waitin’ on a sunny day , fue como mi himno, tiraba de mi, cuando me empezaba a mustiar : ) Un beso!

  • Maia

    Ella solo disfruta sus momentos , el resto te lo deja a ti, que para eso eres ¿su dueño?
    Ja, nada más lejos de la realidad.

  • gabiliante

    La tigresa, desde esa perspectiv de la primera foto da un poco de miedito.
    La negra no vigila; te vigila, que es diferente.
    ¿y el intruso?
    Abrazooo

  • Beauséant

    Si hubiese tenido que adivinar a cuál te parecías, MARÍA, habría elegido a la tigresa sin duda 🙂 Tiene el culo inquieto y el mundo siempre se le queda pequeño. Tampoco le gustan los cielos encapotados, cuando amenaza lluvia los mira desde la ventana con desdén. La negrita no, la negrita sólo necesita a la abuelita tejiendo.

    Esa canción tiene algo, ¿verdad? No sé si es de mis favoritas, pero sincroniza perfectamente con alguna pista de mi cerebro. Es escucharla y no poder no prestarle atención.


    Ya lo creo, MAIA, hace mucho tiempo que me dejaron claro que ellas no tenían ni dueños ni amos, son anarquistas, pero anarquistas comodonas. Que no les falte la comida y los mimos·


    Seguro que sí, (LIBROS Y RISAS), a mi no me gusta el calor, pero me hace feliz su felicidad sin límites… Muchas gracias 🙂


    Antes de conocerla, GABILIANTE, me daba un poco más de miedo, no tenía claro su forma de actuar. Ya llevamos muchos años de compañía para conocernos, empiezo incluso a sospechar que le gusta salir en las fotos (aunque nunca lo reconocerá)
    El intruso ha vuelto a su hogar, quizás allí sea más feliz..


    Y sin retocar ni nada, TORO SALVAJE, no como esas modelos escuálidas a la que siempre hay que andarles metiendo la tripa y puliendo la piel 🙂 Dos reinas que me permiten compartir un trozo de su territorio.. y de sus vidas.

  • Diego

    Si yo tuviera que elegir, me quedaría con la tigresa. Me parece más poética. Observa las nubes, su evolución, el vuelo de las aves y, por las noches, sin duda, las estrellas (¿cuál será su favorita?) y la luna. La negrita… te observa a ti, te vigila, te controla. Imposible dejar de sentir su mirada en tu cogote 🙂

  • Joselu

    La seriedad de los gatos nos impresiona. Parecen dueños de su destino y se yerguen solitarios en sus actitudes de dominio. Los gatos nos seducen. Su vida parece un parque de atracciones: jugar, comer, dormir, observar. Desconocen totalmente las jerarquías…

  • Beauséant

    Parece tener una vida más interesante, eso es verdad, DIEGO, la negrita es más reflexiva, tiene más vida interior… Mi historia con la negrita es más intensa, nada más vernos, nos reconocimos. Sólo tuvimos que mirarnos para saber que nos llevaríamos bien, que teníamos justo la pieza que necesitaba la otra parte 😉


    Esas dos fieras de la foto, JOSELU, se disputan a veces la jerarquía, pero es como dices, un juego, no parecen ni tomarse muy en serio sus peleas. Las vidas humanas tienen tantas condiciones, tantas limitaciones, que es una gozada poder ver unas criaturas que simplemente parecen estar sin necesidad de otra cosa,

  • Milena

    Dos caras de una misma moneda, y complementarias,
    una más introvertida y la otra hacia afuera…
    La negrita es adorable, aunque a mí me tira más la tigresa.

  • अनत्ता 光 心

    Muy graciosa la tigresa ahí encaramada en su atalaya, “controlando” la situación.
    Es muy evidente que cada gato y gata tiene su propia personalidad. O tendríamos que decir, para no pecar de antropocéntricos, “su gatonalidad”. 😺😾😹🐈🐈

  • José A. García

    Los gatos siempre saben lo que hacen, somos nosotros los que nos pasamos la vida buscando sentido y objetivo a nuestras acciones, cosa que casi nunca logramos.

    Saludos,
    J.

  • Cora

    A mi me ha encantado… así tu escrito y esos mininos que no son tan minis
    pero encantadores, como las fotografías

    Besos y bonito día

  • Beauséant

    Casi todos los animales de compañía, JUVENAL NUNES, parecen tener un instinto especial para detectar cuando les necesitamos. A veces sólo necesitan mirarnos para ayudarnos, ¿verdad?


    La negrita, MILENA, necesita algo más de tiempo para conquisarte, pero cuando lo logra, ocupa todo el espacio 😉 Pero, vaya, no tengo favoritas, no podría.


    Suelo usar felinidad, अनत्ता 光 心, pero gatonalidad me gusta también… Sí, cada una tiene su personalidad, eso lo puedo asegurar, no creo que sea antropocentrismo. Otra cosa es lo que interpretemos de esa forma de ser, claro, ahí a lo mejor peco un poco de eso, pero no siento culpable por ello 🙂


    Eso es cierto, JOSÉ A. GARCÍA, ellos se colocan en el mundo y, en seguida, el mundo se coloca a su gusto 🙂 El resto de la humanidad estamos todo el día pegándonos contra las mismas paredes que nunca ceden ante nuestra voluntad.


    Muchas gracias, CORA, me relaja hablar de mininos, es una forma de escapar de los telediarios y sus gritos, sus guerras…. su realidad.

  • tonYerik

    Me gustan los felinos. Siempre tuve gatos pero ahora no puedo porque mi hija es muy alergica.
    Así es que me conformo con ver los de mis paseos diarios que ya me conocen.

    Son muy suyos y siempre he pensado que al alien del octavo pasajero lo inspiró un gato.

    Salud.

  • Jo

    Me acabas de abrir nuevas expectativas pero también deliberar si necesito una tigresa que predice el clima o una negrita
    😅

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *