días de verano

El verano está a punto de llegar. Por mucho que frío y lluvia insistan en disuadirme, el verano está a punto de llegar. Tal vez entonces tengamos que decidir. Quizá sea el momento de empezar a hacer magia con la vida ¿Sabría usted hacer malabares con los días? No es fácil, lo sé, pero la rutina huele a cortocircuito y puede que no quede tanto para que abandonemos nuestra cómoda posición de jóvenes y guapos. Todavía podemos saltar más alto y sin tiritas. Todavía podemos. Estoy sentada en la sala de espera previa al doble salto mortal con pirueta y sé que puedo hacerlo. Olvidemos que nuestras vidas están repletas de nudos. Olvidemos que se pueden romper con la facilidad de una hoja de papel, de un corazón adolescente, sin prisa y en muchos pedacitos. Te imaginas??? Doble salto mortal con pirueta. El verano está a punto de llegar y quizá sea el momento de decidir. No hagas ni puto caso a los dueños del invierno. Esta vez no podremos pactar el después de… esta vez no. Apostemos. Todo al rojo. Juguemos. Es verano. Casi. Qué importa que aquí siempre gane la banca.

 

días de verano

11 thoughts on “días de verano

  1. Y si bien hay lluvias que el verano trae
    y Huracanes que nos moja el tiempo
    Me quedo con el hoy
    El futuro de mañana hoy no lo pienso

  2. Somos magos.
    Por lo tanto podemos inventar a anuestro antojo el clima t con ello las estaciones.
    El mejor termometro es nuestro corazon.
    Besos.

  3. Yo apuesto por el verano… lo adoro, porque me encanta el sol, y porque apetecen hacer muchas más cosas. Al menos a mi me da mucha alegría.

    Hay que hacer esas piruetas que dices, hay que vivir, pero cualquier instante.

    Muchos besos.

  4. Desde donde está ella mirando – esa inmensa e increíble vista panorámica de tu fotografía- hasta es posible que se vea llegar al verano… ; )
    Imagino que cuando alguien se repite el mantra que necesita creer .. una de dos, o termina chiflado o a fuerza de perseverar termina sucediendo lo que desea…
    ¿Por qué no va a ser verano antes que primavera si lo que todos necesitamos es calor y las estaciones en realidad no existen? ¿ Recuerdas el cuento de la cerillera? a muchos les parece tristísimo, a mi sin embargo siempre me ha parecido el cuento más inteligente, precioso y realista de cuantos se han contado … estaba helada por fuera pero yo sé que dentro de ella era verano …murió feliz, en “su” verano ¿ qué más podría desear?…. ale! encendamos la primera cerilla ¿quien dijo miedo? ; )

    Y no jaja tampoco gana siempre la banca …en todo caso, solo en los casinos y sucursales jaja..

    Muchos besos BEAU! y gracias …

  5. ultimamente parece que las estaciones del año están muy desorinetadas o trasgiversadas. en todo caso. si llueve hay quien podria ir a refugiarse corriendo y sin malabares. yo , ciertamente que celebro como si fuera verano todo el año.

  6. Creo, aunque no siempre lo consiga, que es la mejor forma de vivir, Mucha, no merece la pena intentar descifrar aquello que no estamos destinados a conocer…

    Buena idea, Adriana Alba, los inviernos y los veranos los tenemos dentro de la cabeza. Puede estar tronando ahí fuera y estar oyendo pajaritos tumbados en algún prado de un verde infinito…

    Debo ser conformista, Sakkarah, porque me parece que las cosas están mejor cuando se alternan. Un verano eterno, igual que un invierno, pueden acabar siendo horribles. Un poco de nieve unos meses, con sus lluvias sus anocheceres a las cinco de la tarde… Aunque no lo creas, tienen su encanto.

    ¿Verdad?, Toro Salvaje, y tanto que es cuestión de magia, logró subir a ese sitio con ropa de calle y tacones y lo hizo sin caerse 🙂 La verdad, María que cuando robe la foto estaba pensando en eso, en lo que estaría ella pensando o, mejor aún, esperando, porque parece claro que algo esperaba.

    Lo del cuento de la cerillera no tengo claro si estamos de acuerdo 🙂 Visto como dices lo mismo hasta es verdad, pero jope, no deja de morirse, eso parece una putada, ¿no? Sobre todo cuando no lo vas buscando 🙂

    Banco, casinos y sucursales, la misma porquería, hija.

    Las estaciones, Jo, las personas y las ideas… Tengo la sospecha de que nos estamos volviendo locos, demasiado despacio para darnos cuenta, pero de manera irremediable.

  7. ,sí, con esas ganas el verano no se va a resistir. Aquí el verano se a puesto loco ya no paran los incendios, el olor a humos la humedad es para que llegue el otoño tan pronto como allí el verano.
    Abrazo

  8. Hola. He pasado por aquí y me voy a quedar buceando un rato. Tu alambre sigue siendo una de esas pocas certezas reconfortantes de la vida y eso me alegra. Supongo que nunca aprenderé a no tener miedo a los cambios 😉
    Salud.

  9. Si algo he sacado en consecuencia de esta entrada, es que jamás debo de perder la ilusión, soñaré esperanzada con el mañana de ese maravilloso verano que promete ser el mejor, el más ansiado.
    Ha sido un placer pasar por tu espacio.
    ¡Buen fin de semana!
    Cariños.
    kasioles

  10. Ya va quedando menos, María del Rosario, antes de que nos demos cuenta el verano ya estará aquí, con esa pequeña carga de nostalgia, de necesidad de hacer muchas cosas que siempre asocio con el verano…

    Hacía siglos, La chica triste de la parada de autobús, que no pasabas por aquí, y me alegro, me alegro mucho de que lo hayas hecho 🙂 ¿Sabes?, siempre nos dicen eso de que tenemos que enfrentar las cosas, que no hay que tener miedo a los cambios, a mi esas cosas me parecen tonterías, claro que tenemos que tenerles miedo, ¿estamos locos o qué ? Así que gracias por pasarte 😉

    Gracias, kasioles, y sí, haces bien en no perderla, son esas pequeñas luces encendidas las que nos permiten encontrar el camino… quizás las cosas no terminen de aparecer, o no sean tan buenas como eran en nuestros sueños, pero el esperarlas y el buscarlas nos permiten estar en movimiento, y eso es lo que cuenta. Un abrazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.