leer,  mirar

una tristeza dulce y pegajosa

A veces comenzamos cosas aún sabiendo que se nos morirán en el camino. Lo hacemos como una forma de decirnos que el cambio posible, que no estamos predestinados. Esta vez lo lograremos, nos decimos, y no necesitamos nada más que nuestra voz para creer en ello.

Y mientras dura la escapada y todo parece funcionar la sensación es maravillosa. Enhorabuena, has logrado escapar de ti mismo. La derrota se vislumbra en el horizonte, ahí mismo, mucho más cercana de lo que debería como los objetos en los retrovisores pero ya habrá tiempo de pensar en ello. Tenemos todo el tiempo del mundo, ¿verdad?

Una persona triste es una persona que ha dejado de buscar esos huecos por los que escapar. Alguien que se enreda en los finales de cosas que nunca se atreve a comenzar.

Una persona triste convierte en tristeza todo lo que tiene alrededor. Una tristeza dulce y pegajosa que extiende sus zarcillos tanteando, explorando en busca de nuevas víctimas. La tristeza necesita alimentarse, expandirse para poder seguir viva.

Tarde mucho en comprenderlo, en huir de esas personas con los calendarios vencidos. Me costo mucho comprenderlo y cuando lo hice ya era tarde, me había convertido en una de ellas.

Es tentador, demasiado, pero no debo buscar culpables porque siempre se encuentran demasiado cerca. Tan cerca como al otro lado del espejo donde hago el inventario de cada mañana.

14 Comments

  • Mento

    Bueno, también hay una tristeza que termina por ser necesaria para todo individuo. Esa que te rompe en las experiencias y te enseña a no buscar salidas estúpidas, sino a conquistar la alegría de los instantes. Si te paras a analizarlo, la tristeza (quitando la que produce internamente la falta de serotonina) es toda inducida por factores externos. Frente a ellos, hay que intentar ser el último en quedar en pie y a ser posible con una bonita sonrisa. Es el mejor repelente para los que no desean ser curados de sus tristezas, por desgracia cada vez son más los adeptos a esas filas de desilusionados… y terminan por ser muy, muy tóxicos en las relaciones.

  • Alma

    Yo no confundiría alguien triste con alguien amargado. La primera puede ser la persona más positiva, la que te ayude a salir de tu propio hueco, y sin embargo, si te detienes a ver detrás de su sonrisa, en el fondo de sus ojos encontrarás ese dolor que aún no pudo curar… pero lo intenta día a día, a cada instante…y sonríe porque sabe que la vida es un conjunto de momentos. En cambio el amargado es diferente, es esa persona que ha perdido todo, hasta la esperanza, y que no tiene ganas de recuperar nada…y no sólo, parece encontrar cierto placer en “transformar” en amargados a todos los de su alrededor. Estos últimos son de evitar, te enferman. Debemos rodearnos de personas que nos aportan, que sumen…tristezas tenemos todos, pero no por eso la vida es menos bella, o ¿acaso los días de lluvia te impeden esperar por aquellos soleados?

    Como siempre un placer pasar por aquí, un beso.

  • Amapola Azzul

    Las causas de la tristeza pueden ser múltiples, ahora no me encuentro demasiado capacitada para ponerme a analizarlas.

    Aunque tal vez debiera alguna forma de poder convertirse en una persona alegre.

    Besos.

  • alessandrinimariamaria

    Tristeza y amargura van de la mano, es necesario ambas para ser una persona que dejó todo en su lugar, en busca de todo lo que dejo y no puede hallar, la razón que ya no existe, esa persona solo mira aquello que se fue ,es tristemente amargada. Muy bueno como siempre.
    Abrazo

  • Beauséant

    En pequeñas dosis, MENTO, es verdad que puede ser algo casi necesario. He conocido mucha gente incapaz de llevar una relación o casi cualquier cosa porque siempre buscan la chispa, la magia, que todo, en todo momento, sea algo maravilloso… quizás yo me encuentre un poco en el otro extremo que comentas, quizás, a veces, chapoteo demasiado en esa tristeza pegajosa que, en el fondo tampoco es para tanto…. Creo que te ha quedado un comentario más completo que mi texto 😉

    Así es, ALMA, si eres un amargado de la vida lo mejor que puedes hacer es arrastrar contigo a cuantos puedas 🙂 . Supongo que el truco es saber posicionarse en el punto medio, ¿verdad? , no dejarse arrastrar por cualquier pequeño problema y tampoco caer en una euforia falsa que se desmorona nada más tocarla. Es cierto que debemos rodearnos de personas que aporten algo, eso lo tengo claro, lo que no tengo claro es si soy yo el que aporta algo al resto 😉

    No analices, AMAPOLA AZZUL, no analices, hacer espeleología con los sentimientos nunca lleva a ninguna parte.. supongo que convertirse en una persona alegre, una de verdad, no es algo que uno pueda decidir, es cuestión de cada momento, ¿no? de lo contrario nadie elegiría estar triste… o sí, ahora que lo pienso, lo mismo sí. Cualquiera sabe.

    Algo de eso es, ALESSANDRINIMARIAMARIA, mirar constantemente las cosas que se fueron nos impide ver las que vienen. Es inútil ese lamento, desde fuera se ve fácil, pero cuando andas en medio de la tormenta la salida nunca es obvia.. Muchas gracias.

  • Alma

    Beauséant, yo creo que sí aportas, tus letras desde este rincón lo hacen…a mí me hacen pensar y reflexionar, y así podemos “conversar”, intercambiar opiniones, y eso suma, siempre. 😉

  • Carmem

    Puede haber tantas personas tóxicas tristes como alegres.
    Porque algunas de esas que están siempre en modo happysuperguay…a veces esconden mil demonios interiores bajo esa máscara de sonrisas perpetuas.

