entradas para el fin del mundo

El niño corre por la playa con un tarro de cristal entre las manos. El tarro, lleno de bruma y estrellas, es su única y más preciada posesión. En su interior permanecen escondidos todos los sueños del mundo.

La playa parece una infinita cinta de arena y al final de la misma se alza una enorme tienda de lona con forma piramidal. Es la típica carpa de circo pero hay algo erróneo en ella: en vez de alegres colores la tienda, que se recorta imponente sobre un cielo lleno de nubes, irradia una negrura abisal que parece tragarse la luz recibida. A su alrededor sólo queda un completo vacío… el ruido de las olas, los gritos de las gaviotas… todos esos sonidos que anuncian la presencia del mar perecen engullidos por ese tótem de aspecto maléfico.

El niño detiene su carrera y observa intrigado al hombre de un solo ojo que anuncia en la puerta entradas para asistir al fin del mundo. Su único ojo se cruza con los dos del niño, abiertos, enormes y llenos de preguntas, y le hace una burlona reverencia plagada de aspavientos. Aparta la cortina de la entrada, apenas unos centímetros para permitir al niño imaginar las maravillas que se anuncian y con voz ronca le invita a pasar al interior.

No tengo dinero, dice el niño. Aunque nada más decirlo parece arrepentirse. En realidad, piensa, no es cuestión de dinero. Le habría gustado estar en cualquier otra parte aunque no sea capaz de definir la razón de ese pensamiento.

No importa, contesta el polifemo ajeno a los pensamientos del niño. Se muerde los labios con avaricia y su ojo, que parecía muerto, parece iluminarse con un brillo sin alma. Me doy cuenta que eres alguien especial… quizás pueda dejarte pasar, se detiene un momento y parece calibrar infinitas posibilidades mientras su lengua, que parece cobrar vida propia, recorre unos labios llenos de manchas. Sí, ya lo tengo, podría dejarte pasar a cambio de ese bote tan bonito que llevas entre las manos.

entradas para el fin del mundo

Leave a comment

Your email address will not be published.

14 thoughts on “entradas para el fin del mundo”

%d bloggers like this: