un hombre desnudo

un hombre desnudo

Parecía un naufrago, allí varado ante aquella inmensidad azul rota por un pequeño velero en la lejanía al que despide con tristeza. Me recordaba a los desdichados protagonistas que aparecían en las novelas de Salgari que iluminaron mi infancia.

Quizás por eso hice la foto. Por eso o por el hombre desnudo.

No hay nada más extraño que un hombre desnudo. Hay algo que no soy capaz de encajar en el conjunto. Como si fuesen partes distintas, la de arriba y la de abajo, dos trozos pertenecientes a especies diferentes. Con ese apéndice colgando ahí abajo que parece tener vida propia, que incluso envejece a otro ritmo. Un ser consciente y autónomo.

Las voces rudas, los olores a sudor y cerveza que siempre asocio con los primeros y torpes compases de mi adolescencia. Esas miradas, sobre todo esas miradas que retan, evalúan y analizan sin descanso, que siempre parecen querer pedirte algo y nunca se atreven a hacerlo.

Aún no había descubierto el mundo en toda su terrible soledad y ya entonces me parecieron un puñado de mamíferos torpes y extraños. Siempre a un paso de producir ternura mientras se abren camino a golpes en un mundo que apenas eran capaces de balbucear.

No les culpo, para las mujeres es mucho más sencillo. Desde el primer momento nos dejan claro lo que se espera de nosotras si queremos ser aceptadas. Nuestras vidas discurren como esos juegos infantiles donde te presentan el dibujo de una muñeca en casta ropa interior y debes colocarle el vestido adecuado para la ocasión. La amante infiel, la esposa firme y estoica, la madre… en realidad la madre es una figura solitaria, sin adjetivos. Una vez que se es madre el resto de roles son engullidos. Desde ese momento sólo serás la madre de alguien.

Ellos no, a los chicos les arrojan en un mundo sin reglas y los pobres creen que podrán hacerlas a su medida. Cuando descubren la inevitable verdad, que el mundo no les pertenece y las reglas ya las hicieron los de arriba, vuelven a ser esos niños frustrados que contemplan un rompecabezas sin sentido.

Era una niña, o al menos así me recuerdo cuando vi mi primer hombre desnudo. Un accidente provocado y nada inocente, como siempre sucede en estos casos. El primer cuerpo que causa extrañeza es el propio, luego vienen los cuerpos ajenos, el buscar tu lugar un poco a ciegas, el intentar entender algo de un mecanismo tan antiguo como el mundo y que nunca deja de resultarnos un extraño. El misterio de nuestros propios cuerpos.

Ya entonces, ante mi primer hombre desnudo, atrape una certeza que me ha acompañado firme desde entonces, y es la de que nunca lograría entender nada del universo masculino.

12 thoughts on “un hombre desnudo

  1. Me has maravillado querido
    Eres maluable con tus escritos .
    Te entiendo yo puedo hacer lo que quiero ser en mis entradas
    Pero en la vida real siempre estuve bien definida. Siempre me gustaron Ustedes.
    Son mas lógicos, tienen “ese que se yo” que me encanta
    Tu texto es un aplauso.. Ni siquiera podría comentarlo es perfecto.
    Un dia maravilloso en esta caliente Miami
    Aun no recuperada de lo que vivimos me encanto sintigo en este conmigo inolvidable

  2. Es una bonita y buena foto, aunque reconozco que el hombre desnudo me provocó una sensación extraña, que no sabría describir. Aun así, la foto sería bella sin él, pero no sería la misma, mejor que se quede así, original y desnuda esta foto 🙂 Me gustó mucho.

    Lo que dices del hombre… que tiene como un papel poco definido y debe averiguar por dónde ir, me recuerda a mi novio, que decía que para la mujer es algo más fácil. Y me hiciste pensar en él, que ahora que ya en verano cumplió con lo que tenía que cumplir, ahora vuelve a ser un niño, como mi niño a tiempo parcial (aunque no podría jamás decirle lo de niño ¡Je,je!).

    Me alegra poder entrar aquí, porque en un tiempo, intenté entrar y no podía. También es que estoy como bastante ausente de blogger y en otras cosas, aunque como ves, siempre puedo aparecer de vez en cuando para leer algo.

    Ha sido un placer pasarme por aquí.

    Un saludo 🙂

  3. Como seres de dos planetas diferentes, Toro Salvaje… creo que todos pretendemos que entendemos algo pero en el fondo todos estamos perdidos y en manos de esos, de los que sólo usan el instinto.

    Gracias, Mucha, tus palabras siempre me hacen sonreír, ya ves y me alegro mucho que lo peor haya pasado por allí… como comentaba ahí arriba, a veces creo que somos de planetas distintos, ni mejores ni peores, simplemente con formas muy diferentes de afrontar el mundo. A veces la línea recta es mejor y otras veces sólo sirve para estrellarse contra una pared, ¿quién sabe?

    Cuando le vi, Esther, supe que quería hacer esa foto. Como dices, la foto sería otra sin él, yo también quiero pensar que peor. Me ha hecho gracia tu comentario porque en el fondo creo que los hombres pasan por muchas cosas hasta que al final logran ser lo que quieren, que es ser otra vez niños. Lo único que cambia es el precio de los juguetes 😉
    Me alegra que hayas podido entrar, hemos cambiado algunas cosas de la configuración, pero no creo que fuese eso. Aunque con estos chismes cualquiera sabe, ¿verdad?

