leer

(des)propósitos

Porque esta noche me haya bebido contigo hasta la fibra de vidrio de las nubes… Porque haya sobrevivido a tus oleadas de trascendencia, esas que siempre resuelves tirando por el canal de mi escote hacia abajo… no te hagas ilusiones. Tú y yo sabemos que no tenemos edad ni razón para hacer heroicidades, como mucho, y ni siquiera, un curso de macramé. Así que, despierta, deja de creerte que eres el rey de Oklahoma y el dueño de todo el Oeste… Billy el Niño jamás permitiría semejante gilipollez…

6 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.