murieron los dioses

murieron los dioses

Murieron los dioses, los nuevos y los antiguos, el día que llegaron los hombres armados. Fusiles relucientes, rostros barbudos, ni un atisbo de piedad en ellos. Cada una de esas caras contaba una historia que no había nacido para ser escuchada.

Si la muerte tuviese un rostro sería la de aquellos espectros que aparecieron aquella mañana en el poblado.

Los pusieron en fila a todos bajo el sol inclemente del medio día. Una hilera interminable de niños desnudos. Los brazos levantados, esperando sin entender. Todos los que presentaban algún indicio de incipiente vello bajo las axilas fueron rematados a golpes con las culatas de los fusiles. Allí mismo, ante sus madres.

Los niños supervivientes fueron sacados a empujones, golpes, gritos y llantos. Estaban vivos porque era muy jóvenes, apenas unos críos, y no tendrían memoria de aquel día. Serán entrenados en el odio, tratados como prisioneros hasta que un futuro no muy lejano se conviertan en hombres barbudos que matan a niños desnudos con los brazos en alto.

Sin un atisbo de piedad.

Las mujeres fueron divididas. Las más viejas apenas valían nada, podrían morir allí mismo si aquello les diese alguna diversión. Irían a la intendencia, serían las criadas, lavarían la ropa y cocinarían para aquel ejército que solaba la tierra. Las más jóvenes eran un preciado botín de guerra. Esclavas sexuales vendidas al que pudiese pagar por ellas, sobre todo las vírgenes.

Algunas lo comprendieron al instante. Supieron adivinar su futuro en aquellos rostros cetrinos y decidieron sellar su destino allí mismo, ante los cuerpos de sus hijos. Se arrojaron crispadas sobre aquellas armas que relucían en manos expertas.

Ellas fueron las primeras en ser violadas.

Sus aullidos se escucharon por todo el valle y tardaron semanas en extinguirse. Sus gritos cayeron sobre la tierra como cae la simiente sobre la tierra maldita.

No quedaban dioses ni plegarias para conjurar aquella maldición.

14 thoughts on “murieron los dioses

  1. Gris mañana . El cielo plomizo veo desde la ventana. Una lluvia finita se me mete adentro mientras te leo …..
    Tus palabras van poniendo sentimientos. Las nubes se unen en suave letargo
    Tu alma se acerca me toca y me escapo…
    Te leo y me invades de grises momentos.
    Me gusta tu lluvia ….
    Me escapo, me escondo
    Y al final….las palabras explotan
    sale el sol de golpe…. y
    Te leo…

    1. Gracias artista de tus letras.
      La vida sera lo que nosotros le ponemos
      Si la hacemos mierda cagaremos eso…
      si le ponemos tu arte
      las luces saldrán desde adentro

      1. Somos lo que comemos, ¿verdad? no podemos hacer grandes cosas en esta vida, MUCHA, pero podemos intentar pelearla con un poco de estilo, no sé si eso será arte, el tiempo lo dirá. Mientras tanto podemos disfrutar con lo que hacemos 😉

  2. Así somos.
    Desde la puta edad de piedra hasta hoy mismo.
    No hay animal más dañino que el ser humano.
    Deberíamos desaparecer del planeta.

  3. Opino como Toro, nada es mas temible que nosotros mismos, y como va, no parece que va a cambiar jamás.
    Abrazo

  4. Me sumerjo en la fotografía que encabeza tu escrito, no llego a adivinar que planta es, ( se parece a una que en mi tierra le llamamos anís silvestre) anís de verano, fuerte , verde tronco, blanca flor …
    sigo bajando y ese la mirada se clava en cada frase, en cada hecho, en cada atrocidad,
    y pienso cuantos van? y pienso cuantos quedan aún?
    somos alma helada, caminantes bajo un sol que no derrite el hielo del rencor, el oído y la miseria del alma
    no se si has leído, aunque no venga mucho a cuento ,”Morir es noticia” un libro basado en el periodista y militante comunista, Carlos Berger, asesinado por la caravana de la muerte

    Un beso y buena semana

  5. Todo el texto es un alarido fulminante, un escozor inmisericorde en los ojos del lector, un llanto en letras, un cúmulo de realidades tormentosas resumidas en esta entrada. Doloroso, crudo y espeluznante.

