leer,  mirar

segundas oportunidades

Segundas oportunidadesA este parque, dice, nos traían nuestros padres hace mucho años. Ella me mira buscando algún estímulo, y yo sólo puedo mirarla intentando adivinar lo que quiere oír. Allí, se sonroja, nos dimos el primer beso. Al parecer estábamos predestinados, y todo sería jodidamente hermoso si lograse recordar algo de todo aquello. Pero cuando sigo la dirección marcada por sus ojos, sólo veo un montón de chavales correteando tras un balón mientras alguien pierde cuatro cero con la vida. Antes no era así, me coge la mano, nos acercamos. Antes había una caseta de jardinero abandonada, y nos escapábamos siempre que podíamos.

Yo vuelvo a mirarla con ojos vacíos y veo su expresión que es algo más, es papiroflexia. El prototipo perfecto de la esperanza resbalando sin piedad por sus ojos glaucos, un poco tristes, un poco hundidos.

En realidad, dice, no debes verlo como una maldición. Acoge mi cabeza entre sus pechos, ahora estamos sentados. Hiciste cosas terribles hace mucho, cosas que no me atrevo ni a decirte porque no quiero que las recuerdes. Quiero pensar, sonríe, que ahora somos libres para poder empezar de nuevo.

Otra vez esa expresión trepando ávida por su rostro. Noto algo que me crece de muy adentro y se agolpa en mis manos crispadas que ansían partir ese cuello como una rama seca. Apretar dos dedos sobre su delicada nuez y notar como todo cruje mientras sus pulmones luchan por llevar algo de aliento vital.

Por suerte sólo dura apenas un instante.

Me pregunto si en verdad existen las segundas oportunidades, o si sólo somos perros estúpidos programados para desenterrar siempre las mismas ramas.

16 Comments

  • Ybris

    Deben de existir las segundas oportunidades pero no se prodigan.
    Mientras tanto nos debatimos entre un pasado bello, un intento de reconstruirlo y un impulso destructivo.
    No es muy deslumbrador pero sí constructivo.
    En realidad nuestra vida se construye con esas oportunidades, aunque sean ausentes.

    Espléndidas líneas.

    Un abrazo.

  • ipathia

    Cada cual ejerce su libertad como le viene en gana. No creo que una segunda oportunidad perjudique a alguien que en este caso no pertenezca a la pareja. Los años pasan, y con el tiempo y las experiencias, la vida se ve de otro color, y los goles se encajan mejor. Aunque cuatro a cero me parezcan demasiados…

  • Wanda

    Pues si las segundas oportunidades se tratan de romper nueces de la garganta prefiero terminar en la primera fase y no dar pie a nada más. Si acaso, cuando hay una nueva oportunidad sería la necesidad de cuidar el cuello de quien te la ofrece, no cascarlo … mala señal, muy mala oye.

  • Eloísa

    Pues tira la rama bien lejos y ya verás como al final corres detrás de ella. Matemáticamente suele haber segundas oportunidades lo que ya no recuerdo si son estrictamente necesarias. Con el paso del tiempo se olvida uno hasta de la fórmula. Por cierto, esa manía de la protagonista en “refregonear” el pasado al otro debería de hacérselo mirar, no es sano.

  • Antiguo Niño del Caleidoscopio

    Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, tal deberíamos dejarnos llevar por las segundas oportunidades, aunque no sepamos que sólo son una repetición de la anterior, tal vez al sentir el dejá vu de nuestras vidas tomemos otra dirección distinta a la de la primera oportunidad, ¿quién sabe? puede ser que una segunda oportunidad sea la que realmente se nos ofrece con sinceridad.

    Aun busco el reflejo verdadero, quizas en otra oportunidad…

  • Bst

    Incluso, Ybris, sospecho que puede ser aún peor, quizás existen y viven con nosotros y nos negamos a verlas.. Nos aterra enfrentarnos a ese futuro incierto y por eso es mejor refugiarse en ese pasado que, aunque no sea bello, lo recordamos así…

    Ahí estamos de acuerdo, ipathia, cuatro a cero es mucho, demasiado para poder levantar cabeza, y seguir soñando con las remontadas de último minuto.

    Somos perros desagradecidos Wanda y siempre mordemos la mano que nos tienden como ayuda.. No reconocemos lo que tenemos hasta que yace muerto entre nuestras manos…

    Ya, claro que no es sano Eloísa, pero a la gente le gusta recordar toda la mierda de los pasados ajenas, es algo que se encuentra en nuestros genes.. Me gusta esa filosofía de no querer ni buscar las segundas oportunidades.

    Estaba yo pensando Antiguo Niño del Caleidoscopio, si lo de Jose Ignacio después de los cero es una segunda oportunidad, porque entonces será que las segundas oportunidades son buenas, veremos que nos dice el nuevo disco 🙂

    Como siempre digo yo (copiando a alguien mucho más sabio) para olvidar se requiere una gran memoria, Athe, porque constantemente debemos recordar que debemos ovlidar.

  • el mono dorado

    la cualidad del ser humano es programarse asi mismo, transformarse. No hay nada fijo en nosotros, Podemos pues tener segunda opurtunidad.

    “…Es más, es papiroflexia.”

    Me ha gustado eso.

  • Nepomuk

    Existen las segundas oportunidades pero también existe la predestinación. Y… es una puñeta pero somos como somos. Y no cambiamos. Es la cruda realidad.

  • JC

    Sos lo más… te quiero, sabelo.
    Ya pasaré más seguido, es que esto de trabajar y estudiar en España me consume la mayoría de mi tiempo.
    Hasta pronto…

  • Zebedeo

    Ooooh, le han dado una segunda oportunidad a Frankestein. Bieeen. Se merece una segunda oportunidad. Por que el tipo fuera alto y feo no se merecía que lo llamaran mostruo y lo trataran a palos, hoy en día sería jugador de baloncesto y no pasaría nada, lo que ocurrió fue que el tipo fue un adelantado a su tiempo y po lo tanto un incompredido.
    Por lo visto tiene algún anhelo de romper un cuellecito, pero nada que se tome un eleyoqueséimunitas de esos que anuncian en la tele que sirven para todo y punto. Si le hace falta un manager que avise.

  • Beauséant

    pues en mi caso el mono dorado la gente que conozco debe estar igual de mal programada que mi vídeo, que lo mismo me graba el programa hortera de Sábado por la noche, que el cutre porno de alguna cadena local.. ¿Dónde tenemos el libro de instrucciones? yo quiero ser de esos que cambian y a ser posible a mejor Nepomuk

    Quizás no sea una farsa, quizás Eme es que sólo recordamos de verdad las primeras, y siempre intentamos que las siguientes sean igual de buenas, cuando en realidad eso es imposible porque nos engañamos, y las primeras tampoco fueron gran cosa..

    Mi psicólogo Miriam G. me ha prohibido hacer homicidios aunque sean virtuales.. por eso ahora estoy con el macramé, aunque no sé si sirve, porque me entran ganas de matar gente.

    Eso puede ser cierto gwynette , pero esas batallas son las únicas que merecen la pena.

    Muchas gracias JC , prueba con mi teoría que ni estudiaba de verdad ni trabajaba en serio. El problema es que ahora no estudio y sigo sin trabajar de verdad….

    Ya sospechaba yo que el baloncesto sólo se hizo para dar cobijo a toda esa gente Zebedeo .. Además que es un poco de homicidio entre amigos ¿no? tomaremos nota de lo del manager, aunque un abogado no vendría mal….

Leave a Reply to Athe Cancel reply

Your email address will not be published.