  4. Me hace feliz que yo te haga sonreír…Eso es algo muy lindo ….
    Las sonrisas mejoran el sistema inmunológico dicen por ahí las malas lenguas
    Besitos querido

  5. Para mi forma de ver, de mirar, el hombre es mas bello desnudo que la mujer,jajaja. Los conflictos del hombre comienzan al nacer cuando le dan ese rol de “Macho”, y ellos se pierden en esa maraña de que todo lo pueden, y lo saben hasta que se enfrentan con la realidad, excelente tema , gracias.
    Abrazo

  6. El hombre y la mujer dos mundos y dos cuerpos opuestos que se complementan a la perfección, y lo cierto es que ver a un hombre desnudo no se suele juzgar tanto como a la mujer verla desnuda pueden pensar de todo.

    Me gusta la foto y me gusta tu texto.

    Un beso.

  7. Cierto, Mucha, las sonrisas curar quizás no curen nada, pero ayudan bastante 😉

    Es que es un lío, María, porque te enseñan una cosa y luego todo son complicaciones y frustraciones 🙂 La vida al final no es otra cosa que intentar buscar un sitio y cuando desde el principio te dan las direcciones marcadas es imposible encontrar nada.

    Si en la foto hubiese aparecido una mujer, María Perlada, es muy posible que no hubiese hecho la fotos, como dices, al ser un hombre parece que es otra cosa, no sé… Estamos rodeados de pequeños gestos y acciones que hacemos sin pensar y, sin embargo, casi siempre se hacen las cosas por un motivo, ¿verdad?

  8. recuerdo que, me habían contado de la desnudez, muy vagamente en mis libros de historia del arte y de grecia, y a veces solo miraba voluptuosidades y trazos muy finos y aparentemente delicados con tizas de gis o carbón.
    así mucho tiempo… y nada que curioso era que de desnudos de hombre nada
    solo esculturas y a veces hasta le tapaban las zonas pudendas y hasta mejor “nivelaban” esteticamente las partes porque no era erotismo sino heroismo lo que habría que admirar…

    luego un tiempo supe que el desnudo totalmente era un pecado cuando los griegos decian que era la verdad….

  9. Quizás sea algo manido, Jo, pero la moralidad cristiana cambió la forma de entender el mundo y a los propios seres humanos. Llegamos a avergonzarnos, a prohibir y ocultar cosas que antes era de una normalidad absoluta. He visto tallas medievales de gran valor con los ángeles tapados para no enseñar los genitales por un grupo de monjas que no entendían nada. Cuando llevas esa mentalidad a todos los espectros de la vida te puedes imaginar lo que puede salir de ahí, ¿verdad?, que al final tu propio cuero es algo de lo que debes avergonzarte.

  10. Estoy maravillada con la foto. De hecho me quedé contemplándola por unos minutos antes de entrar de lleno al texto. Concuerdo en que parecen dos mundos fraccionados puestos en una misma dimensión, parecen ir a destiempo del otro, como si la parte de arriba contase sobre una vida y la de abajo contase de otra.

    Yo diría que no es fácil ni para ellas ni para ellos. En general el ser humano debe encontrarse a sí mismo, pero como individuo. Saber que no existen roles que deban delimitarlos ni verdades que deban cuartarles la libertad.
    Es cierto que, tristemente, algunas mujeres crean que deban llegar a ser como la sociedad dicta que deben de ser y sigan ese camino al pie de la letra… No digo que no pueda usarse esa línea como guía, pero siempre y cuando ello te haga feliz. A veces es más difícil que te den el plan hecho en vez de poder ser tú el creador. Y para los hombres, la sociedad también les exije mucho, que sean lineales, que no lloren, que sean fuertes, que sostengan familias.. o todo lo contrario, que se avienten a la aventura.. Otra vez, es triste no poder ser tú mismo el que trace o decida ese plan.
    Aunque no concuerdo del todo el tu pensar, me encantó tu planteamiento, tu capacidad de análisis siempre es enriquecedora.

  11. En esta ocasión la foto salió así, estaba tratando de encuadrar el velero y al ampliar el cuadro le vi y desde ese momento supe que tenía que aparecer en la foto.

    Como siempre sabes ver la escala de grises donde otros sólo ven el blanco o el negro. Escribir es para mi un poco una forma de verlos, no siempre estoy de acuerdo con lo que escribo (aunque parezca extraño), muchas veces es una forma de enfrentar ideas o teorías, ponerlas por escrito y seguir el razonamiento. Tampoco creo que sea más fácil o más complicado, creo más en las diferencias sociales, el lugar en el que naces. En algunos lugares nacer mujer es empezar el juego en modo complicado, en otros, como dices, aceptar esos roles impuestos a veces no conlleva infelicidad… Como apuntas, no es algo que se pueda zanjar en una frase. El texto no era más que una pequeña brizna de todos esos grises.

    Lo bonito sería eso, poder elegir, ¿verdad?, y poder hacerlo de verdad. Sin imposiciones, sin chantajes.. pero dudo que veamos eso de verdad porque al final esos patrones los repetimos, casi sin querer, al educar a nuestros pequeños.

    Al final nos quedan comentarios más largos que los textos 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.