  6. Gracias, Mucha, haces poesía con los textos, y al leerlo con tus ojos siempre me parecen un poco mejores de lo que son. Es extraño, pero llovía el día que escribí el comienzo de la historia, el resto quedo aplazado en la libreta hasta que logré terminarlo… Quizás hiciese sol…

    Tranquilo, Toro Salvaje, que de hacernos desaparecer ya nos encargamos nosotros solitos, sin ayuda de nadie. Si hay algo para lo que tenemos sobrada capacidad es precisamente para hacernos daño de todas las formas posibles. Y no, María, no tiene pinta de que la cosa vaya a mejorar. Antes veía las noticias, joder, hasta compraba periódicos, me creía parte del cambio, apoyaba y criticaba ideas como si fuese de verdad importante. Al final, nos engañaron tantas veces que he ido refugiándome cada vez en rincones más pequeños. Uno de esos pequeños lugares, Kadannek, es este sitio, esta página. Como bien has adivinado, es más un grito que otra cosa, tras ese grito seguiré con mi vida y nada cambiará, soy consciente de ello, pero no tengo claro si eso me hace más inocente o más culpable de todo. Al menos el ignorante siempre puede decir que no sabía, ¿no?

    Reconozco, MaRía que me gustan las fotos de naturaleza por su parte estética, pero nunca tengo claro lo que fotografío 🙂 Para mi también era anís, pero estaba muy seco o era otra cosa porque no tenía ese olor que tengo asociado con esas plantas.. me gusto la forma que tenían, me recordaban como pequeñas almas saliendo del cielo o alguna tontería de ese estilo, me pareció que iban bien con el texto. Luego, cuando lo junto todo esas ideas me parecen una tontería…
    No conozco el libro, tomo nota, sospecho que será uno de esos libros que una vez leídos pensaré que no debía haberlos leído, pero estaré agradecido de haberlo hecho. Tenemos testimonios de sobra, la historia de ahí arriba es atemporal, a veces lo hacen en nombre de algún dios, otros lo hacen sin tapujos y sin esconderse, para mi todo al final se resume en pobres matando a pobres para que algunos ricos puedan serlo un poco más..

    Gracias a todos por pasaros en estas fechas tan poco dadas a este tipo de actividades.. Un abrazo.

  7. Todos los días me pregunto por qué nos llaman la especie inteligente.
    Probablemente seamos la única especie que hagamos nuestra propia extinción.
    Besoss

    (No pude publicar hasta ahora tus comentarios. Gracias por leerme )

  8. a veces creo que la forma en que nos destruimos y nos aniquilamos como humanidad no merece ser escrito asi de bello.

  9. Sospecho que nos llaman así, Vanessa porque nos hemos puesto nosotros ese apelativo, no hemos consultado nada al resto de especies 🙂 Aunque es verdad, si provocamos nuestra propia extinción somos cualquier cosa menos eso. Ah, y tranquila, no recordaba si había puesto un comentario o no, y a veces en esta página he tenido algunos problemas.

    Esas palabras, Jo, si que son bonitas 😉 No he querido perder la esperanza con nuestra raza, pero hay días en que eso es imposible.

  10. Pues estoy de acuerdo con lo que ha dicho Xavi, el ser humano es más dañino que los animales, destruimos el planeta cosa que los animales no serían capaces de hacer eso, y hasta los de nuestra misma especie.

    Siempre son interesantes los temas que tratas, Beuaseant, es un placer pasarme por tu blog.

    Besos y feliz tarde.

    1. Gracias a ti por compartirlo…

      La naturaleza es cruel de narices, pero es verdad que el ser humano añade un componente más de sufrimiento… quizás ese algo tan destructivo es lo que nos ha permitido sobrevivir como raza hasta ahora, pero creo que nos acabará por condenar….

  11. Todo vuelve una y otra vez. No hay escapatoria. Es como si estuviéramos en un bucle.
    Diferentes países, diferentes vidas, iguales muertes.
    Todo se resume en la indiferencia. En vivir el presente, leer algo que te hace fruncir el ceño, quizás conmoverte durante un segundo… luego, girarte y maldecir contra alguien. Seguir con la vida. Olvidar.
    Tu escrito está de rabiosa actualidad.
    Me hace sentir triste.
    un gran abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published.