leer,  mirar

la chica triste

Cada día me suicido un poquito, no mucho, lo justo para hacerme soportable al otro lado del espejo cuando me despierto por las mañanas. Soy tan cobarde que con ese ritmo me costará toda una vida morirme, pero no tengo prisa.

Me gustaría desaparecer, fundirme en algo mejor. Me habría encantando fundar una cuidad con mi nombre, un sitio al norte de todos los mapas y que estuviese siempre nevado, ¿te imaginas?. Pero nadie abandona una vida construida con tanto esfuerzo para intentar algo más grande, ¿verdad?

la chica triste

Era tan cierto todo lo que decía como cierto era que no sabía que hacer con nada de todo aquello. No había manera alguna de encontrar la estantería donde poder colocar esas palabras para poder clasificarlo. O quizás no clasificarlo, pero sí al menos situarlo en el lugar de las cosas conocidas como una barrera contra ese olvido que se impone sobre los días.

Al final ella tenía razón: sólo nos acordamos del nombre de los barcos que se hundieron.

7 Comments

  • María

    Escribes con esa inteligencia doliente que solo los que sienten en modo aguja clavada hondo saben transmitir, a veces … duele un poco leerte pero compensa, porque lo haces muy my bien.
    Enhorabuena! … ¿sonreirás ahora un poquito? 😉

  • Beauseant

    Todo pose, María 🙂 en el fondo soy una persona muy sana y equilibrada. Salvo cuando oigo voces, o cuando siento que alguien me persigue.. Por lo demás todo normal 🙂

    Gracias por estar ahí..

  • Maman Bohème

    Sabes…siempre que te leo, veo la fuerza y la positividad en cada entrada. O yo lo veo así. Bajo el halo de algo triste siempre se atisba una pequeña esperanza.
    Y en esta entrada hubo una frase que para mi dice mucho…te la robé y la puse en mi blog…(si no te parece mal…).
    Me gusta mucho cómo escribes.
    Un abrazo

  • Beauseant

    Muchas gracias Maman Bohéme, eso creo yo, que dentro de la tristeza del día a día siempre hay un pequeño atisbo de luz.. Si todo fuese hermoso y luminoso no nos daríamos cuenta de esos instantes, necesitamos algo de oscuridad para poder reconocerlos…

Leave a Reply to Beauseant Cancel reply

Your email address will not be published.