leer

Manifiesto de dispersión

Fue una señal. Todas las fotos de aquel verano salieron movidas. Todas menos aquella en la que aparezco con la cabeza cortada. Fue una señal pero… yo nunca fui buena interpretando señales, adivinando los motivos por los cuales siempre circulábamos por autopistas, como si tuviésemos prisa por acabar con aquello. Sentido de la economía, decías tú. Después vino todo lo demás. Yo, cantando por Camarón “sol del Caribe dame en la cara que quiero que volvamos morenos a España”. Tú. Tus arrebatos de trascendencia hablando del sentido de la vida y de un montón de estupideces que yo nunca lograba entender… no sé bien si por los excesos de alcohol, por el volumen de la música o porque, hablemos claro… en tu puta vida te has explicado como un libro abierto… Del último hotel, el más caro, nos fuimos sin abonar la cuenta. Aquello también debió de ser una señal. El principio del sinsentido del final. Como cuando te fuiste de casa y le dejaste las llaves al mendigo de la esquina. El sinsentido. Tu última postal. Desde París, claro. Deberías de quedarte allí para siempre. Para no verme obligada nunca más a escribir sobre el amor. Que el amor es simple, me contó Chavela. Y a las cosas simples, querido,  las devora el tiempo.

13 Comments

  • Eloísa

    Como canta Chavela mismamente…….

    …Nada me han enseñado los años
    siempre caigo en los mismos errores
    otra vez a brindar con extraños
    y a llorar por los mismos dolores…

  • Ybris

    Hay veranos que acaban en sinsentidos.
    Y, a lo que importa, los sinsentidos acaban anulando la necesidad de plantearse el amor.
    La verdad es que es algo tan simple que la vida lo acaba barriendo.
    Y, por supuesto, las más de las veces sustituyendo por otro con los mismos augurios.

    Un abrazo

  • obdulia

    Ya no sé si el amor se plantea, se busca y se escoge, o es preferible saludarle y dejarle pasar, pero es imposible vivir sin él y sin su anexo desamor.
    Ya no sé si irme al Caribe o hacerme la ruta del Artico… pero puedo escoger largarme al Perigord a probar su foie.
    Ya ni sé cuánto suman 8 y10…

  • Carmen

    “…esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón… por eso muchacha no partas ahora soñando el regreso…”

    Tocando la fibra sensible como sólo sabe hacer la Chavela.

    Si te sirve de consuelo, yo tampoco fui buena nunca interpretando señales, ni las más obvias.. pero supongo que hay destinos perversos para ciertas historias, incluso a veces en el amor es frecuente que se hablen dos lenguajes distintos..

    Un abrazo

  • bambola

    odio los arrebatos de trascendencia hablando del sentido de la vida, siempre son una señal exacta que no terminaremos el verano juntos.

    Ole a Chavela

    un abrazo

Leave a Reply to Carmen Cancel reply

%d bloggers like this: