inevitabilidades

Eligieron un candado como símbolo de su amor. Un cierre, un territorio, un lugar privado, definido y seguro. Algo férreo y eterno como el amor que sentían.

Eso os dirán.

Al final de mes, la mujer encargada del mantenimiento recorre el puente desde un extremo hasta el contrario. Su capa es un chaleco fosforito con el nombre del municipio y en vez de guadaña porta unas tenazas gigantescas con las que va arrancando los candados que llenan la verja del puente. Si nos fijamos en ella podemos ver aparecer una ligera sonrisa de satisfacción ante la tarea que tiene encomendada.

Click, clank, los va mutilando y caen al fondo de un desgastado cubo de plástico azul. Rotos, vencidos, indistinguibles unos de otros.

Una metáfora perfecta de todas esas cosas que pasamos una vida evitando hasta que se nos vuelven inevitables.

inevitabilidades

Piensen cuáles pueden ser las razones básicas para la desesperación. Cada uno de ustedes tendrá las suyas. Les propongo las mías: la volubilidad del amor, la fragilidad de nuestros cuerpos, la abrumadora mezquindad que domina la vida social, la trágica soledad en la que en fondo vivimos todos, los reveses de la amistad, la monotonía e inservibilidad que trae aparejada la costumbre…

Paris no acaba nunca (Vila-Matas)

12 thoughts on “inevitabilidades

  1. Y así todo. Tengo yo una pequeña historia con esto de los candados, la buscaré. Besos, besos y también mi aplauso, siempre un placer leerte (aunque venga poco).

  2. Me gustan los candados como lucen
    aquí en un puente de un lugar en Miami-
    Pero todo lo cerrado con cerrojo
    no me deja respirar.
    La libertad de no tener candado
    se aloja en mi alma
    por lo tanto no jaulas
    no candados
    no sombras
    solo amo la luz
    que no deja sombra de la eternidad……………….

  3. Virgi, busca esa pequeña historia y comparte, no dudes en compartirla… Vienes poco, pero suficiente, no te lo tendremos en cuenta 😉 Muchas gracias.

    En el fondo sí, Toro Salvaje, si lográsemos ser un poco menos mezquinos veríamos un avance brutal en nuestra raza. Ahí esta la clave de tantos problemas, pero no veo yo mucha solución a eso…

    Siempre me ha extrañado, Mucha, lo de usar los candados, algo que como dices es una jaula, para simbolizar el amor… El ser humano es muy extraño, eso seguro.

    1. Beauséant said…
      Creo que tengo suerte, paso gran parte del día con gente más joven que yo a mi alrededor.. los de mi edad no hacen más que criticarlos y sin embargo yo aprendo mucho de ellos…

      Y sí, nunca se quejan de sus cuerpos, creen que estarán siempre como están ahora. Tersos, firmes y sin un sólo fallo 🙂

      Gracias querido: tu comentario es el título de mi actual texto
      Gracias

      1. Genial, me has dejado un hueco de posteridad, muchas gracias… si lo sé hubiese trabajado más el comentario 😉 Me dan un poco de envidia, eso sí, y como te digo aprendo un poco cada día…

  4. Es un placer escribir sin pensar
    así largarlo del alma
    como cuando uno siente
    sin corregir
    largar lo que se siente
    es liberarse en el momento presente

  5. Las cadenas atan y llegan a hacer daño, mejor vivir el amor desde la libertad de cada latido, sin posesión.

    Un placer leerte siempre.

    Quería preguntarte cómo puedo hacer para enterarme cuándo publicas, ¿no tienes lista de seguidores? es para enterarme cuando publicas sino tengo que venir a tu blog para ver si hay nueva publicación, y veo que has escrito otra entrada, y así no me entero ainsss.

    Besos enormes.

    1. Así lo creo yo, María Perlada, cuando entra la posesión en la ecuación las cosas nunca funcionan bien.. se rompe el equilibrio y empiezan los problemas.

      Me preguntabas si había alguna forma de saber cuándo había publicado algo nuevo. Creo que puedes poner esta dirección http://www.elartistadelalambre.net/feed/ en los agregadores de sitios que tengas.. Es similar a lo que hago yo con tu sitio en esta dirección: https://poemasrecopiladosdemaria.blogspot.com.es/feeds/posts/default

      Espero haberte ayudado… Y gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published.