leer

LaMancha

Estamos sentados sin hablar, cada uno lastrado por sus propios pensamientos que lentamente sucumben bajo el efecto de la botella mediada, estratégicamente situada entre los dos. Un par de vasos más, y todo será un confuso amalgama de ideas sin sentido.

No somos, nunca lo fuimos, héroes trágicamente enfrentados con su destino, pero como tales nos sentíamos hace un rato, tras depositar el viejo colchón sobre la acera con los dientes apretados, intentando ignorar la horrible mancha que ni la química ni la fuerza lograron extinguir; tozuda y fiera como lo fue su dueña hasta el final.

Bien poca dignidad hay en la muerte, hasta en eso nos jodieron bien. Ni grandes palabras, ni gestos gloriosos; sólo un estertor ahogado y una terrible mancha a modo de recordatorio, un NoMeOlvides trazado con furia. Dónde los cielos abiertos, dónde la triunfal trompeta del apocalipsis; nada, no hubo nada, ni pitidos urgentes, ni médicos de batas blancas corriendo por los pasillos. Total, si tiene que morir mejor en casa con su gente y amigos. Buena idea, pero ella no tenia ni una cosa ni otra, y mucho menos dinero que entregar a esas prostitutas del dolor y la miseria ajena. No tenías nada, excepto a nosotros que llegamos justo al final, y nos dejamos atrapar por tus ojos tristes, tus historias de búsquedas y soledad, y tu lucha constante y desigual, casi perdida aún antes de empezada, por buscar nadie sabe bien el qué.

Y ahora volvemos a estar como lo estuvimos entonces. Atrapados en el filo de la madrugada, con una botella peligrosamente vacía entre medias, y sin una mancha que nos recuerde que, al menos una vez, hicimos algo digno, un salvoconducto para entregar a nuestro favor el día del juicio, cuando descubramos por fin que no hay aplausos al final de la obra, y que alguien olvido escribir la palabra fin.

15 Comments

  • ipathia

    La palabra fin no existe para nosotros, siempre serán los demás quienes la escriban. De ahí que tristes situaciones se prolonguen…

  • isaaclore

    Yo también prefiero una botella medio vacía antes que nada, sobre todo si eres tú mismo el que se ha encargado de vaciarla. Y de existir un final, prefiero que sea un final abierto. Saludos.

  • Ybris

    Es terrible morir sin casa ni amigos.
    ¿Dónde queda la dignidad de la muerte?
    Y sólo nos queda la tristeza de recordar o imaginar sus ojos tristes.

    Abrazos

  • la chica triste de la parada de autobús

    Me resulta tristemente familiar este texto… en muchos aspectos. Qué curioso.

    Eso aparte de las referencias musicales que entreveo en las líneas 😉

    Un abrazo.

  • AngelCaido

    Todos somos héroes …
    Y villanos…
    Tan solo depende del lugar y el momento que el que decidamos dar rienda suelta a nuestro instinto, y en 99 de cada 100 ocasiones unos dirán… joder, ese tio es un héroe y los otros… hijoputa, que tio más miserable…

    en fin, cuestión de puntos de vista y motivaciones diversas.

  • adictaacruzarenrojo

    Una muerte…es siempre un libro a medio terminar, con las últimas páginas en blanco…un blanco afilado y cortante para quien se queda a media lectura…
    Es una putada vestida de luto…

    (gracias por otro escalofrío que añadir a mi semana)

  • Beauséant

    humm, no lo tengo claro ipathia, quizás exista, ahí delante de nuestros ojos, y no queramos verla… Pero es cierto, no seremos nosotros quien la escribamos, serán otros los que, como apunta Angel Caído, nos conviertan en héroes en villano, aún si casi conocernos.

    gracias chica triste por no emplear la palabra copia, la palabra referencia me hace creer que alguna vez he hecho algo original en vez de dar vueltas a lo que otros contaron y cantaron mejor que yo 😉

    ánimo pequeña tortuga, si no hay dignidad en la muerte, tendremos que buscarla en la vida, digo yo… Eso, o al menos lo que dice kikeelbardo, ser los protagonistas, que coño, aunque sea un drama.

    un libro a medio terminar adictaacruzarenrojo, o una promesa rota, en cualquier cosa algo que da escalofrío por su cercanía y porque sabemos ineludible..

    Ybris, no sé, supongo que la muerte es una putada de todas todas, y quizás sea cierto, y al final todos morimos solos, porque es un paso que nadie dará por nosotros, y que nadie nos puede explicar, se muere como se vive, una sola vez…

    Alvaro, isaaclore bienvenidos al club de las botellas medio vacías, apuremos pues el último trago que ya amanece…

  • peregrina

    La muerte merece dignidad y belleza, lástima la máscara horrenda que nos impone en el final. Suscribo lo que dice Álvaro ahí arriba: apuremos el último trago que amanece.
    Un abrazo.

  • Zebedeo

    Hasta para morir es bueno tener a alguien al lado, por lo menos para que tiren tu colchón con tu mancha imborrable. Aunque ¿quien sabe? quizás en ese colchón se acueste alguien una vez más, aunque sea un vagabundo.

    Me uno al brindis. ¿Me puedes echar un poco más de hielo? 🙂

  • Beauséant

    la muerte peregrina merce todo y eso y puede que más, pero no depende de nosotros, lo único que podemos hacer es tener una vida que haya merecido la pena ser vivida y, para con suerte, zebedeo, encontrar algún rostro conocido en el momento final…

    siempre hay un continuará querida brisa, todo es cuestión de saber si merece la pena escribirlo…

Leave a Reply to Zebedeo Cancel reply

Your email address will not be published.