    Con lo bonita que es una sonrisa que surge de repente después de un mal rato…o muchos malos ratos,esa sonrisa sencilla tiene luz de veras…

    Besos.

  • Paloma

    La tristeza forma parte de la vida igual que la alegría. Ninguna de las dos dura para siempre. Se va transitando de una a la otra o pasando por fases intermedias.
    Lo del punto medio está bien, si se puede alcanzar.

  • Beauséant

    Muchas gracias, ALMA, me has tocado la ídem 😉 lo que más valoro de este sitio es precisamente eso, el aprender cosas y que de vez en cuando me lleven la contraria (de vez en cuando, no siempre 😉 )

    Los alegres hiperventilados, TORO SALVAJE me encanta, apunto esa frase para la siguiente porque conozco algunos entusiastas d esos 🙂

    Un placer, ANONYMOUS, seas quien seas 😉

    Eso dicen, CARMEM, que muchas de las personas con depresión son personas que siempre parecían alegres. Sospecho que es porque en el fondo nos quedamos en las apariencias y pensamos que todas las sonrisas son iguales, pero si de verdad nos paramos a mirar veríamos sonrisas tristes y otras, como dices, que surgen en medio de la tristeza y son reales…

    El puñetro punto medio, PALOMA, me han dicho que existe, algunos incluso juran que lo ha pisado… yo no me creo nada 🙂 Pero sí, nada dura para siempre, son saltos vaivenes…

  • Mucha

    La tristeza es un estado corto de crecimiento.
    Cuando se alarga se convierte en depresión.
    Un escape de la mente
    para quizás a volver a ser, lo que no se era.
    Abrazos y que tengas un maravilloso Thanksgiving
    Te dejo una flor

  • Lachicadeluniverso

    La tristeza es un tipo de adicción difícil de salir de ella, hablo por experiencia, una vez la superas, hay que andar con ojo.. a quien dejas entrar en tu vida. La tristeza es una forma más de no afrontar el mundo, viene del miedo..

    Y si es cierto que hay personas tristes o amargadas.. que es lo mismo vaya, siempre encontrarán excusas y culpabilizaran a los demás para no salir de ella, o crean que la otra persona es culpable de su causa..

    Pues salir de ella es una decisión..

    Aunque es cierto que una vez sales de ella, es difícil no recaer, por eso hay que tener cuidado a quien dejamos entrar en nuestra vida.
    Puedo dar voz a esto, ya que yo se lo que es salir de ello, pues la e abrazado y alimentado durante años, pero por experiencia hay un día que te cansas de tanto sufrimiento.. Y sales de ella, no es un trabajo fácil..
    Pero es una decisión que uno toma al dar importancia a tipos de emociones…
    Ya sabemos que si no tomamos conciencia de nuestra mente, es decir ego, este es un gran aliado para no salir de ella, al contrario te ayuda a quedarte ahí.
    Todos tenemos épocas, este año he vuelto a recaer, pero realmente sólo han sido dos meses, y fue debido a lo que tenía alrededor, una persona que siempre estaba triste, y me recordó a mi, a esa época, pero me elegí a mi, aparte a esa persona, con todo el dolor que eso me causó pero el dolor es momentáneo.. Y Sabes que me ayudo a salir de esto, a determinar que mi felicidad es más importante que cualquier persona que no sepa ser feliz.

    Pues que durante mi etapa de vida fui una niña triste, y ya adulta cambie ese patrón de pensamiento y experimente el otro polo. Que es la alegría, la frescura, la creatividad, y era tan feliz.. Que al asomarse de nuevo la tristeza me creo angustia, recordé que hay otras formas de vivir, y tome decisiones.

    Carl gustav jung, tiene 2 frases muy buenas.
    -El dolor es inevitable, el sufrimiento opcional.
    -Y para ser médico hay que enfermar. (está frase tiene desde mi punto de vista toda la razón, pues cuando somos nosotros mismo los que experimentamos, tenemos la capacidad de salir de ello, y de empatizar con otra gente).

    Y nunca buscar culpables, pues la culpa es un invento y una excusa..

  • Beauséant

    Sabias palabras, MUCHA, la tristeza durante un corto periodo de tiempo puede ser útil, ayudarnos a crear algo con ella, pero cuando te quedas mucho tiempo en esa estación acabas terminando en la depresión y de ahí es muy complicado salir.

    Muchas gracias.

    Buff, Lachicadeluniverso, nunca había pensado en eso que dices: La tristeza es una forma más de no afrontar el mundo, viene del miedo.., para mi la tristeza era una consecuencia de la forma de ver el mundo, pero quizás sea lo que dices, una forma de esconderse de una realidad que no somos capaces de asumir. Y sí, ahí influye mucho la gente a la que decides seguir, de aquellos de los que te rodean porque esos son, precisamente, el mundo, tu mundo… mi experiencia creo que no ha sido tan dura como lo que nos cuentas, pero los pasos, hacia delante y hacia atrás, han sido parecidos. Nunca una niñez alegre, aunque creo que sin motivos, mis padres hicieron todo lo que debían y nunca me falto de nada, no creo que fuese culpa suya, supongo que cada persona, en fin… que a veces las decisiones importantes se toman sin que ni tan siquiera lo sepamos.

    Eso sí, siempre he intentado no convertir mi tristeza en amargura 😉

    Muchas gracias por tu comentario, más largo y completo que el texto, he aprendido mucho.

Leave a Reply

Your email address will not be published.