El chico de la polaroid

Algunos piensan que estas letras son compañeras de aquellas otras guardadas como “llenita de color“, pero eso es algo que sólo ellas pueden saber… Me falta peso y me sobran ojeras… Tantos días legitimando los argumentos del insomnio dan derecho a quebrar la máscara de la cordura… Aquellos cócteles de…

De compras

Las fotografías de lo que en su día fui. Un boli con tinta verde para escribir frases esperanzadoras. Una barra de labios roja chanel nº 206. El quitamanchas infalible para el alma. El barniz que hace brillar las ideas (las buenas y las malas). Un dolor pequeño, pequeño. Una mentira…

Regresos

No sé porqué he vuelto. Es mi metódica intrusión de cada verano. Por la ventanilla del taxi asoma una ciudad blanca y azul, y algo me dice que sea cual sea el camino que tomemos, mi taxista acabará aparcando en Itaca, donde seré informado de que Ulises regresó para descubrir,…

Llenita de color

Las grandes tiendas del centro siempre me hacen sentir un extraño en ese mundo mágico de decoraciones imposibles y princesas con la sonrisa grabada a fuego en sus rostros perfectos. Siempre me obligo a caminar con la cabeza baja, repitiendo mentalmente lo que he ido a buscar, para no desviarme…

dospuntocero

Los tipos duros de mi barrio danzan alrededor de los maleteros abiertos de sus coches cargados de ruido mientras lanzan puñaladas al sol agonizante. Desafían con ese gesto primitivo una vida que apenas comienzan a comprender, casi al mismo tiempo que intuyen la gran mentira: no tienes toda la vida…

…de aquel dulce verano…

Todos los veranos acabaron aquel  verano. En octubre encontré otro rostro encantador y conseguí olvidar varios días el tuyo… Acabé matándole siguiendo, supongo, esa estúpida teoría mía de matar para no ser hombre muerto, de engañar para no ser engañado… En noviembre llegó otro, y otro en diciembre, y otro en…

La gran obra

Existe la creencia de un Dios todopoderoso, creador del universo en siete días, una creencia construida sobre un puñado de mentiras escritas por los vencedores, y de un puñado de estúpidos creyentes incapaces de saber lo que es una obra de ingeniería de esas proporciones. Cuando Dios creó el mundo,…

Último aviso

La luna mira preocupada a esta ciudad que ya no pregunta, puesto que nada queda por averiguar. Adivinamos hace siglos el abracadabra y desvalijamos la cueva de Ali Babá… Mientras tanto, lo que ya no somos agoniza en alguna cuneta de una de esas carreteras que conducen a la playa.…

Abismos

Perdí mis sueños la noche en que volví a soñar contigo. Una vez más regreso insomne al abismo de tus ojos negros, al bendito castigo de recorrer con dedos cansados el desierto de tu piel desnuda. La memoria es una niño que se ahoga en la sucia ciénaga del tiempo,…