cambiar el mundo

Indudablemente, cada generación se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no podrá lograrlo. Pero su tarea es quizás mayor: consiste en impedir que el mundo se desmorone (*)

cambiar el mundo

Los gatos son expertos en escapar del desastre pero hace tiempo que sospechan que ya es demasiado tarde. Tarde para escapar, tarde para evitar que todo vuele por los aires.

Tarde para cualquier cosa que no sea buscar los mejores asientos y sentarse a esperar el final desde la primera fila.

(*) Albert Camus en el discurso del aceptación del Premio Nobel (1957)

14 thoughts on “cambiar el mundo

  1. Ayer reflexionaba un poco sobre el ideal de querer cambiar el mundo. Algunos se empeñan con grandes esfuerzos dignos de admirar, hasta sacan una bravura más allá de lo acostumbrado, pero en el fondo, quizás haya que ser un poco como los gatos, es decir, ser auténticos y fieles a sí mismos, vivir el presente sin entregarse a exacerbada urgencia por salvar algo, cuando el verdadero rescate y único salvador es nuestro propio ser.

  2. Desde el momento en que un engendro como Trump es el presidente de la nación más poderosa del mundo… ya no hay nada que hacer.

    Me voy con los gatos.

  3. Cada generación se cree va a cambiar el mundo, cuando el mundo solo se puede cambiar desde dentro de cada uno, es ahí donde que hay que dar el primer paso.

    Me gustan tus reflexiones, y también que hayas tratado el tema de los gatos, que aunque yo pensaba eran ariscos, he descubierto con el mío todo lo contrario, es el animal más mimoso y simpático.

    Sigo sin enterarme cuando publicas, pero ahora me doy una vuelta por tu blog, a ver si me he perdido algo.

    Besos.

  4. Pues estaré atenta a los gatos…

    Sí, tenemos que impedir que el mundo se desmorones, tenemos que hacer algo…

    Muchos besos.

  5. Los gatos son sabios a su manera, Kadannek nunca se preocupan de las cosas que no tienen remedio. Me admiran como a ti las personas bravas que se pegan contra las paredes y vuelven a por ellas con todas sus fuerzas… las batallas perdidas son las hermosas.

    Que el mundo se desmorona, Toro Salvaje esta tan claro como que no tengo claro si siguen siendo la nación más poderosa. Ahora andan en eso, intentando reencontrarse y dejando un montón de cadáveres por el camino. Eso es algo que nunca haría un gato, seguro.

    Veo que coincides con Kadannek, María Perlada, pequeños cambios que se acaban propagando, es un proceso lento pero fiable. Y sí, los gatos, no todos pero sí la mayoría, son unos bichos la mar de cariñosos, sólo tienes que saber entenderlos (no todos se dejan, como las personas)
    Los lunes, intentamos publicar los lunes, cada dos semanas y, con suerte, cada una. Es un ritmo lento, pero asumible en medio de una vida real con sus facturas y sus trabajos 😉

    Hola, Sakkarah, lo que me temo, es una de mis pesadillas recurrentes, es que ya se haya venido abajo y aún no nos hayamos dado cuenta. Cuando cayó el imperio romano no se dieron cuenta hasta que vieron a los bárbaros aparecer por sus casas, pero en el fondo ya se había caído unos cuantos años antes. Son como las olas de los estanques, ya sabes, acaban llegando a la orilla desde el centro….

  6. No confío nada en rehacer el mundo, no es por nada, es sólo porque quien lo tiene que rehacer son los mismos que lo han destruído…los humanos.
    A mí me gusta la arena, como a los gatos, así que pongo mi granito de arena cada día no estropeándolo más, pero al mismo tiempo busco un asiento esperando el final.
    Besoss

    1. Cambiemos cada uno de nosotros antes de decir boludeces.
      Eso seria mejor y lo más practico
      feliz dia muchacho

      1. Gracias por tu bello comentario muchacho…me gusta que me sientas feliz. .jamás me analizo…quizás tengas razon… Tú eres un gran escritor

      2. Analicemos lo que somos, lo que hacemos y, más importante, lo que no hacemos. Intentemos dar ejemplo con nuestros pequeños actos… Esa es la idea Mucha, esa es la idea… Quizás, sólo quizás no sea demasiado tarde.

        Me gusta que no te analices, esa es otra de las cosas que tampoco sirve de mucho 😉 Y no, no creo que sea un gran escritor, es más, ni tan siquiera soy escritor, ya me gustaría ya 🙂

    2. Esa es la clave, me temo, los mismos que hemos llevado las cosas hasta el límite debemos ser los que encontremos soluciones que durante años no hemos querido buscar. En el fondo todos somos responsables, nuestros comportamientos se asemejan más a una plaga que a otra cosa… Intentemos lo que dices, dar pequeños pasos y crucemos los dedos porque todos esos pequeños pasos supongan una diferencia significativa.

  7. Gracias por tu bello comentario muchacho…me gusta que me sientas feliz. .jamás me analizo…quizás tengas razon… Tú eres un gran escritor

  8. Querido, el caos esta dentro de nosotros, pero hay que saber comportarse, adoro los gatos esos seres flexibles, ante cualquier circunstancia saben que hacer y si no un arañazo y basta, oh que me cuesta dejarme llevar, tengo alma de pelear hasta la ultima batalla aunque el barco se nos hunda como a nuestro heroe Arturo Prat, hay que ser anti heroe como nos lo dijo nuestro ido bate de 103 años Nicanor Parra, abrazos colorinches para ti!

  9. Flexibilidad, adaptabilidad, sí, me gustan esas dos palabras, Carmen, y encaja a la perfección con los gatos, ¿verdad? Ellos toman las cosas como vienen, sólo pelean cuando no queda otra. Aunque es algo que me gusta me pasa un poco lo que a ti, hay cosas que no pueden dejarse de lado, a veces te toca dar la cara aunque sepas que te la pueden partir… un poco lo que debió pensar Arturo Prat la última vez que se subió a un barco, ¿verdad?

    Un día todo termina, así es María del Rosario, un día todo termina y todo nuestro pataleo y nuestra lucha no habrán servido de nada. Sin embargo… sin embargo es casi imposible rendirse a la primera, ¿verdad? Un abrazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.