la araña que quería ser artista

la araña que quería ser artistala araña que quería ser artista

la araña que quería ser artista
la araña que quería ser artistaCada mañana, la araña que quería ser artista teje un precioso tapiz que llena de formas geométricas y puro vacío.

Al romper el alba, sin apenas dormir, recorre cientos de metros desde su guarida hasta encontrar el agua más pura recién salida de las entrañas de la tierra y con un esfuerzo inaracnido va creando con sus ocho peludas patas pequeñas esferas, redondas y perfectas que distribuye por toda su tela siguiendo un patrón que sólo ella conoce.

El resto del día lo pasa asomada a su cueva esperando palabras de halago de los insectos que pasan asombrados a su lado. Qué gran trabajo, le decían dos escarabajos apresurados. Cada vez te salen mejor, añadía una mariposa desde las alturas. Y la araña que quería ser artista sentía como los miles de pelitos de su caparazón se erizaban de puro gusto.

Y así fue como la araña que quería ser artista se termino muriendo de hambre. Porque, como descubrió demasiado tarde, del arte no se come.

Con esa estocada tan certera desterró mi padre todos mis sueños de convertirme en una persona creativa para intentar llevarme por el recto camino del que en realidad era su gran sueño: el de convertirme en todo un ingeniero industrial. Aunque ni entonces ni aún hoy sigo sin tener claro a que artes arcanas se entregan los citados ingenieros.

Un idiota mi padre. Si supiese que ya he logrado vender tres de mis mejores trabajos fotográficos seguro que me abrazaría con lágrimas en los ojos para pedirme disculpas.

El primer trabajo lo cambié por una merienda en una cadena de comida rápida y el tercero lo vendí por dos kilos de estupendas patatas cachelas recién sacadas de la tierra.

¿Y mi segundo trabajo?

De ese no hablaré porque no seré un artista pero sí todo un caballero.

la araña que quería ser artistala araña que quería ser artista

12 thoughts on “la araña que quería ser artista

  1. Esa, Toro Salvaje, es una verdad incontestable… ellos se acuerdan de nosotros siempre y nosotros cuando los perdemos…

  2. Son preciosas esas fotos…preciosas…
    El esfuerzo de esa araña por crear algo bello y perfecto. Algo que la satisfacía, que la llenaba de orgullo.
    Pero de lo bonito no se vive…
    No sé dónde está el punto entremedio Beauseant. ¿Lo hay?
    Creo que en esta sociedad, no.
    Y sobre los padres…ellos siempre ven más allá.
    Un abrazo

  3. Justamente en mis épocas de adolescente yo cambiè el sueño de ser bailarina por escritora obvio, que mi padre quiso que acudiera a “pulirme” enviándome a algún taller con algún escritor de renombre pero se que fue trampa con maña. Lo hizo para desengañarme….

    Mi abuelo su padre cuando acaso escuchó lo de bailarina y escritora dijo precisamente esa frase

    Del arte no se come, pero ella es mujer bastara que se case y entonces podría hacerlo de hobbie. Que desengaño más grande y bueno me fui por el mundo del arte y vivo y como y hasta de hobbie lo tomo y me divierto y no necesite aún casarme

    🙂

  4. Las fotos son impresionantes. Lástima que la valentía esté cada día más reñida con las estabilidad y que en este mundo nos educen (yo la primera) para querer y necesitar ser estables. Ojalá fuera como la araña que supo lo que quería aún a sabiendas de lo que se jugaba.

    Un abrazo

  5. Creo que no, Maman Bohème, que no lo hay.. o todo es un caos de drogas o destrucción o una vida modélica llena de hijos e hipotecas. La línea intermedia quizás la tengamos en algunas épocas de nuestra vida, pero al final siempre caemos a un lado o al otro de esa línea.

    Cada uno va llenado su vida, Jo de cosas que le parecen bonitas o interesantes.. hace poco estuve buscando setas en el bosque, yo iba haciendo fotos, otro cogiendo setas y otro.. piedras.. y todos éramos felices y eso, que tan fácil es de entender, parece que nos cuesta horrores asimilarlo 😉

    Quizás la araña Castigadora tuviese un final feliz. Sería bonito, como bien dices, que ese camino que nos han trazado no fuese el único, o al menos que permitiese tomarse algún desvío turístico para ver el mar o la bola de queso más grande del mundo…o cualquier cosa que simplemente sea un poco distinta.

  6. ¡Qué chulada! Me ha encantado y las fotos , también.

    En mi historia también hay algo de esto y creo que, por desgracia, puede ser algo bastante común.

    Un aplauso por quienes, a pesar de la gran presión que ejercen los padres con nosotros y lo difícil que es contradecirles por las importantes figuras que son, siguen sus sueños y los consiguen.

    Buena tarde. Yo regresando… no sé si fugazmente.

  7. Es algo complicado, Esther porque, muchas veces, te toca dar la razón a esas personas que no tenían en fe en ti 🙂 yo he seguido un camino muy recto y estable y tampoco me arrepiente, a veces creo que lo dejaría todo por un minuto de hacer lo que de verdad me apasiona, pero en el fondo no creo que lo hiciese…

    En cierto modo siempre estamos regresando de algún sitio, ¿no?

  8. La naturaleza al final, al principio, siempre nos sorprende con intrincadas verdades llenas de significado —¿de belleza?— que para bien o mal nos recuerdan lo ínfimos que somos en el conjunto…

    Abrazotes.

  9. De alguna forma me tienen muy fastidia algunos prejuicios y paradigmas mentales, tan arcaicos como el mundo mismo.
    Eso de que el artista se muere de hambre no sería así si el resto de las personas no se lo hubiesen hecho creer. No todos tienen el talento o la habilidad, ok, pero creo que se puede progresar dentro de un margen realista, con esfuerzo. Hacer cosas paralelas que complementen tus ingresos también es un buen plan.

  10. Antes de que la línea tome la dirección que casi seguro será, para la media, decisiva… Toca ir puliendo aristas.

    Perseguir los sueños cuesta porque por el medio las nubes de la duda o tormenta salen al paso y te cuentan aquello que saben que sabes que … Será el desencadenante de otro pensamiento a(o)des~ acertado.
    Se entremezclan situaciones y momentos y de pronto descubres que verdaderamente , en ocasiones, lo que sucede es que nunca habías dicho no, así, tan seguro y rotundo …. Entonces la razón de las dos partes, pues siempre la hay…a su manera… Tiran de hilos y tejen puntes y abismos.

    Evitando que vueles, deseando volar,
    Preparando el “ya te lo dije”, envolviendo en la retaguardia un ” enhorabuena” …quizás.

    Disculpa la extensión…. Se me han ido las palabras de las entrañas.

    Mi abrazo ✴

  11. Desde que me hice con un objetivo macro Borja F. Caamaño comprendí que la naturaleza estaba en las cosas grandes y en las pequeñas y en todas ponía el mismo empeño.

    Es un buen plan ese, kadannek, el problema es que por encima de todo nos han enseñado a valorar ciertas cosas y es muy complicado que en algún momento des el salto desde tu comodidad a ese vacío de intentar buscarte la vida con lo que haces. Yo al menos no sería capaz. Es lo que comenta Athenea que te toca enfrentarte los te lo dije, a los que en el fondo esperan verte caer para cargarse de razón, a tus propios miedos y, por encima de todo, la sospecha de que lo que haces, en el fondo, no merece la pena… (gracias a ti por la extensión, me gustan estas reflexiones)

Leave a Reply

Your email address will not be published.