leer,  mirar

planeador

Todos tenemos algo que nos mantiene en pie. Un totem, algo a modo de estandarte en torno al cual hemos construido nuestras vidas sin apenas ser conscientes de su existencia.

Hasta que desaparece.

Puedes creer que todo sigue igual, nadie te culpará por ello. El cielo, azul y brillante como una promesa, te abraza sin ningún reproche. En la cabina, la lectura de los relojitos con sus manecillas te dicen que todo marcha bien. No tienes nada por lo que preocuparte, ninguna duda, ninguna preocupación más que mantener el rumbo.

Pero lo cierto es que has dejado de volar, ya no lo haces ni podrás volver a conseguirlo jamás. Sólo es la inercia la que te sostiene ahí arriba. Aún no lo sabes, pero vives de algo que ya no existe, del empuje que lograste tener durante un instante mágico que creías eterno.

Hasta que desaparece.

¡Quiero volver al azul! / El que sentía pilotando aeroplanos de tinta y papel / Y de aeropuerto un diario en blanco

¿Dónde estás planeador? / Quiero el perfume del ahora y el aroma de una flor de piel / Yo que pensaba que aún volaba / Y era inercia

Love of lesbian, planeador

14 Comments

  • Alma

    En ciero modo me siento reflejada… en estos días, siete exactamente, no he dejado de pensar en esto: ¿y ahora?
    Tal vez sólo deba buscar alguna otra ruta; centrar las expectativas del viaje en mí o no tenerlas ni siquiera, ver dónde me lleva el viento, dejar que todo fluya… que lo que tenga que ser, sea.

    Un beso.

  • Beauséant

    No sé si tiene plazos, **JOSÉ LUIS**, a veces me da la sensación de que mi vida son breves momentos de estar ahí arriba y eternos momentos de terror donde parece que nada se encuentra bajo mi control… ¿y ahora?, **ALMA**, ni idea, y quién te diga lo contrario te miente o se miente a sí mismo. Pero es lo que dicen, ¿verdad?, que cuando el avión parece que cae en picado no debes intentar levantarlo a la fuerza, es mejor dejar que caiga hasta que se estabilice sólo.. pero, ¿quién se atreve?

  • Manuela Fernández

    Es muy interesante tu texto, lo he leído como tres veces y después he buscado en mi vida qué es lo que me hace mantenerme en vuelo, qué es aquello que un día va a desaparecer, presumiblemente, y aún así yo, tenga que seguir volando sin ello. La respuesta es diferente para cada lector. Yo ya tengo la mía.
    SAludos.

  • Paloma

    Desaparece y tal vez aparecerá después otra cosa que nos hará de nuevo volar. Si le damos espacio y no nos aferramos a lo anterior.
    O no, también puede ocurrir que no volemos nunca más. Habrá que vivir con ello también.

  • Ana

    En mi caso, el totem (o lo que sea) aparece y desaparece de forma interminente. Permanezco arriba por motivos diferentes y, cuando el motivo en cuestión “desaparece”, no soy capaz, como tú, de planear por inercia (es un don, querido, lo tuyo)
    Me encanta la canción, por cierto 😉

  • Beauséant

    Muchas gracias, **MANUELA FERNÁNDEZ**, efectivamente, cada persona tiene la suya, aunque sospecho que en el fondo no somos tan distintos, ¿verdad? A veces escribo para eso, para obligarme a pensar sobre algo y buscarle una respuesta.. o no.

    He pasado mucho tiempo, **ANA**, agobiándome por las cosas que pasaban, por las que no pasaban y por las que podían suceder y supongo que al final he desarrollado un fatalismo zen de esperar con el paraguas abierto a que escampe o me parta un rayo. **PALOMA** lo describe muy bien, no dejas de intentar y de buscar aún sabiendo que lo mismo la respuesta es esa, que no hay respuestas…

    Ese es el problema, **ÁNGELES**, que el miedo no nos lo quita nadie. Una vez que te haces (o te hacen daño) ya no puedes volver a confiar de la misma forma, lo haces con miedo, esperando la caricia con una mano y el golpe con la otra…

  • Toro Salvaje

    La gente positiva dice que después de las caídas uno se levanta y sigue volando y vuelve a resplandecer….

    Bien, tienen derecho a decirlo.
    Eso sí, no mires dentro de sus bocas porque no tienen dientes.

    Saludos.

  • MUCHA

    Que maravilla de texto Hay que tener magia y estar en equilibrio para escribir así. Lo días de encierro te lo han dado. El estar a solas con vos y quizás alguien
    Pero por sobretodo
    Pensarte, quererte, como nunca te has querido antes…
    ¿Sabes? Cada dia te entiendo mas

  • Beauséant

    A mi me gusta mucho la gente positiva, **TORO SALVAJE**, ponen caras muy raras cuando todo empieza a arder 🙂

    Gracias, **MUCHA**, me alegra escuchar con nos entendemos 😉 Ya van quedado menos días de encierro, al menos eso dicen, será mejor creer en ello.

    Lo mejor, **JO**, era cuando volábamos sin ser conscientes de ello, ahora todo parece necesitar más esfuerzo, necesita pensarse, medirse…

  • Galerna de Mayo

    Interesante, mucho. Aunque a mi no me da a pensar, porque ya lo tengo claro desde hace un eón. No me gusta planear, yo soy de las que empiezo a darle vueltas a la primera manivela que encuentre para hacer que el motor arranque y volver a tomar el control, y sino… salto con o sin paracaídas. O salgo volando por arte de birlibirloque o me parto algo más que los dientes. Y es que para mantenerse en pie pienso que hay que ser en un gran porcentaje realista, y al resto añadirle un poco de riesgo. Si creyera en la suerte me apuntaría al grupo de los que planean, pero ya la tengo comprobada y sé que llega en un porcentaje demasiado reducido.
    😉 Un abrazo.

  • Beauséant

    Lo mio, reconozco, que se debe quizás a una especie de fatalismo zen. Total, si al final te vas a estrellas te ahorras el estar tirando de palancas que no conoces y poniendo todo tu esfuerzo en algo que no sea prepararte para el golpe… Mi experiencia casi me dice lo contrario 😉 Al final somos herederos de lo que hemos vivido y, claro, cada uno vive a su manera.. como puede, o como le dejan.

    No me ha dejado devolverte la visita 😉 no tengo permiso

Leave a Reply to Beauséant Cancel reply

Your email address will not be published.